La Perfecta Condición Meditativa – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 10 de marzo de 1979.

Vicente. — En nuestra conversación del pasado mes analizamos el tema práctico, y científico al propio tiempo, del cuerpo humano como un contenedor de misterios. Vimos, así, que todo cuanto representa el cuerpo físico del hombre en relación con el universo da siempre la medida exacta del pensador, del hombre en el tiempo que está tratando de seguir las huellas de aquellos que, en tiempo y espacio, llegaron antes que nosotros a la meta espiritual. Así, siendo el cuerpo un contenedor de misterios, vimos en primer lugar que la columna vertebral del hombre está constituida por treinta y tres segmentos. La importancia del número está en función con el aspecto espiritual que representa, por lo tanto, el hueso coxal, formado por cuatro segmentos significa el aspecto kármico del individuo que está en relación con el chakra Muladhara de cuatro pétalos como ustedes saben. Le seguía después el aspecto cortical del segmento sacro, constituido por cinco de estos segmentos, que unidos a los cuatro (del coxis) dan el nueve, que es el número del hombre, en el sentido de que realmente el nueve es el número de la iniciación cósmica pero al propio tiempo es el número de meses que el hombre está en el claustro materno; es la ley cíclica de la naturaleza. Ascendiendo hacia arriba, en la región lumbar veíamos cinco segmentos más enlazados con el centro del plexo solar, teniendo como cometido el contacto con el plano astral de la naturaleza o del Sistema Solar. Y ascendiendo ya, en la región dorsal, teníamos doce segmentos que están en relación con el plexo del corazón o el centro cardíaco, que está formado por doce pétalos. Como verán ustedes hay una relación numérica entre los huesos de la columna vertebral y los pétalos de cada uno de los centros de la naturaleza del hombre, en aspecto etérico; y al final había siete segmentos más que corresponden a la región cervical, que están en contacto con el centro de la laringe, con el cual el hombre puede contactar y puede reflejar el Verbo.
Bien, esto solamente para que veamos algunas de las analogías cósmicas en relación con el hombre, teniendo en cuenta que no es en vano que son treinta y tres escalones los que constituyen la Escalera de Jacob. La gran mitología bíblica cuando nos habla del sueño de Jacob que veía bajar por una escalera a los ángeles, él asciende buscando la liberación, y los ángeles que descienden buscando la experiencia humana, estando reflejada en la columna vertebral, (esto) solamente ocurre en el ser humano, démonos cuenta de esta circunstancia, de que el hombre posee treinta y tres segmentos en la columna vertebral porque corresponden al número cósmico; de ahí, por ejemplo el porqué el treinta y tres es la edad de Cristo, simbólicamente hablando; treinta y tres es también es el número mayor de la masonería actuante, el grado masón treinta y tres es el más importante dentro de la masonería, ya de aquí se pasa a ser el Gran Mayor. Y también, si vamos a buscar las analogías, en la esfinge, en el templo de la esfinge, desde el suelo hasta el atrio del templo hay treinta y tres escalones. Esto es simbología pura, pero la simbología es el lenguaje de los iniciados. Así que los iniciados, los hombres que han llegado a la perfección, tienen como suprema maestría del lenguaje el símbolo, se ha perdido ya la palabra hablada, es el símbolo, digan ustedes telepatía, la voz radiante de los ángeles…, es lo mismo, pero, en definitiva, el hombre se proyecta en el espacio, ya no es un dependiente de la fonética del lenguaje sino que va más allá, es un hombre que a través del éter empieza a ejecutar la acción idéntica a la que realizan los ángeles de la naturaleza; se dice que el hombre está predestinado a ser un ángel, el Ángel Solar de la Naturaleza Divina. Pero, en definitiva, lo que interesa en estas reuniones es que nos demos cuenta de que nuestra vida tiene una participación cósmica y que todo cuanto estemos hablando, discutiendo, pensando, ideando o imaginando o recordando, siempre está dentro de un nivel determinado de la Escalera de Jacob que se inicia en el cóccix y termina en la glándula pineal. Es decir, que estamos avanzando constantemente desde lo más bajo hasta lo más elevado de la naturaleza, y el paso que va de lo bajo a lo alto se llama técnicamente El Sendero. Cada cual está en un límite del sendero, en un aspecto determinado del sendero, y para cualificar, para fructificar en cada una de estas escaleras o peldaños del sendero se han creado, han venido a nosotros las técnicas de aproximación a la Divinidad, las técnicas espirituales, las técnicas del vivir, las técnicas del aproximarse a la naturaleza, las técnicas de aproximarse al ser humano, a nuestros hermanos ¿verdad? Todo esto está dentro del término genérico de sendero, ya sea en un sentido místico, ya sea en un sentido esotérico, ya sea en un sentido eminentemente científico, todos estamos avanzando hacia la Divinidad, todos estamos pisando un peldaño definido dentro de la Escalera de Jacob de la Evolución, y cada uno de nosotros ha de ser responsable en este punto donde la naturaleza le ha situado. Es decir, que lo que decimos liberación en el sendero es cuando la persona, sea cual sea el peldaño que ocupa dentro de esta Escalera de Jacob, sabe ser auténticamente libre, se trata de libertad, no depende del nivel, la libertad depende siempre de la conciencia del nivel, la plena conciencia de libertad en este nivel, la manera en cómo se enfrenta a sus problemas en este nivel, y las técnicas no son técnicas por tanto de importación, aunque podemos hablar de técnicas de importación, y podemos hablar de yogas y podemos hablar de cualquier sistema de entrenamiento espiritual porque todo está reglamentado por la ley kármica de la evolución, y todo estamos aquí por esta razón, porque de una u otra manera estamos interesados en comprender acabadamente cuál es el nivel que nos sustenta y cuál es el próximo nivel que es nuestra meta inmediata, siendo esta meta inmediata para nosotros en este momento la liberación. No podemos aspirar a la liberación cósmica como un Dios Cósmico, pero sí podemos ser auténticamente libres en el nivel que nos corresponde vivir, y a esto yo le llamo liberación.

La Perfecta Condición Meditativa

Ir a descargar

Vicente Beltrán Anglada: una avanzadilla para la Nueva Era – Rafael Mateu Sanz

Charla impartida por Rafael Mateu Sanz, el viernes 16 de noviembre de 2018 en Valencia.

Pequeño análisis biográfico de sus primeros años. Participación en la guerra civil española y su ingreso en la Escuela Arcana. Su trabajo de difusión de la Enseñanza a través de conferencias públicas y la publicación de libros de carácter esotérico, en la misma línea de acercamiento a la verdad que inició H. P. Blavatsky y continuó Alice A. Bailey. La Serena Expectación y el Agni Yoga. Estancia en Argentina. El Triple Proyecto Jerárquico: El conocimiento de: Shamballa, el Reino Dévico y la Magia Organizada Planetaria.

 

El Hombre y el Santo Grial de la Conciencia Superior – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 10 de febrero de 1979.

Vicente.— …conferencias, en ellas tratamos de mostrar en palabras científicas y a efectos prácticos el gran teorema platónico de que Dios geometriza; si es así, si Dios geometriza, el Universo es una soberbia obra de arquitectura, es la obra mancomunada del espíritu y del entendimiento de la Divinidad y todos estamos trabajando en el sentido de geometrizar lo más correctamente posible en lo que respecta a nuestra vida, a nuestra conducta y a nuestro absoluto campo de relaciones. Siguiendo el dictado de la ley hermética y teniendo en cuenta el sentido geométrico del Universo, vimos que la Divinidad, a igual que los seres humanos, pero en unas perspectivas más allá y por encima de la comprensión humana más elevada, está tratando de demostrar en forma geométrica su vida, su amor, su inteligencia creadora.

Se nos dice, esotéricamente, que en el 1er Universo donde la Divinidad estaba evolucionando en el sentido de su personalidad – esta personalidad humana-psicológica – la figura geométrica por excelencia fue el cuadrado; que en este 2º Universo en donde la Divinidad trata de ajustarse a las leyes psicológicas, la figura geométrica por excelencia es el triángulo equilátero; y siguiendo siempre por analogía lo que dice esotéricamente el hombre sabio, el 3er Universo, en donde aparentemente la Divinidad culminará su serie trina de universos, la figura geométrica será el círculo, entramos así en la discusión de que en el cuerpo etérico de todos los seres humanos hay triángulos, cuadrados, y en algunos casos muy específicos y aislados se está constituyendo los círculos, de ahí que la vida en sí es siempre la expresión geométrica de estados de conciencia.

Dijimos también que habida cuenta de que nuestra vida se realiza mayormente en el mundo de relaciones psicológicas-humanas, la figura que mayormente demuestra el grado de perfeccionamiento en nuestras características es el cuadrado perfecto, y dijimos también que si ustedes están integrados dentro del cuadrado, cuando están oyendo mis conversaciones están constituyendo una pirámide con base cuadrangular. Significa esto que conforme vayamos evolucionando, cuando el individuo presta atención a cualquier circunstancia, a cualquier ambiente, o a cualquier persona, está convirtiendo el cuadrado en dos triángulos perfectos, siendo así, todas aquellas personas que estén en este caso estarán contemplándome, están escuchándome constituyendo una figura piramidal con base de triángulo equilátero perfecto; pero más adelante, cuando la civilización haya trascendido esta 4ª Ronda y todas las demás rondas de este 2º Sistema, si existen hombres perfectos, la atención enfocada en cualquier dirección será cónica, porque su base será circular.

Buscando la analogía, dijimos también que los antiguos atlantes tenían como figura central en el altar donde se ofrecían a la Divinidad, un cáliz constituido por un cubo, o un prisma rectangular perfecto, con base equilátera y con una semiesfera de cristal, era el símbolo del hombre, es decir, que el hombre se ofrece en sacrificio en el altar constantemente de la vida, y los atlantes habían recogido de la tradición primitiva, no ya de este planeta sino de la Cadena Lunar, en donde se estaba estructurando la conciencia psicológica del ser humano para constituir un cáliz perfecto, en donde, como dijimos, había una esfera de oro suspendida encima del cáliz, y a un mantram específico del sacerdote, que era un iniciado, se introducía dentro de la semiesfera de cristal, y entonces todo el recinto, el templo, el atrio donde estaba celebrándose la ceremonia, quedaba inundado de luz, y continuando en esta disertación dijimos que la representación del cáliz no era ni más ni menos que la representación de la psicología del hombre en sus tres aspectos de: mente, emoción y conducta, o instinto, con instintiva sólo material. Esto realmente es el hombre, y cuando se sitúa el cáliz en el altar están situando al hombre, porque el hombre es la medida de la creación y está hecho a imagen y semejanza de su Creador, significa esto también otra cosa, significa que más allá del concepto del cáliz existe el Verbo, el Verbo es simbolizado en una esfera de oro que no era ni más ni menos que el sentido cualitativo del Verbo, y el Verbo siempre queda demostrado por aquella zona que técnicamente llamamos la aspiración, llamamos liberación, todo aquello que tiene que consumar nuestra vida y barrer definitivamente las barreras del karma. De manera que todo cuanto dijimos ahora tiene que tener su cumplimiento para estudiar las zonas del hombre demostrando el porqué los grandes sacerdotes iniciados atlantes tenían como emblema de su culto a la Divinidad, este equipo de cáliz constituido por un cubo perfecto, por un prisma y por una semiesfera de cristal tallada de roca, tallada por manos invisibles, se dice angélica, no podemos demostrarlo, pero, el secreto atlante del talle, de tallar las piedras, se ha perdido a través del tiempo, igual que la transmutación en oro de los metales viles, constituía algo que se ha perdido aparentemente, pero es un secreto que ha sido recogido por nosotros, por nuestra propia evolución, teniendo en cuenta que la evolución es el sentido de la vida, la vida nunca retrocede, y todos aquellos que alteran el movimiento liberador de la vida forzosamente tienen que pagar el karma, están atados completamente a la rueda de muerte y nacimiento, más allá de tiempo y espacio existe el Santo Grial, que es la figura mística que estamos buscando, entonces llegamos finalmente a la conclusión, ya para comenzar la conversación de hoy, de que el Grial, el Santo Grial buscado afanosamente por todos los buscadores de la antigüedad, por todos los hombres y mujeres con aspiraciones superiores, es siempre la búsqueda de sí mismo, y que en este planeta Tierra el Santo Grial se halla en Shamballa, allí donde la Voluntad de Dios es conocida, y el cáliz somos nosotros, cada uno de nosotros somos entonces internamente el Santo Grial y externamente el cáliz que tiene que contenerlo.

Bien, para preparar ya esto de una manera muy concreta, he dividido el tema de hoy, cuyo título es el origen del cuerpo humano, o mejor dicho, el significado oculto del cuerpo humano como continuador de misterios y también el misterio del Santo Grial que es lo que estamos buscando, entonces, la conversación de hoy será el movimiento progresivo ascendente del hombre buscando el Santo Grial de la Conciencia Superior, ya no será entonces el cáliz un ornamento externo, cada cual es el cáliz buscando el Verbo, y el Santo Grial está en las zonas superiores de nuestra vida y es allí donde tenemos que buscarlo, y es allí donde debemos dirigir nuestros pasos prescindiendo de todos los conceptos atribuidos al pasado, a todos los aspectos tradicionales, a todo cuanto signifique atavismo, a todo cuanto signifique un arraigo hacia el pasado. La mujer de Lot que quedó petrificada, simbólicamente hablando, tiene que desaparecer de nuestra vida, somos los eternos buscadores del espíritu, y el espíritu debe ser el contenido dentro de nuestro cuerpo. Entonces, el cuerpo, sin darle al cuerpo más importancia que la que tiene como un ejercicio de expresión de la Divinidad, tiene una máxima importancia, porque es el contenedor de los misterios de la Divinidad, es el cáliz que tiene que sostener, que tiene que completar, que tiene que albergar el Santo Grial, pues bien, la conquista del misterio se halla siempre estudiando al ser humano desde el punto de vista geométrico, dense cuenta que aquí hay una información para todos y cada uno de nosotros de que cada uno de los centros etéricos de nuestro cuerpo está dividido por una serie de energías, por ejemplo: [vayan mirando conforme voy hablando la figura que tienen ustedes a mano derecha, o mano izquierda para ustedes] se inicia el proceso de la vida con el Fuego de Kundalini albergándose en el centro Muladhara o en el centro de la base de la columna vertebral, este centro está dividido en forma de cruz, en cuatro estancias, lo cual significa que existe aquí cuatro pétalos constituidos por una especie de rosas de fuego, cada una de estas formas está específicamente calculada por la Divinidad para expresar determinadas energías y determinados tipos de conciencia, entonces dense cuenta que la figura mística de la cruz tiene su importancia, y en la cruz no está solamente el misterio del cristianismo sino que la cruz es precisamente el inicio de la vida, se inicia con cuatro pétalos, pero el reino animal tiene solamente tres pétalos, el reino vegetal dos y el reino mineral un solo pétalo, significa que Kundalini solamente puede actuar a partir de la cruz, a partir del karma, a partir del sentido de sacrificio, a partir del 4º Rayo que para la humanidad es buscar la armonía a través del conflicto y ascender así hacia arriba buscando la superación, lo superior. Tenemos el centro Swadistana, el centro esplénico, constituido por seis pétalos, los seis pétalos que constituyen una flor como si fuese un hexágono perfecto, entre el pétalo de sacrificio del karma que alberga Kundalini y el segundo centro es un misterio, misterio que aquí se va a explicar mucho mejor, y es el misterio que existe entre el cuatro y el cinco, sumen ustedes y tendrán el nueve, siendo el nueve el número del hombre y también en esferas superiores el número de la liberación, el número de la perfección. Siguiendo adelante vemos el centro plexo solar, constituido por diez pétalos, el diez se nos dice que es el número de la perfección, no el número del hombre, el número del hombre manifestado es el nueve, pero el número de la perfección es el diez, y lo tenemos en el plexo solar. Hay que darse cuenta de la función del plexo solar cuando está en comunicación con el corazón, cuando se hace rutilante, luminoso, y esplendente para significar cuanta energía posibilita esta efusión de energía teniendo diez pétalos y demostrando tres formas de energía dentro de la propia estructura corporal a través del cuerpo etérico que es donde están alojados los chacras etéricos.

El Hombre y el Santo Grial de la Conciencia Superior

Ir a descargar

El Valor Mágico de las Ceremonias y los Rituales – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 13 de enero de 1979.

Vicente. — Nuestra conversación del mes pasado tuvo como eje central la idea geométrica del Universo, apoyándonos constantemente en aquel axioma atribuido a Platón de que Dios geometriza. El Universo en sí es una soberbia obra de arquitectura dentro de la cual la forma geométrica y el número constituyen la base principal. A partir de aquí, toda forma conocida en los niveles objetivos, o en los subjetivos, obedece siempre a la ley de la forma geométrica y del número aritmético. La aritmética y la geometría constituyen para el esoterista entrenado la base filosófica del Universo, dirigido todo este proceso por una voluntad central que utiliza el Universo como cuerpo de expresión, y todos nosotros, desde los planos subjetivos, somos formas geométricas en distintas variaciones o proyecciones, con distintas notas auditivas y con ciertos colores determinados. Ahora mismo cuando ustedes están atentos a mí, sin darse cuenta están creando una pirámide con base cuadrangular, basándonos siempre en el cuaternario. Todos poseemos un cuerpo mental, un cuerpo emocional, un vehículo etérico y un cuerpo físico. Cuando la atención del individuo está situada en un punto central de atención, se eleva de la base cuaternaria, como líneas de proyección hacia la cúspide, unos triángulos de tipo quizá isósceles, pero, una forma geométrica. La atención cuando obedece a una integración del cuaternario, de estos elementos que todo ser humano posee, siempre es una forma geométrica dirigida hacia un punto determinado; si el punto este es, como el día de hoy, la figura central del orador, todos ustedes están ahora creando una pirámide con base cuadrada, dirigida hacia mí, una forma de decir que también es geometría pura.

Dijimos también que la forma típica o geométrica del Universo se fundamenta en dos figuras importantísimas: el cuadrado y el triángulo, el círculo es como el complemento final, ya que dijimos que si cualquier niño, una criatura inocente, se le dice que dibuje una casa, invariablemente dibujará un cuadrado y encima un triángulo, y a cualquier lado del dibujo dibujará el sol, pondrá el sol, porque eso está en la base mística del ser humano. Todo cuanto existe en la naturaleza, como digo, es idéntico a lo que hace Dios el Creador, todos somos reflejos de Su voluntad, y cualquier cosa de la naturaleza obedece siempre a esta voluntad, y de una u otra manera son proyecciones idénticas de esta voluntad. Bien, hoy vamos a continuar con estas formas geométricas, pero, orientándolas ya hacia la figura ideal de la liturgia tal como la comprendemos. Nuestra conversación de hoy tiene como tema “Dios geometriza”, pero, más que nada vamos a poner énfasis en el valor mágico y simbólico de las ceremonias y en los rituales.

Ustedes preguntarán: “¿Qué es un ritual?, ¿qué es una ceremonia?” Es una manera de invocar energías de la Divinidad, y siempre que existan personas buscando o pretendiendo el mismo fin están creando una forma de liturgia, están utilizando el poder mágico de sus mentes o de sus corazones para poner en situación el eje central de su vida que es la voluntad, estamos siempre actualizando la voluntad. El significado mágico de la liturgia siempre es idéntico, cualquier forma de la naturaleza es un Cáliz que tiene que representar o que tiene que acoger al verbo creador, el verbo creador en todas sus manifestaciones ha de hallar siempre la forma idónea requerida para cualquier estado de conciencia. Cada uno de nosotros somos un Cáliz esperando la revelación del Verbo, pero lo mismo se puede decir de un pequeño electrón dentro de un átomo; pese a su insignificancia el electrón representa también un Sistema Solar, y si el Universo entero, sin perder sus propias proporciones, pudiera ser reducido al tamaño de una lenteja, por ejemplo, nada hubiera variado, porque estaríamos inmersos dentro de otro campo de vibraciones dentro de un orden de proporción, lo cual es también geometría. Es decir, que todo cuanto existe es una forma geométrica, un Cáliz – de la forma que sea – con aptitudes para contener el Verbo. Siempre que exista una liturgia invariablemente existe el Cáliz y el Verbo, y el Cáliz – como ustedes verán aquí, de esto hablaremos después – [Vicente lo dibuja] siempre es el típico que conocemos de la liturgia cristiana;

VBA Grial

Pero, dense cuenta, que antes que los cristianos, ya en el culto de Mitra y otros cultos anteriores atlantes, el símbolo era idéntico, no había variado jamás, porque el símbolo de la naturaleza siempre es el Cáliz para contener el Verbo, y el Cáliz siempre consta de tres aspectos: una base, un soporte y la copa en sí, el continente del Verbo. Siempre, en todas las liturgias, es la expresión del espíritu creador infiltrándose en una forma determinada, en el orden de la liturgia esta forma siempre es la copa mística, el grial de la conciencia. Y la Hostia sagrada de la religión no es otra cosa que el disco de oro de los mayas. Los atlantes tenían una esfera de oro, como veremos después, pero siempre el ritual era idéntico, se trataba de evocar de las entrañas de la persona, de sus más ocultas entrañas espirituales, aquel poder generador de energía. Y todas las religiones del mundo, sin ninguna excepción, están utilizando este símbolo, y están utilizando como medio de atracción de las energías dévicas la campaña. Las primeras campanas fueron fabricadas por los atlantes imitando la garganta del hombre, de ahí que el instrumento que mejor representa el OM sagrado es la campana, campanas con ciertas aleaciones mágicas como poseían los atlantes, con la posibilidad de reproducir la voz sagrada. Y la liturgia, más esta campana, que se sitúa en lo alto de las iglesias, y en los templos y en las pagodas, siempre es una invocación a través del OM sagrado, que es la invocación del Verbo. Lo mismo ocurre con la liturgia, y las campanas, más que llamadas a los fieles a la oración, son protecciones dévicas que flotan por encima de los templos y les prestan este soberbio aire de majestad. Esta solemnidad de los templos obedece en gran parte al sonido de la campana. La campana al sonar hace un vacío y este vacío de llena con las energías que llamamos devas o ángeles. No hay ninguna forma de liturgia que no tenga sus ángeles, el cristianismo tiene unos ángeles, los jinas del hinduismo, o todos los espíritus del jina, los espíritus portadores del pan, el pan de vida, todo obedece a la misma causa, a la misma razón, todo está inmerso en el mismo contenido, todo es lo mismo expresado de manera diferente; pero, en la liturgia, si existe una base y existe un soporte y existe una copa es porque el hombre es trino en su esencia, porque tiene una base, tiene un soporte, y efectivamente tiene un continente, el continente es la mente que recibe, el soporte es el cuerpo emocional, que cuando está estabilizado da estabilidad a todo el conglomerado personal, y la base es el cuaternario, el cuaternario creador, el cuaternario que una vez integrado se convierte realmente en la invocación del Verbo. ¿Por qué fueron grandes los atlantes antes de que se destruyese la Atlántida? Porque poseían la gran riqueza de los ritos sagrados comunicados por revelación a los grandes sacerdotes que eran iniciados. Entonces, esto que ha llegado a nosotros por la tradición no es el mismo que el Cáliz atlante, el Cáliz atlante era de base cúbica, perfecta, tenía un soporte de prisma triangular, equilátero, y la copa era de cristal puro de roca, tallado por un procedimiento que jamás ha podido ser imitado.

El Valor Mágico de las Ceremonias y los Rituales

Ir a descargar

El Mensaje de Vicente Beltrán Anglada en Argentina – Daniel Barrantes

30 de Septiembre 2018

El Mensaje de Vicente Beltrán Anglada en Argentina

Por Daniel Barrantes

Hay un libro que Vicente Beltrán Anglada escribió, y dijo que no se publicara hasta después de que fallezca su esposa, y eso ocurrió como 10 o 15 años después de su propia muerte, y después pasaron algunos años hasta que se publicó el libro, que se titula “Diario Secreto de un Discípulo”, que muchos de ustedes deben conocer. Ahí en “Diario Secreto de un Discípulo”, él cuenta que su Maestro (el Maestro de Vicente) es quien le indica que viaje a la Argentina, a desempeñar una misión Jerárquica, o a decirnos cosas importantes a los argentinos.

Entonces eso que el Maestro le dijo que viniera a hacer y decir, él lo dice en las conferencias que estamos estudiando de Vicente en Argentina; y lo que yo noté es que cuando llegaba a cada una de las ciudades que visitó, en la primera conferencia él hablaba del Triple Proyecto Jerárquico, que nosotros sabemos que en Magia Organizada Planetaria se dice que la Venida del Cristo está demorada y que es necesario que se hable sobre del Triple Proyecto Jerárquico que es: la existencia de Shamballa (que gobierna los destinos de este planeta Tierra), la existencia del Reino Dévico o Angélico (que trabaja en cooperación con la humanidad y que con ellos podemos crear muchas cosas de bien), y el hecho de la Magia Organizada Planetaria que es que el ser humano está creado a semejanza de Dios, es decir, puede crear (Dios es un Logos Creador). Saber esto nos coloca en una posición, como él dice en las dos primeras conferencias*: “Considérense discípulos”, no se queden esperando un líder, sino que pueden trabajar, allí donde están, asumiendo sus responsabilidades.

Discípulos es un estado evolutivo, en el que la persona está trabajando con un Ashrama de la Jerarquía o Gran Fraternidad, ya sea en la periferia del lado de afuera o en la periferia del lado de adentro, pero todos los aspirantes y discípulos comprometidos que quieren servir, están en contacto con la Jerarquía, con los Maestros.

En la primera conferencia*, Vicente Dice: “El Maestro nos dijo una palabra clave y es que la Argentina es la hija mayor de España”. Esta frase vincula a España con toda América Latina, pero también nos dice que el Maestro, ahí en el ashrama (en la reunión del ashrama donde está Vicente), habla de la Argentina, es decir, nosotros a veces tendemos a situar a los Maestros por allá arriba, en el cielo y prácticamente sin contacto con los acontecimientos de la tierra, pero con esta frase nos damos cuenta que no es así. Todos los Maestros tienen perfecto conocimiento de todo lo que pasa en el mundo.

Después habla de la vinculación de Argentina y Brasil (dos países muy hermanos por sus fronteras), y al final del periplo él dice que Uruguay también forma, con estos dos países, un triángulo de energías para trabajar en conjunto, y también habla de un proyecto en el que todo el Cono Sur de América está involucrado y que es el despertar la Luz de la Libertad.

La Libertad, una palabra que expresa una cualidad que no sabemos definir muy bien, porque a veces cuando decimos libertad es no estar preso en la cárcel. La libertad es no estar preso de ningún tipo de condicionamiento. ¿Y cómo lograr la libertad? En los últimos tiempos hemos aprendido que es liberarnos de todo condicionamiento de la estructura física, emocional y mental, la libertad de nuestra personalidad. Se trata de que nada de la personalidad nos impida vivir plenamente en relación con todos los discípulos, con todos los compañeros, o llevar a cabo el Plan de Dios y vivir en vinculación y unidad con todos los seres humanos y con todos los reinos de la Naturaleza, los animales, los vegetales, los minerales y si es posible con los tres reinos superiores también. Lograr esa Libertad es lo que Vicente nos vino a decir, además del Triple Proyecto de Shamballa, nos vino a enseñar y nos dio el mensaje de lo que es el Agni Yoga.

Agni Yoga es un Yoga que no tiene técnica y no se puede prácticamente definir, tiene tres reglas básicas o prácticas que son: una profunda atención, una serena expectación, y una perfecta adaptabilidad.

En el transcurso del tiempo hemos aprendido un poco de todo esto, estamos recién en los comienzos de todo eso, estamos recién tratando de llevar a cabo, prácticamente, lo que es la atención, en nuestra vida, durante las 24 hs de nuestra vida, prestar atención a nuestra mente, ver nuestros pensamientos, prestar atención a nuestras emociones, ver nuestras virtudes emocionales y nuestros defectos emocionales, y al verlos, comprenderlos y trabajarlos. Ver nuestro cuerpo físico y energético y ver de qué manera lo podemos purificar y hacerlo un mejor canal de las energías superiores. Ver la posibilidad de liberarnos de la personalidad y hacer contacto consciente con nuestra alma, el Ángel Solar (que es un Maestro) y ver las posibilidades real del contacto consciente con la Gran Fraternidad, y más específicamente con Tres Maestros que están trabajando en el Cono Sur de América, ya que Vicente cuando vino a la Argentina, y en estas dos conferencias* lo menciona: Hay Tres Maestros Trabajando en Argentina y en el Cono Sur de América supervisados por el Conde de Saint Germain o Maestro Rakoczy, el actual Mahachohan, uno de los tres Jefes de Departamento de la Gran Fraternidad, junto con el Manú y el Instructor del Mundo.

 Decir esto es de una dimensión tan grande y de tanta responsabilidad que uno puede hacer dos cosas: o decir, es demasiado grande para mí, o decir, bueno veamos, hasta dónde responsablemente puedo asumir la responsabilidad, hasta donde puedo jugar mi parte, entregarme por completo a este proyecto y servir como cualquier otro discípulo comprometido.

En la segunda conferencia Vicente dice algo que me llamó la atención, dice: “La mente se simplifica con la atención, si ustedes están muy atentos, la mente desaparece ¿Se dan cuenta? Y cuando la mente desaparece hay una serena expectación. Y cuando hay una serena expectación estamos penetrando, sin pretender asirnos al antakarana mental, estamos penetrando dentro del plano búdico.” Esa frase es como una síntesis, nosotros prestamos atención, la mente desaparece, más que desaparecer, se silencia, en ese silencio y en ese vacío podemos darnos cuenta de que vivimos en un estado de contemplación, es decir, en estado de Serena Expectación, y en ese estado de Serena Expectación entramos en el plano búdico, y en el plano búdico, por otras conferencias que hemos leído, sabemos que están los bienes inmortales.

Los bienes inmortales que son el Amor, la Sabiduría, la Libertad, la Unidad, la Paz, la Humildad, entre otras, y todas esas cualidades, cuando uno practica el Agni Yoga, nos permite alcanzar la Libertad y esa Libertad la podemos transmitir a otros, contagiarla, y mucha gente, muchos grupos, alcanzando La libertad, contagiándola, es llevar la Libertad a las tres Américas, como pide Vicente y la Gran Fraternidad, y así habremos cumplido con la misión encomendada a los discípulos del Cono Sur de América.

Un Abrazo y mucho Amor

db – Sabiduría Arcana

————–

Referencias:

* Recepción en Argentina | 01-10-1985 | Buenos Aires


* El Trabajo Jerárquico en Sudamérica
| 04-10-1985 | Buenos Aires

http://www.sabiduriarcana.org/conferencias-vba-argentina.htm

El mensaje de Vicente en Argentina – Daniel Barrantes

La Idea Geométrica del Universo – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 9 de diciembre de 1978.

Vicente. — Nuestra conversación anterior osciló sobre la actividad de los átomos permanentes. Los átomos permanentes son el registro de las memorias acumuladas en el tiempo y que sirven de identificación, por así decirlo, de toda alma en un proceso de encarnación cíclica. El hecho de que la persona pueda recordar, y como ustedes saben la memoria es algo aparte de nosotros mismos, actúa con plena independencia de nuestro yo, lo cual significa que la memoria tiene su propia personalidad. De ahí también que hay que aceptar que los registros akásicos pertenecientes a la memoria cósmica de la naturaleza son también la obra de una entidad angélica, psicológica, como ustedes quieran llamarla, pero que permite que vida tras vida la persona pueda perpetuarse, crear su propia conciencia, elaborar sus reacciones, y a través de cada una de estas reacciones llega un día a establecer un punto de contacto con la Divinidad. Entonces, los recuerdos, a través de los átomos permanentes, han situado al ser humano, al alma humana en proceso de encarnación, en el lugar donde se halla actualmente situado.

Esto solamente para iniciar nuestra conversación de hoy; esta tiene caracteres más profundos, diría yo, porque se trata, nada más y nada menos, que tratar de buscar los orígenes de todo ser, de toda cosa manifestada. El proceso que va de la Divinidad al hombre no puede ser estructurado ni medido si no existen previamente formas adecuadas para contener la conciencia, así que cuando en el misterio de toda posible religión, de toda posible liturgia, se nos presenta el símbolo del cáliz y del verbo, se nos está diciendo claramente en forma esotérica que el espíritu sin la materia no podría comunicarse. Entonces, tan santa es la materia como el espíritu, y el que tiene que darse cuenta de la santidad de la materia es el alma que nace del contacto del espíritu con la materia, de la vida con la forma, y esta conciencia, que es la nuestra, cada cual en su proceso de evolución, tiene como deber ineludible redimir la substancia, redimir la materia, y convertir la materia en espíritu, y esto no es posible si el individuo no elabora sus propias reacciones psicológicas empezando desde el principio, empezando desde el fundamento de lo que es materia, porque si se conoce lo que es materia, automáticamente conocerá lo que es el espíritu.

Dense cuenta de que no existe ninguna cosa en la vida que no tenga una forma geométrica. La geometría es la base fundamental del universo. Esotéricamente se nos ha explicado que nuestro sistema solar, nuestro universo con todo su contenido de planos, jerarquías, reinos, planetas, funciones y especies, están ubicados siempre dentro de cuerpos de forma, dentro de cuerpos geométricos y, naturalmente, si nuestro universo, tal y como se nos dice, es el cuerpo físico de una entidad cósmica que al propio tiempo que nuestro universo está utilizando otros seis universos, igual que nuestro sistema solar se manifiesta a través de siete planos de manifestación, tendremos una idea bastante acertada, o aceptable, del porqué Platón decía que Dios geometriza.

Entonces, la base del sistema solar es geométrica, no podemos concebir un espíritu sin que sea contenido en una forma geométrica, de la clase y de la dimensión que sea, pero al fin y al cabo corpórea. Hasta aquí hemos considerado como forma lo objetivo en el plano físico denso, pero si partimos del punto de vista esotérico de que el Sistema Solar, con todos sus planos, reinos y dimensiones es el cuerpo físico de una Entidad Cósmica, automáticamente vemos que la ciencia solamente está elaborando cosas del plano físico denso, pero que la forma existe en todos los planos, ya sea en el plano emocional, en el mental, el búdico, el átmico, hasta llegar al plano de la propia Divinidad.

El caso es que nos demos cuenta de que realmente la base del sistema universal es objetiva, y sobre la objetividad, sobre la figura geométrica, se estructuran todas las leyes de la evolución. Sabemos también, a partir de este principio, que el esoterista está educiendo facultades internas de percepción de las formas que existen en los planos considerados como arrúpicos, es decir, subjetivos o sin forma, y el hecho de que tenga desarrollados ciertos órganos en el cerebro, o ciertas zonas definidas en su cuerpo mental, indica realmente que puede percibir estas formas. Y para el esoterista, para el investigador esotérico, todo son formas sea cual sea el plano o la dimensión en donde estas formas se manifiesten. Así, el principio geométrico del universo es la forma fundamental de todo cuanto existe, y el esoterista comprende, visualiza y puede también percibir a aquellos que son responsables dentro del universo de la creación de todas las formas existentes.

Por lo tanto, hoy vamos a hablar de tres categorías de entidades angélicas que son las que presiden la evolución en los tres mundos de nuestro sistema solar, es decir, el nivel físico, el nivel emocional y el nivel mental. Más allá de estos niveles no poseemos desarrollados todavía órganos de percepción, por lo tanto, sería presentar algo que no tiene consistencia, y por lo tanto no estaría al alcance de nuestra comprensión y entendimiento.

Tenemos en el plano mental una categoría específica de ángeles que llamamos los Agnisvattas, en el plano emocional tenemos los Agnisuryas, y en el plano físico los Agnischaitas. Los primeros, esotéricamente, son denominados los ángeles de los arquetipos, y también los Señores de la Visión, porque a Ellos pertenece la obra de visualizar los arquetipos que la mente de Dios desarrolla en forma de ideas para llevar a la perfección la forma en cada uno de los reinos de la Naturaleza y en cada una de sus especies. Mantiene este ideal que percibe de los planos monádicos utilizando un proceso alquímico de visualización, y mantiene durante todo el curso de la evolución del planeta y del universo estas formas arquetípicas para que puedan ser percibidas por los ángeles, los Agnisuryas, que también son denominados las Huestes de la Voz, o los Ángeles de los Diseños. La obra de los Ángeles de los Diseños es recoger aquella idea arquetípica de los mundos mentales, recogerla, envolverla con el aura etérica de sus propias vidas, de fuego eléctrico, diría yo, y una vez manifestados, colocarlos delante de los constructores de las formas, es decir, los Agnischaitas. Los Agnischaitas son los constructores de las formas, son en estos en donde descansa el proceso máximo de la geometría del universo.

La Idea Geométrica del Universo

Ir a descargar

El Misterio del Más Allá – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 11 de noviembre de 1978.

Vicente. — En nuestra conversación del pasado mes analizamos la idea de la muerte desde un ángulo de vista más asequible a las oportunidades de esta nueva era. Habitualmente la muerte causa pavor, es algo misterioso que intriga a las gentes, precisamente – yo creo – debido a las enseñanzas tradicionales acerca de la muerte que han brindado las distintas religiones del mundo, que han situado la muerte en un plano casi diría que de aniquilación del yo, en un plan dentro del cual el ser humano quedaba pendiente de unas leyes universales que aparentemente no podía controlar. De acuerdo, no obstante, con la presión de los tiempos, hemos de considerar la muerte como un elemento vital del proceso de vivir, o de la vida, habida cuenta que anteriormente habíamos concebido la muerte como la oposición o antítesis al nacimiento. Para mí, la muerte y el nacimiento forman un círculo sin fin, no sabes dónde empieza el nacimiento, no sabes dónde termina la muerte, o viceversa, pero, desde el ángulo de vista esotérico, la muerte y el nacimiento existen por doquier, son los fenómenos principales de la vida, es decir, que nacer es prepararse para morir, y morir es prepararse para nacer, así que todo el problema queda circunscrito al gran axioma hermético: “Igual es arriba que abajo, igual es abajo que arriba.” Igual es el nacimiento que la muerte, igual es la muerte que el nacimiento, solamente es un efecto de perspectiva, y es esta perspectiva la que debe tratar de descubrir en su justo valor y significado el hombre inteligente de nuestros días.

Espero que tengamos muchas ideas acerca de la muerte, pero empezando de un nuevo punto de vista, desde una perspectiva superior, no contaminada por la hipnosis de la tradición, no contaminada por todo cuanto sabemos acerca de la muerte a través de las creencias religiosas de todos los tiempos. Ustedes saben que el nacimiento es un proceso de absorción de materia a través de las cuatro edades – me refiero al ser humano – que lleva por finalidad un cumplimiento kármico de la vida. Todos estamos tratando de descubrir las necesidades psicológicas a través del karma, yo creo que la nueva psicología estudiará estas cosas como materias principales, yo diría como artículos de fe. Estamos empezando de nuevo, partimos de cero, y la idea de la muerte debe ser considerada, pues, como un elemento de vida. Hay que desterrar de la conciencia el temor, el miedo, la desconfianza, el sentido de soledad que la muerte causa en nuestro corazón. Estamos tratando entonces de ver las cosas en su justa dimensión, y al proceso de absorción de materia que desde el momento del nacimiento hasta la edad madura está trabajando, dotando al individuo de toda clase de vehículos necesarios para su evolución, hasta el momento en el que empieza un movimiento natural de restitución de todo cuanto la naturaleza nos entregó en custodia y para que sirviese de manifestación a nuestra Alma.

Así que analizaremos ante todo lo que dijimos el mes anterior, es decir, que hay un punto de paso que va entre el nacimiento y la muerte, porque el nacimiento proviene del plano astral y la muerte vuelve al plano astral, y si pudiéramos percibir estas cosas veríamos que en el plano mental sucede exactamente lo mismo, hay una segunda muerte, y una tercera muerte, hasta que el individuo penetra en una zona misteriosa – que tocaremos de paso – que es el Devachán, el Devachán del ser humano.

El tema de hoy tiene como temática principal el Misterio del Más Allá. ¿Qué es el más allá? Si nos atenemos al dictado hermético de ley de analogía, igual es arriba que abajo, igual es abajo que arriba, tenemos que el plano mental, el plano astral y el plano físico están compenetrados, y lo que pasa aquí pasa allí, y arriba pasa lo mismo. Y cuando, por ejemplo, Cristo hablando con Pedro le estaba diciendo: “Lo que tú atares en la Tierra será atado en el Cielo, y lo que tú desatares en la Tierra también será desatado en el Cielo”, se estaba refiriendo a esta ley cósmica, esta ley de analogía que hace que igual sea arriba que abajo e igual sea abajo que arriba.

Bien, esto quizás sea muy filosófico, y ustedes quizás querrán algo más práctico, algo más sustancial donde afirmar el intelecto. Hay materias espirituales en las que el intelecto poca cosa puede hacer, solo observar, estar atento. La atención es básica para estos asuntos – metafísicos por excelencia – en los cuales el ser humano queda, por así decirlo, desguarnecido de todos los poderes y facultades psicológicas hasta aquí adquiridos. Cuando el individuo, por ejemplo, en el proceso de restitución – que está en todos los planos – debe dejarlo todo a la naturaleza, implica aquello que debe dejar no solamente los elementos físicos o moleculares que constituyen su organismo, sino que tiene que dejar sus más queridas ilusiones, sus más acendrados afectos, sus más potentes estímulos del deseo, y significa también que tendrá que dejar los pensamientos, porque es una materia inútil desde un punto de vista esotérico.

El Misterio del Más Allá

Ir a descargar

La Ley de Restitución – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 14 de octubre de 1978.

Vicente. — El Señor Buda había dicho que los males del mundo eran tres: la vejez, la enfermedad y la muerte. El epílogo de la vida parece ser que es la muerte, pero, esotéricamente sabemos que la muerte no existe, que es solamente un fenómeno de la vida, no es lo opuesto a la vida sino que es el complemento del nacimiento. El nacimiento y la muerte se complementan.

Durante la conversación del mes de Julio tratamos uno de los males del mundo que es la enfermedad, llegamos a la conclusión, sin ser por ello dogmáticos sino expresando una de las tónicas de esta Nueva Era en la cual progresivamente nos vamos introduciendo, de que las enfermedades no son algo como corrientemente se cree sino que es alguien. ¿Se dan cuenta ustedes de la tremenda diferencia que existe entre considerar la enfermedad como algo, a considerarla como una entidad psicológica creada psíquicamente por nuestros pensamientos y por nuestras emociones? La ciencia actual ya ha reconocido que no existe una enfermedad puramente física sino que es psicosomática, se da una importancia tremenda a la psique, y la psicología moderna tendrá que introducirse en el campo de estudio esotérico si quiere estar a tono con las exigencias de esta Nueva Era, la cual se iniciará considerando a la enfermedad como una creación mental del hombre, dotada de una personalidad psíquica y reaccionando en todos los planos del ser, y que un complejo, una tensión, será considerada siempre como el resultado de un mal enfoque mental o de una desvirtualización del aspecto emocional. La sensibilidad en el hombre moderno choca evidentemente contra la técnica que impera en nuestros días, y esta sensibilidad refugiándose en los mundos psíquicos crea también enfermedades, son las enfermedades nerviosas propias de los discípulos de esta Nueva Era, ¿y quién no se siente asaeteado por esta fuerza psíquica ambiental, esta fuerza con la cual aparentemente como en el caso del cáncer no se puede luchar. Cuando la medicina, la psicología, trabajando conjuntamente tal como ha de ser, penetren en el campo astral conscientemente y pueden localizar allí esta gigantesca estructura, esta entidad psicológica o psíquica que llamamos el cáncer, se habrá cumplimentado una de las principales exigencias de nuestra Era, de esta Nueva Era de Acuario en la cual progresivamente vamos introduciéndonos.

Esto es en síntesis lo que dijimos el mes de Julio. Durante el mes de Septiembre analizamos las causas psíquicas y cómo evitar estas causas mediante el sistema de la invocación, teniendo en cuenta que el hombre posee un gran poder en la mente que todavía no ha desarrollado, y es el alma de la cual debemos usar para poder luchar y para finalmente destruir todas las entidades psíquicas que en el plano astral y en los bajos estratos del plano mental están actuando sobre nuestra humanidad. A partir de aquí se le ofrece al hombre moderno la posibilidad de luchar cara a cara y frente a frente desde sus más remotas raíces, desde sus fundamentos, la causa de las enfermedades físicas y de los desequilibrios psíquicos, para llegar a penetrar progresivamente en el mundo mental de los significados, y desde allí barrer todos los gérmenes mentales que causan perturbación ambiental y son los elementos del malestar social en todos sus niveles.

El tema que vamos a tratar hoy bajo el título genérico de la Ley de Restitución, tiene que ver con el segundo de los males que el Señor Buda había descubierto en su más tierna infancia, entonces vamos a referirnos hoy a un tema siempre interesante precisamente por la importancia que tiene desde el ángulo de visión de la raza entera como es el fenómeno de la muerte. La muerte técnicamente hablando no es ausencia de vida sino que la conciencia se refugia en otros niveles de su constitución interna, deja de ser en el plano físico y pasa a ser completamente con plena libertad de movimiento en otro nivel de conciencia, en el mundo astral. Si ustedes analizan este gráfico que tenemos aquí, a mi mano derecha, verán que existe un mundo espiritual y existe un mundo material, cuando esotéricamente hablamos del mundo material nos referimos a los niveles mentales, astrales y físicos, es decir, que el conjunto de la mente, de las emociones y del cuerpo constituyen el mundo material, el campo de experiencia del yo, el campo donde actúan, simbólicamente hablando, los Señores del Karma. Y ustedes preguntarán: ¿quiénes son los Señores del Karma? Son los Grandes Señores del equilibrio cósmico, que ajustan la ley cuando la ley ha sido alterada, no premian ni castigan, está fuera de duda que no existe pasión en los Señores del Karma, pero enseñan al hombre a ser responsable de sus actos, el que siembra vientos recoge tempestades, y aquel que a hierro mata a hierro muere, esto lo dijo Cristo hace dos mil años pero anteriormente los grandes filósofos griegos, y anteriormente los grandes sabios del antiguo Egipto y de la eminentísima Grecia ya lo habían dicho. El hombre es el promotor de todas sus acciones, él crea el campo de sus situaciones, el campo llamado Kurukshetra, que es el campo donde precisamente se gesta la potencia, la vivencia espiritual para una futura vida, si es que ustedes aceptan noblemente que pueda existir otra vida más allá de la presente, con sus dificultades sociales, con sus temores, con sus conflictos, etc, etc. Cuando los Señores del Karma se manifiestan se crea lo que podemos llamar la cruz kármica de la vida. La cruz kármica tiene cuatro sectores, en el lado del nacimiento, y progresando del yo haciendo esta forma de ocho simbólica desde el punto de vista de la numerología de la Kábala de los caldeos, es que del punto más alto del espíritu sale una línea de luz que se introduce en la materia mediante el fenómeno del nacimiento, este es el punto de paso de las energías que a través del nacimiento dan un arco que depende del tiempo que el ser humano está encarnado en la Tierra, dan una progresión proporcional a este diámetro, o a este radio, y finalmente llega el fenómeno de la muerte. ¿Se dan cuenta que el nacimiento y la muerte son esencialmente la misma cosa? En este fenómeno de restitución el alma deja a la Naturaleza todo cuanto la Naturaleza le ha conferido, ¿qué es lo que nos ha conferido la Naturaleza? Un cuerpo físico, un vehículo astral, o emocional, y una mente capaz de coordinar, son los tres elementos de los que el Yo, que está encerrado en la cárcel de la materia, aprenda a distinguir el ambiente y a experimentar con el ambiente hasta finalmente cerrar su carrera y volver al mundo espiritual.

La Ley de Restitución

Ir a descargar

El Servicio a la Raza – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 7 de octubre de 1978.

Vicente.— …otra cosa de tipo místico, trascendente y elevado, y no corresponde al día de hoy como conferencia; pero se podría hablar también de la muerte espiritual, y ya hemos hablado aquí del fenómeno de la iniciación, o del proceso de la iniciación, en el cual en cada paso obligado el hombre deja jirones de su ser, hasta quedar sin nada, y cuando no tiene nada ya es el todo, porque el cero es igual en el infinito que en lo finito, es nada. Si esta pizarra no tiene nada es el vacío, completamente, es la mente creadora, si hay alguna cosa ya hay algo, y este algo forzosamente tiene que atraer la atención del yo; el yo ya no está con Dios está con las cosas. Pues bien, como no es un solo punto de atención el que se exige sino que todo cuanto ocurre al ser humano es un punto exigido de atención, entonces resulta que la técnica suprema de la vida, que es la ley natural, es estar siempre atentos, ver qué es lo que ocurre, mirándolo todo con fruición, con devoción, diría yo, con profundidad, sin análisis, sin intelecto, solamente observando. Cuando se llega a este momento seguramente se terminó para siempre el trabajo de los médicos y los psicólogos, no habrá problemas ya, el hombre será su propio Maestro, su propio médico, su propio psicólogo, falta mucho todavía, diría yo.

Interlocutor.— Yo quería ver si es una fantasía mía, en mi mente, o es una realidad lo que he descubierto mediante, en principio la retribución había que restituir todas las partículas devolverle a la naturaleza lo que nos había prestado y cuando dijo que el iniciado debía empezar la retribución de joven, me surgió a mí sobre una retribución de servicios que nos presta la naturaleza cuando nacemos, creándonos, un servicio a través de los servidores, y como lo debemos devolver creando, dando cuerpo a los demás, esto es muy importante para el iniciado, por lo menos lo enfoqué yo así en ese momento, esta devolución de servicio, y como lo escapamos incluso los iniciados a esta prestación de servicio, esto sólo es creando niños, se me hizo ver esto, y si lo escapamos a ese servicio, y yo y mi señora nos juntamos, la naturaleza nos ha prestado un servicio a cada uno y nosotros creamos un hijo sólo debemos medio servicio cada uno, dejamos ahí un déficit en la retribución. Ahora usted si ve esto importante, si ve realidad en esto, pues…

Vicente.— Dese cuenta que cuando hablamos de creación lo hacemos en un sentido total; por ejemplo, hay personas que tienen muchos hijos y les dan premio por tener muchos hijos, bien, estas personas ¿qué están dando a la naturaleza?, están dando solamente oportunidad de otras personas para que no tengan muchos estudios y que no tengan grandes capacidades y oportunidades en la vida porque que son muchas gentes que tienen que repartirse un patrimonio único. Así que el fenómeno social de retribuir a la naturaleza es un arma de dos filos. Una persona puede ser un gran creador sin tener hijos, y sin plantar un árbol, y sin escribir un libro. Pero, lo interesante es esto, que el servicio de restitución, es un servicio naturalmente: ¿cómo serviríamos a la raza que es la culminación de todos los reinos subhumanos de la naturaleza? Simplemente sirviendo a la raza, ¿cómo podemos servir a la raza si no estamos atentos a sus necesidades? ¿Y si después de estar atentos no prescindimos de nuestro yo, y trabajamos en este sentido de que aquél yo se sienta beneficiado de una palabra, de un pensamiento, de una sonrisa, o de otra forma de servicio? Es decir, es una ley que tenemos de retribución con la naturaleza que nos ha creado, le damos las gracias en el fenómeno de retribución cuando dejamos a ella todo aquello que nos prestó, pero, ¿cuál es el servicio del iniciado?, que da cien y más por uno que recibe, porque toda la energía, toda la materia de sus cuerpos la ha divinizado, y aquello que la naturaleza le entregó con un índice de quince se lo devuelve con cien por cien, y entonces aquello es un servicio. No hay mejor servicio a la humanidad que la persona que constantemente está entregándose a ella, a la humanidad, ¿de qué manera?: en el trabajo, en la amistad, en la familia, en el mundo social, no gritando libertad sino sintiéndose libre, y dando a esta libertad un cariz, no social, sino psicológico y trascendente, de manera que allí donde exista un ser realmente integrado en funciones espirituales habrá un campo magnético de paz que será un servicio para todos los seres humanos que contacten aquel ambiente, ¿y quién no puede hacer esto? Si tenemos paz comunicaremos paz y si tenemos problemas comunicaremos problemas, como hay más problemas que estados de paz existen las guerras, las enfermedades, la vejez y la muerte. Con el tiempo los tres males de la humanidad a los cuales se refirió el Señor Buda no existirán para la raza porque no tendrán cuerpo de necesidades, encarnará en cuerpos etéricos puros y radiantes, no tendrán necesidad de esta ley gravitatoria de absorción, estará constantemente retribuyendo a la naturaleza todo cuanto la naturaleza le esté dando paso a paso, día a día, instante en instante.

Bien, como siempre, es un tratado aparentemente intelectual, pero en su esencia hay un tremendo desafío a nuestra cualidad de investigadores esotéricos, o personas de buena voluntad simplemente, que si una persona tiene buena voluntad ya es esotérico, no hay que preocuparse del conocimiento. Hay personas que tienen muchos conocimientos y no son esotéricos, hay que vivir esotéricamente, hay que vivir retribuyendo todo cuanto la naturaleza pródigamente nos está ofreciendo a cada paso, por esto se dice que el Adepto es una bendición del cielo, es realmente un ser liberado, un foco de paz que comunica la paz al ambiente social de nuestros días.

El Servicio a la Raza

Ir a descargar

La Raíz de las Enfermedades y su Extinción – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 9 de septiembre de 1978.

Vicente. — Ustedes recordarán que en nuestra conversación del mes de Julio conversamos acerca de un tema, a mi entender muy interesante y de lo más cualificado de nuestra Nueva Era, como por ejemplo el de asignarle a las enfermedades una característica meramente de entidad psicológica. Ya no se trata de buscar la enfermedad solamente en el conjunto celular sino que el conjunto celular cuando se desequilibra es siempre obedeciendo a una causa interna, a una causa psíquica o psicológica, y que por lo tanto todo el proceso de desequilibrio orgánico se debe ante todo a un factor psíquico. En la medicina, como Uds. saben en la actualidad, ya no adopta solamente el término de enfermedades físicas sino psicosomáticas, es decir, que la mente y el cuerpo unificados constituyen toda clase de entidades que denominamos enfermedades.

Naturalmente, ustedes se darán cuenta que estamos presentando una idea revolucionaria aun dentro del campo esotérico, y el hecho de que nos introduzcamos ya en esta Nueva Era en un campo magnífico de oportunidades como es el de considerar que una enfermedad no es una cosa sino que es algo, alguien, y que se puede luchar con este alguien utilizando la misma fuerza psíquica con la cual ha sido creada, nos introducimos en unos nuevos valores psicológicos de la vida y también en un nuevo campo más fecundo de la medicina de nuestros tiempos modernos. Todos podemos colaborar como dijimos en nuestra conversación a que desaparezca de la Tierra todas las enfermedades, las que provienen del más remoto pasado, por ejemplo, aquella que se denomina el pecado original o el pecado lemur, o sea, el pecado del sexo, la desvirtualización, el condicionamiento y el empobrecimiento de los recursos del sexo han llevado como consecuencia a través de las edades esta terrible enfermedad que rebrota todavía en nuestra era moderna de la sífilis y, naturalmente, es espantoso considerar que pese al tiempo transcurrido, y hablamos de muchos millones de años, la humanidad continúa con los mismos vicios atlantes. Existe la pornografía ambiental, no nos damos cuenta de que esta pornografía alimentada por la propaganda no es sino una cosa psíquica, algo psíquico que podemos destruir si nuestra mente, si nuestro corazón está de acuerdo en que realmente tenemos recursos psicológicos y psíquicos para poder luchar con ellas.

Naturalmente, al enfrentar la enfermedad bajo este nuevo punto de vista, démonos cuenta esotéricamente que exige de nosotros un trabajo de asimilación de otras energías que no están constantemente a nuestra inmediata reserva o a nuestro inmediato alcance, por lo tanto, estas energías que yo denomino energías individualizadas, por no decir siempre ángeles, por no decir, por ejemplo, esta energía cualificada de la Naturaleza que lo produce todo y, naturalmente, al introducirnos en este nuevo campo ya nos encontramos con la resistencia de nuestros vehículos, de nuestros pensamientos tradicionales, de nuestros sentimientos inhibitorios, esta inhibición constante, este temor, la incerteza frente al enorme problema de la vida, hasta llegar a un punto en que realmente nos damos cuenta de que hasta aquí hemos sido incapaces de resolver vitalmente cualquier problema humano. Tenemos guerras desde hace millones de años, y seguramente que si no le ponemos nosotros un remedio continuará hasta la finalidad obsoleta de los tiempos. Las enfermedades igual que las guerras se fraguan aquí, en la mente de los hombres, son entidades, y la moderna psicología irá introduciéndose lentamente en un campo fecundo dentro del cual las capacidades de la memoria, el entendimiento, la voluntad, todo cuanto significa poder psíquico será considerado como una entidad, una entidad que gravita sobre nosotros y que nosotros no podemos todavía controlar. ¿Se dan cuenta? Estamos tratando de vivir de acuerdo con los dictados de la Nueva Era con su absoluto campo de oportunidades, y como exige de nosotros algo a lo cual no estamos acostumbrados, habituados, estamos sintiendo la resistencia de nuestros vehículos; por ejemplo, el día que el individuo se dé cuenta de que la memoria es una entidad, como el cuerpo físico en su totalidad es una entidad que se escapa por completo de nuestro control por cuanto es una entidad psicológica que tiene sus propias reacciones, o cuando la emoción o el cuerpo emocional nos demos cuenta de que también es una entidad que va por su propio camino, y lo mismo pasa con la mente, ¿o es que ustedes han logrado detener el curso de su mente, de controlar sus pensamientos? Desde el momento que una cosa se escapa de nuestro control es porque es una entidad, tiene más fuerza que nosotros, ¿se dan cuenta?, ahí está la raíz de la cuestión. Si nos damos cuenta de que la entidad memoria, la entidad voluntad, la entidad…, cualquier entidad, cualquier característica, la subconciencia misma, o la conciencia, o la supra conciencia, son entidades que están a nuestro alcance, que las podemos controlar, ya estaremos en el principio de resolución de los grandes problemas vitales de la humanidad, problemas que están desde los principios de los tiempos como estamos diciendo. Ya no se trata solamente de ver la cosa sino se trata de qué podemos hacer frente a las oportunidades que tenemos, frente a esta invasión de energías de la Nueva Era. Para mí existe solamente un término: el término es invocación, y ustedes preguntarán: “¿invocación de qué?” Invocación de aquellas reservas ocultas de entidades también de carácter positivo que existen en nuestro interior, y están esperando también el momento de su oportunidad para manifestarse.

La Raíz de las Enfermedades y su Extinción

Ir a descargar