Sobre Teosofía y su historia: Miradas personales. Tim Boyd

Programa producido por el Grupo de Estudios Teosóficos de Sevilla y Derviche Films, la productora de contenidos audiovisuales de la Asociación Cultural Hinneni. Presentado por Emilio Carrillo, entrevistando a Tim Boyd presidente de la Sociedad Teosófica. Objetivo principal por el que se fundó la Sociedad Teosófica. Los tres objetivos fundamentales de la Sociedad Teosófica. El reto de la Sociedad Teosófica en la actualidad. Famosos personajes relacionados con la Sociedad Teosófica. La amplia difusión de los diferentes movimientos de carácter teosófico.

 

La Fraternidad Blanca – La Jerarquía Planetaria

Conferencia de de José Rubio Sánchez, el lunes 27 de noviembre en la Asociación naturista Tanit de Valencia, acerca de la Jerarquía Planetaria.

Los tres Maestros que difundieron todo el movimiento esotérico occidental y la difusión de estas enseñanzas. Concepto de Jerarquía. Los diferentes reinos de la Naturaleza. Los diferentes nombres de la Logia Blanca. Quienes son los integrantes de la Jerarquía Planetaria. Misión y funciones de los integrantes de la Gran Fraternidad Blanca. La Gran Invocación. Las siete fuerzas cósmicas o Rayos, y su canalización en el planeta Tierra y la Humanidad. Historia de la aparición de Shamballa y la venida de los Señores de la Llama. La difusión de esta enseñanza desde finales del siglo XIX y la exteriorización de la Jerarquía. Composición de la Jerarquía Planetaria. Los tres departamentos de la Jerarquía Planetaria. Maestros principales de los diferentes Rayos y departamentos. Lugares del mundo donde trabajan los Maestros y sus discípulos.

 

Evolución del ser humano como especie y como ser espiritual – Emilio Carrillo

Conferencia-coloquio de Emilio Carrillo para Mindalia Televisión, sobre la evolución del ser humano, como especie desde el punto de vista físico, y desde el punto de vista de la consciencia.

El constante progreso y evolución del ser humano a lo largo de toda la historia. La aparición de un nuevo sentido en el hobre según las tradiciones antiguas. Los diferentes cuerpos del ser humano. La aparición del sexto sentido y el surgimiento de nuevas capacidades espirituales. Peligros y cuidados de las facultades espirituales. La evolución espiritual del ser humano como alma. Concorde a la evolución del alma, la aparición de los siddhis o poderes del hombre. El proceso natural de manifestación de los siddhis. La transformación interna, necesaria para la evolución espiritual.

La Escalera de Oro. Introducción – María Carrión

Conferencia de María Carrión en la Rama Arjuna de la Sociedad Teosófica Española (Barcelona), el viernes 6 de octubre de 2017.

La Escalera de Oro, es un escrito de H. P. Blavatsky, trnasmitida a ella por Miembros de la Jerarquía. Validez actual de la Escalera de Oro. El concepto de cada peldaño está en función de nuestra evolución. El Templo de la Sabiduría Divina. La búsqueda comienza y acaba en nosotros mismos. La necesaria atención plena e introspección diaria. Las preguntas internas. Las cuatro partes de la Escalera de Oro. Bibliografía acerca de la Escalera de Oro.

Ir a descargar

Sobre Teosofía y su historia: Miradas personales. José Tarragó

Programa producido por el Grupo de Estudios Teosóficos de Sevilla y Derviche Films, la productora de contenidos audiovisuales de la Asociación Cultural Hinneni. Presentado por Emilio Carrillo, entrevistando a José Tarragó, que cuenta su incursión en el mundo espiritual y su entrada en la Teosofía y la Sociedad Teosófica, donde hace un repaso histórico de sus vivencias con teósofos y ocultistas prominentes.

¿Qué deberían estudiar Los Grupos Teosóficos? – John Algeo

Artículo traducido al castellano por la Revista El Teósofo de The Theosophist.

Vol. 128 – nº 7 – Abril 2007

¿Qué deberían estudiar los Grupos Teosóficos? – John Algeo

John Algeo

A menudo surgen preguntas  referentes a qué es apropiado que Ramas y otros grupos Teosóficos estudien, específicamente si hay objeciones en cuanto a estudiar éste o aquél autor, éste o aquél tema y así sucesivamente.  Probablemente esas preguntas se plantean porque la Sociedad es una organización no dogmática y porque el término ‘Teosofía’ no se menciona en los tres Objetivos de la Sociedad.  Sin embargo, Teosofía está explícita en el nombre de nuestra Sociedad y por ende difícilmente se puede poner en duda la existencia de un cuerpo de enseñanzas bajo ese término.  Debido a que ninguna persona habla con plena autoridad en nombre de la Sociedad, cualquier persona puede dar solamente su punto de vista personal acerca de estos asuntos; sin embargo, el enfoque que sigue está basado en resoluciones de nuestro Consejo General y, yo pienso, en el sentido común.

El cuerpo gobernante internacional de la Sociedad Teosófica es el Consejo General que consiste de los Secretarios Generales de todas las Secciones, los oficiales internacionales y un número limitado de miembros adicionales.  A través de los años el Consejo General ha ido emitiendo varias declaraciones, dos de las cuales tienen importancia especial.  Estas declaraciones que se denominan “Libertad de Pensamiento”  y “Libertad de la Sociedad”  se complementan; tomadas en conjunto se refieren a interrogantes mencionados más arriba.  Debido a la importancia de estas resoluciones, merecen que se consideren en detalle y que se les dé atención.

LIBERTAD DE PENSAMIENTO

Como la Sociedad Teosófica se ha esparcido a lo largo y ancho del mundo

y miembros de todas las religiones se han afiliado a ella sin renunciar a sus

dogmas particulares, enseñanzas y creencias de sus respectivos credos, se

cree deseable enfatizar el hecho de que no hay ninguna doctrina, ni opinión

enseñada o sustentada por quien fuere que de algún modo obligue a algún

miembro de la  Sociedad, que no hay nada que el miembro no esté en libertad

de aceptar o rechazar.   La aprobación de sus tres  Objetivos es la única

condición para afiliarse.  Ningún instructor o autor,  desde H.P. Blavatsky

en adelante, tiene alguna autoridad para imponer sus enseñanzas u opiniones

a los miembros.  Cada miembro tiene el mismo derecho de adherirse a

cualquier instructor o afiliarse a cualquier escuela de pensamiento que desee

escoger, pero no tiene el derecho de presionar a otro miembro a que se adhiera

a su elección.

Ni ningún candidato para cualquier cargo, ni ningún elector puede ser

declarado no apto para ocupar el cargo o para votar debido a  cualquier

opinión que pueda sustentar o a su afiliación a cualquier escuela de

pensamiento a la que pueda pertenecer.  Opiniones o creencias no

confieren privilegios ni infligen castigos.  Los miembros del Consejo

General solicitan encarecidamente a cada miembro de la Sociedad

Teosófica a mantener, defender y actuar dentro de estos principios

fundamentales de la Sociedad y también a ejercer sin temor su propio

derecho de libertad de pensamiento y expresión dentro de los límites

de la cortesía y consideración hacia los demás.

La declaración de ‘Libertad de Pensamiento’ (escrita por Annie Besant en 1923 y aprobada por el Consejo General en 1924) es una afirmación clara, sin ambigüedades, de la naturaleza no-dogmática de la Sociedad Teosófica, garantizando a los individuos el derecho a aceptar o rechazar cualesquiera ideas Teosóficas (u otras) que quieran y el derecho a pertenecer a cualquier organización o escuela de pensamiento fuera de la Sociedad si así lo desean..

Organizaciones exclusivistas y sistemas de creencias tratan de prohibir a que sus miembros se afilien a cualquier otro grupo o que se vean expuestos a otras ideas; la Sociedad Teosófica no es una de esas organizaciones.  Por el contrario, la Sociedad Teosófica sustenta firmemente el gran principio de libertad y responsabilidad individual.  En un mundo amenazado desde muchos lados por un fundamentalismo proveniente de mentes estrechas, este principio de ‘Libertad de Pensamiento’  es de gran valor, es precioso.

La declaración de ‘Libertad de Pensamiento’  emitida principalmente para garantizar los derechos individuales, está complementada por otra, dirigida fundamentalmente a garantizar los derechos colectivos.

LIBERTAD DE LA SOCIEDAD

La  Sociedad Teosófica, si bien puede cooperar con otros grupos cuyas metas

y actividades hacen posible esa cooperación, es y debe permanecer una

organización  totalmente independiente de todas otras, sin comprometerse

con cualquier objetivo que no sean los propios, y deberá intentar en

desarrollar su propio trabajo dentro del perímetro más amplio y abarcante,

de forma tal que pueda dirigirse hacia sus propias metas como se indica y se

fomenta según sus Objetivos y esa Sabiduría Divina que, en concepto

abstracto, está implícita en el título de la Sociedad Teosófica.

Como la expresión Fraternidad Universal y la  Sabiduría están indefinidas y

son ilimitadas, y como hay completa libertad para cada  y todo miembro

de la Sociedad en pensamiento y acción, la  Sociedad busca siempre mantener

su propio carácter, distintivo y único manteniéndose  libre de afiliación o

identificación con cualquier otra organización.

La declaración de ‘Libertad de la Sociedad’  (adoptada en 1949) surgió con motivo de un deseo de asegurar la independencia de la Sociedad con respecto a otras organizaciones, incluyendo movimientos históricamente relacionados con la Sociedad como la Co-Masonería y la Iglesia Católica Liberal, ambos con considerable cantidad de miembros afiliados también a la Sociedad.  Sin embargo, la redacción de esta declaración claramente se aplica a la vinculación de la Sociedad con cualquier otra organización menos relacionada con la Sociedad o sistemas organizados de pensamiento, aún cuando éstos tengan valor en sí mismos.

H.P.B. dice en LA CLAVE DE LA TEOSOFÍA que la Sociedad Teosófica “fué formada  para ayudar a mostrar a la humanidad que tal cosa como Teosofía existe, y ayudarle a ascender a ella por medio del estudio y la asimilación de verdades eternas”  Aun cuando la Sociedad no impone dogmas a sus miembros para que sean aceptados, es la depositaria de una Sabiduría Antigua formulada para nuestra era por H.P. Blavatsky y sus sucesores.  En su función de enseñar, la Sociedad existe para recibir, volver a expresar y trasmitir esa Tradición.  La declaración de LIBERTAD DE LA SOCIEDAD asegura que la Sociedad no se vea enredada, involucrada con ninguna otra organización u organizaciones y afirma su fidelidad a su propio propósito que es  mostrar que “tal cosa como Teosofía existe’.

Estas dos declaraciones sobre libertad de pensamiento y libertad de la Sociedad apuntan a los interrogantes perennes y muy sensatos presentados por grupos Teosóficos con respecto a qué deberían estudiar.  Los Teósofos, como individuos, tienen el derecho de estudiar y practicar cualquier sistema de pensamiento que deseen.  Los Grupos Teosóficos, en su calidad de ramas oficiales de la Sociedad, tienen la obligación de estudiar y enseñar Teosofía.

¿Qué significa estudiar y enseñar Teosofía?  Esto involucra una actividad dual.  Por un lado deberíamos profundizar nuestro propio conocimiento de la tradición Teosófica y darla a conocer a otros.  Y por otra parte deberíamos poder llegar a estudiar y comprender, desde una perspectiva Teosófica, varias otras culturas, costumbres y enfoques de la vida.

Un dicho antiguo sostiene que ‘Teosofía es todo, pero que no todo es Teosofía’, significando que todo puede ser enfocado desde un punto de vista Teosófico, aun cuando no todos los puntos de vistas son Teosóficos.  Podemos mirar cualquier idea o ideas o sistemas de pensamiento con ojos Teosóficos y hacer esto es estudiar y enseñar Teosofía.  Pero si habitualmente presentamos sistemas de pensamiento no Teosóficos basándolos en sus propios términos, no estamos ‘estudiando y enseñando Teosofía’, sino haciendo propaganda de algún otro sistema de pensamiento dentro de un entorno Teosófico.

Un ejemplo en particular puede servir de ayuda. El Mormonismo tiene algunos paralelismos interesantes (como también algunas diferencias notables) con el pensamiento Teosófico.  Un grupo Teosófico puede decidir tener como parte de su programa un estudio comparativo y contrastante del Mormonismo desde una perspectiva Teosófica, incluyendo quizás un programa examinando el Mormonismo basándose en sus propias suposiciones esforzándose en comprender ese enfoque con respecto a religión.  Esto podría ser un estudio Teosófico imparcial y apropiado.

Sin embargo, si en lugar de esto el grupo decidiera dedicar su tiempo a estudiar el BOOK OF MORMON (Libro del Mormon), THE PEARL OF GREAT PRICE (La Perla del Gran Precio), DOCTRINES AND COVENANTS ((Doctrinas y Compromisos)  y otros textos Mormones y a realizar ceremonias religiosas Mormonas, este grupo dejaría de funcionar como un grupo Teosófico y se convertiría en un cuerpo proselitista en pro del Mormonismo.  Dicho grupo, entonces, dejaría de cumplir con el propósito para el cual fuera organizado y de hecho, estaría violando la declaración de LIBERTAD DE LA SOCIEDAD.  Los miembros en forma individual que estén convencidos del valor del Mormonismo están en libertad de afiliarse a una iglesia Mormona o a organizar su propio grupo de estudio Mormon, pero no de convertir un grupo Teosófico en un grupo Mormon.

Exactamente se puede decir de una gran cantidad de otros sistemas de pensamiento, algunos relacionados históricamente con la Sociedad, como por ejemplo, Antroposofía – (Anthroposophy), La Orden del Amanecer Dorado -(The Order of the Golden Dawn), el Movimiento Yo Soy (the I Am Movement), la Iglesia Universal y Triunfante (The Church Universal and Triumphant), la literatura de Bailey (the Bailey literature), Astara y así sucesivamente.  Esto no quiere decir que haya algo malo en estos sistemas, sino que, aunque todos ellos tienen raíces en la Teosofía, ninguno de ellos es Teosofía.  Todos ellos tienen sus propias enseñanzas particulares, sus prácticas y organizaciones a las que, bajo la declaración de LIBERTAD DE PENSAMIENTO , cualquier persona está en libertad de afiliarse, pero que no se debería confundir con la tradición Teosófica, que tiene “su propio carácter distintivo y único”.  Esto es igualmente cierto con respecto a otros sistemas como la Kabbalah, Sufismo y demás.

Así, la contestación a la pregunta de qué estudiar es que el enfoque de cada grupo Teosófico debería centralizarse en la tradición Teosófica.   De otra manera, qué necesidad hay de tener un grupo Teosófico?  Una tradición muy clara surgió con H.P. Blavatsky y H.S. Olcott, luego fue explicada por otros, incluyendo Annie Besant, sus colegas y sucesores directamente hasta  nuestra actual Presidente, Sra. Radha Burnier.

Ninguna de estas personas han sido ni son infalibles ni sostienen autoridad plena, pero sus trabajos, tomados en conjunto, forman un cuerpo coherente de presentación de la Sabiduría Antigua que llamamos Teosofía.

Además de ese cuerpo coherente de enseñanzas, se puede estudiar muchas otras cosas siempre y cuando se enfoquen desde un punto de vista Teosófico, porque Teosofía es todo. Pero si la atención focal de cualquier grupo deja de ser principalmente Teosófico y el grupo apunta a otra cosa, el mismo deja de estar al servicio del propósito para el que fuera formado, porque no todo es Teosofía.

Las Seccionales Nacionales y Regionales y los grupos locales, ciertamente tienen autonomía para determinar lo que van a estudiar.  Pero si algún grupo desea sugerencias, puede consultar a su Sección Nacional o Asociación Regional.  Muchos cuerpos nacionales y regionales tienen amplia información y sugerencias acerca de temas Teosóficos y también de la forma cómo presentarlos.  Y todos ellos con gusto están dispuestos a compartir sus recursos.  Podría ser útil que la sede internacional preparase una lista con ese tipo de información y si hay interés en que esto se haga, podemos considerar este proyecto para el próximo año.  Hay disponibilidad de recursos abundantes y muy  buenos para ayudar a programar actividades de grupos dentro de la gama más amplia y abarcante, como lo dice la declaración de LIBERTAD DE LA SOCIEDAD.

El propósito de los grupos Teosóficos es estudiar Teosofía y darla a conocer a otros.  Se puede lograr este propósito enfocándose en la tradición Teosófica fundamental, no en sentido limitado, estrecho, sino en toda su riqueza y variedad.  También puede lograrse usando la tradición Teosófica como una lente para ver una gama de otros tópicos relevantes.  La nota clave a mantener en mente es que Teosofía es todo pero no todo es Teosofía.

Revista El Teósofo

 

Shamballa, la Resplandeciente

Conferencia de de José Rubio Sánchez, el lunes 30 de octubre en la Asociación naturista Tanit de Valencia, acerca de Shamballa.

Enfoque histórico de Shamballa. Distintas denominaciones de Shamballa. Etimología de Shamballa. Blavatsky fue la primera persona en occidente que habló de Shamballa. Sedes de entrada a los recintos de Shamballa. Los Roerich y sus expediciones a Shamballa. Shamballa y Agarthi. Vicente Beltrán Anglada y su trabajo literario sobre Shamballa. Representación en el cine del mito de Shamballa. Relato histórico de la aparición de Shamballa, y la venida de los Señores de la Llama y los Ángeles Solares al planeta Tierra. Las Siete Esferas de Shamballa. Funciones de Shamballa. Visión mística de Shamballa.

 

Nuestro Trabajo en la Sociedad Teosófica (2ª parte) – N. Sri Ram

Artículo traducido al castellano por la Revista El Teósofo de The Theosophist.

Vol. 127 – nº 7 – Abril 2006

Nuestro trabajo en la Sociedad Teosófica – 2ª parte

N. Sri Ram

El movimiento Teosófico es esencialmente un impulso espiritual que ha abierto el camino a aquellas fuerzas que moldearán el futuro. Le ha dado a gente de todo el mundo una visión espiritual, una visión de lo que es la espiritualidad que es muy diferente de lo que la gente cree. Los miembros de la Sociedad Teosófica no son extraordinariamente inteligentes, cultos o influyentes, sin embargo han sido sensibles al mensaje de la Teosofía y a determinadas fuerzas que han sido liberadas a través de este movimiento. Su respuesta a la belleza de la Teosofía los habilita a ser el canal de aquellas fuerzas.

En La Clave de la Teosofía, H.P.B. dijo en su vigoroso y gráfico lenguaje que la Sociedad debe tener cuidado de no quedar encallada por el sectarismo o el dogma. Pero no significa que cuando sabemos algo de la verdad de las cosas no debamos hablar o escribir sobre ello, porque el mundo necesita hoy de la Teosofía, tanto como siempre. Por Teosofía me refiero a las verdades fundamentales, a lo esencial de la Teosofía, no a muchos detalles con referencia a los cuales las personas podrían discrepar.

Ha habido una gran controversia en si Marte o Mercurio pertenecen a la cadena terrestre, o si son elementos de otras cadenas independientes. Pero no estando en posición de responder esa pregunta por mí mismo, permanezco perfectamente feliz, sin formar opiniones en esa materia, y sin perder siquiera una noche de sueño por este asunto. ¿Qué nos importa? Cuando seamos capaces de saber, nos daremos cuenta. Algo como eso no es verdaderamente importante desde el punto de vista de nuestra propia vida, nuestros deberes y responsabilidades. No digo que no pueda ser interesante saberlo, pero partiendo de que no estamos a la altura de responder esa pregunta, dejemos permanecer a nuestras mentes en feliz suspenso. Hay innumerables preguntas para las cuales no podemos hallar una respuesta inmediata, entonces podríamos aceptar nuestra ignorancia y quedar perfectamente felices.

El período presente es de un sorprendente desarrollo mental, pero a pesar de que ha habido maravillosos avances en varios campos de la ciencia moderna,  por lo general, encontramos que este desarrollo mental ha hecho a la gente superficial y cerrada. Ha ocasionado también la intensificación del individualismo y la separatividad, a causa de los cuales existe tanto sufrimiento e infelicidad en el mundo.

Para ayudar en la presente situación, debemos mostrar a las personas, si es que lo comprendemos nosotros mismos, que la mente es sólo un instrumento y tiene sus limitaciones. También hay muchas otras cosas de las que la gente necesita darse cuenta, por ejemplo, del carácter sagrado de la vida; de que toda forma de vida es divina; la unidad esencial de la humanidad, detrás de todas las diferencias que están en la superficie; el camino hacia la felicidad que yace profundamente, en el interior de uno mismo y no fuera; el significado de la verdadera libertad -de corazón y de mente-, no sólo libertad de ésta o aquella cosa, sino la libertad en sí misma; y el significado de la muerte. Hay muchos asuntos en los cuales la Teosofía derrama una luz maravillosa. Por consiguiente, ¿No es acaso nuestra tarea compartir nuestra comprensión, aunque limitada, con otras personas que tal vez no hayan dado con las visiones que sostenemos? Pero siempre en nuestra presentación, debemos ayudar a la gente a sentir que la Teosofía no es una doctrina peculiar: es la verdad de las cosas; que trata sobre cómo la vida es y se expande y lo que la muerte significa.

La Teosofía no es peculiar, pero diversas cosas contradictorias a la visión absolutamente lógica y razonable que la Teosofía presenta resultan extrañas. La Biblia dice: “La verdad os hará libres”. Nos libera de supersticiones y miedos, y sea cual sea la verdad que presentemos, debe estar relacionada a la vida y nuestras experiencias diarias. Si hablamos solamente sobre algo abstracto y no relacionado a nuestro vivir y nuestras actitudes, entonces tendrá un pequeño efecto o impacto sobre la vida de la gente. Asimismo, si la gente no es sensible a la verdad que se les expone,  tratándose de la verdad, se debe aguardar hasta un momento propicio para su comprensión. Debemos tener algo de paciencia en nuestras naturalezas, porque por el sólo hecho de agitar una vara teosófica, no vamos a convertir al mundo entero.

La verdad que propongamos no sufrirá si la manifestamos desde nuestra propia comprensión, sea cual sea esa comprensión, incluso si es limitada. Pero si usted entiende determinadas cosas, seguramente puede expresar su entendimiento. La sabiduría debe ser propagada por aquellos que tienen dentro de sí el espíritu de la sabiduría, que significa tener entendimiento, entendimiento de las personas y de lo que se dice. En la exposición de nuestra verdad, podemos volvernos tan dogmáticos, que una resistencia natural es provocada hacia el modo de presentación y, por consiguiente, también hacia la verdad. Debemos ser cuidadosos siempre en adoptar una perspectiva que esté abierta a nuevas realidades y nuevas reflexiones. Esta actitud de la mente es imprescindible para el éxito de nuestro trabajo en la Sociedad Teosófica.

La mente debe estar abierta a la verdad donde sea que ésta se encuentre y no debemos tomar la actitud que muchas personas toman: “Esto no está en el Corán, por lo tanto es o superfluo o completamente falso”, o “Esto no está en la Biblia” o “Esto no está en la Doctrina Secreta”. El conjunto de la revelación dada a través de Las Cartas de los Mahatmas y La Doctrina Secreta es sólo un fragmento de la verdad. Ha sido dicho qué sólo una punta del velo ha sido levantada. Uno de los Maestros dijo que ellos no podían transmitir más de la verdad porque uno debe encontrarla por sí mismo. Entonces no ayudaría, cuando uno se encuentra con alguna otra presentación o forma de mirar una cosa, el decir que esto no concuerda con su Biblia particular.

Hay un libro de Max Müller titulado La Teosofía de los Upanishads. Es un libro hermosamente escrito, publicado antes de la constitución de la Sociedad Teosófica. Todos respetamos y reverenciamos a HPB, y no cederé ante nadie en mi respeto hacia ella, pero no estoy de acuerdo con las personas que dicen que la palabra “Teosofía” debería ser restringida a los escritos de HPB. Si hiciéramos eso, estaríamos creando una secta alrededor de estos escritos y haciendo precisamente lo que HPB advirtió que no se hiciese en La Clave de la Teosofía.

La sabiduría es verdad en acción. Cuando hay acción de acuerdo con la verdadera naturaleza de las cosas, es sabio desde el punto de vista de la Naturaleza, de la realidad. La sabiduría no es mera información. La palabra “sabiduría” tiene en sí una referencia a la acción, y también a la vida. La vida involucra a ambos: experiencia y acción. Entonces cuando la acción no está basada en falsas premisas o en un panorama ilusorio de las cosas, entonces es acción sabia, o una expresión de la sabiduría. Verdad significa, la verdad acerca de la vida y todos sus fenómenos. Esa es la verdad que necesitamos saber, e incluye la verdad sobre nosotros mismos, porque somos también manifestaciones de la Vida Una. Y la vivencia de esta verdad en nuestro pensamiento y su expresión en la acción, es sabiduría, no la acción basada en ideas que son fantásticas, falsas, o simples supersticiones o imaginaciones de un cerebro acalorado. Entonces sabiduría es la acción de la verdad o la verdad en acción.

La Teosofía, para nosotros, no debería ser meramente una Teosofía de libros, cualesquiera sean esos libros; debe significar, más que ninguna otra cosa, una forma de vida y acción. De esta manera, nunca nos sentiremos aburridos de la Teosofía. Cuando sólo se posee una información, el entusiasmo por ello se desgastará luego de un tiempo, se solicitará más información, y más tarde, aún más información. No hay final para esta sed de información que sólo estimula y excita la mente de las personas. Pero si tenemos una postura creativa, la Teosofía no devendrá en algo falto de novedad o poco interesante.

Si se le muestra a un artista pinturas en una galería, nunca dirá, “¿Es todo?, ¿no hay más pinturas para ver?” Su mente no trabaja de esa manera, porque está determinada a crear algo más allá de su propio talento, de su propia capacidad. Nosotros también podemos crear algo valioso, que no necesariamente significa crear algo tangible: una pintura, un poema, una conferencia, o lo que fuere. Debe haber algo en nosotros mismos, en el interior de nuestro propio ser, puesto en movimiento por medio de nuestro contacto con esta sabiduría, que a partir de entonces ya no habrá más nada viejo o anticuado. Nunca nos cansaremos de ello, porque la vida entonces será siempre una aventura. Iremos hacia delante, aprendiendo cada día, de todo, cambiándonos constantemente a nosotros mismos, cambiando nuestra visión de las cosas, perfeccionando nuestra propia expresión, a fin de que tomemos parte en convertirnos en una personificación de esta sabiduría. Y aquella es, por supuesto, una tremenda tarea, pero una tarea que será fascinante para cualquiera que la asuma. El espíritu de esa sabiduría debe entrar en nuestros corazones y cambiar nuestra forma de vida, la forma en que hablamos, nuestras relaciones con todas las personas, lo que pensamos de ellas, cómo actuamos en una crisis o en una dificultad. No existe un aspecto en la vida que no pueda ser modificado por la Teosofía cuando comprendemos lo que la Teosofía es en su interioridad y esencia.

Si perdemos ese espíritu creativo, después de un tiempo la Teosofía dejará de ser emocionante y devendrá en aburrida y mecánica. De modo que debe haber en todas partes teósofos que hagan conocer en su vida, su manera de pensar y perspectiva sobre la vida, la creatividad de la sabiduría. Recordemos que no es la mente la que crea. La mente es un artífice. Es capaz de cierto tipo de realizaciones, pero el impulso de la creación brota de algún lugar más allá de la mente, en la Naturaleza o tal vez nuestra conciencia. O, para exponerlo de manera sencilla, la creación comienza desde las profundidades de nuestro ser, nuestra naturaleza más profunda cuando esa naturaleza está vívida, porque es totalmente diferente de aquella naturaleza que presentamos al mundo, modificada y modelada en formas particulares por contacto con el mundo exterior.

Entonces considero que no deberíamos sólo manifestar nuestra opinión a través de libros, sino a través de nuestra comprensión. Debemos actuar desde esa naturaleza más profunda, hablar desde nuestros corazones, vivir desde nuestras profundidades. Sólo cuando hemos sido transformados por lo que llamamos Teosofía, descubrimos que, ser un teósofo, es ser muy feliz. Es una forma de continua liberación de muchas fuerzas dentro de nosotros, por las cuales vamos siendo transformados casi de momento a momento, aunque no seamos conscientes de esa transformación.

Es sólo de esa manera que cada teósofo puede volverse un fluir de la vivencia de la influencia teosófica. No le resulta necesario siquiera hablar mucho, pero se volverá distinguido en el sentido de que vive de manera diferente, tiene una actitud de la mente diferente, un espíritu diferente que de forma natural lo distingue de otros. La distinción surge naturalmente,  como la dignidad natural en el caminar del león, sin ponerse en algún tipo de pose o buscar ser respetado.

En la naturaleza hay belleza de muchas clases. Maravillosa belleza, dignidad, luminosidad vienen a la existencia como resultado de los procesos de la vida. Ningún ser humano puede producir las maravillas de las cuales la naturaleza es capaz. Pero la naturaleza puede trabajar desde dentro de nosotros también, ya que en nuestro interior existe una naturaleza que no ha sufrido el dominio de una mente condicionada. Si esa naturaleza más profunda fuese vivificada, también produciría maravillas que se manifestarían a través de nuestra vida, en todas nuestras formas, y a través de nuestras mentes. La Sociedad Teosófica tiene grandes posibilidades siempre que tengamos el enfoque correcto y comprendamos cuáles son las posibilidades y cómo llevarlas a cabo. De otra manera, sólo seremos teósofos rutinarios o por costumbre, simplemente llevando una etiqueta.

Sin ningún tipo de etiqueta, deberíamos ser capaces de salirnos de los surcos en los que normalmente estamos hundidos -los surcos de pensamiento, de comportamiento, etc. Deberíamos ser capaces de actuar desde un centro que esté fuera de nuestras rutas habituales. Es decir, debemos ser capaces de considerar todo en la vida, lo que leemos en un diario, una situación doméstica, un problema en la Rama, un problema personal, desde un punto de vista que no sea simplemente una repetición de los viejos procesos de pensamiento. En cierta medida esto es posible para todo el mundo, y si comprendemos que estas posibilidades existen, serán realizadas. El simple hecho de que pensemos que una cosa determinada es posible y deseable, muestra que dentro de nosotros un cierto impulso ha brotado, y nos lleva a esa realización.

La Sociedad Teosófica podrá ser en el futuro lo que hagamos de ella ahora. Puede ser que haya cierto dinamismo que viene del pasado, pero al mismo tiempo no deberíamos vivir meramente del pasado o de los pensamientos hacia el futuro que pueden haber sido manifestados por alguien. Debemos darnos cuenta de que somos los consignatarios para este trabajo en el tiempo que transcurre y, por lo tanto, debemos dejar nuestra organización de la mejor forma posible, y entregar en manos de quienquiera que venga después de nosotros, una Sociedad llena de vida y vigor, en la que cada uno trate de vivir un tipo de vida diferente y pensar a lo largo de líneas de verdad.

El intelecto con todas sus ramificaciones, con todos sus deseos, ambiciones, búsquedas, debe dejar de ser para que el amor nazca. ¿No sabe usted que cuando ama, coopera, no está pensando en usted mismo?…

Es sólo cuando sabemos cómo amarnos unos a otros que puede haber cooperación, que puede haber un operar inteligente, un abordaje conjunto de alguna cuestión. Sólo entonces es posible darse cuenta de lo que es Dios, de lo que es la verdad. Ahora estamos intentando llegar a la verdad a través del intelecto, a través de la imitación  -lo cual es idolatría. Sólo cuando nos deshacemos completamente, a través del entendimiento, de la totalidad de la estructura del ego, puede aquello que es eterno, sin tiempo, inmensurable, comenzar a ser. No puedes ir hacia aquello; aquello vendrá hacia ti.

J. Krishnamurti, La Primera y Última Libertad

Revista El Teósofo

Agni Yoga – El Yoga del Futuro

Conferencia de de José Rubio Sánchez, el lunes 25 de septiembre en la Asociación naturista Tanit de Valencia, acerca del Agni Yoga.

Literatura del Agni Yoga. El legado de Krishnamurti. Significado de Agni y de Yoga. Los siete principales Yogas. Los átomos permanentes y el antahkarana. Desarrollar el corazón. El fuego y el proceso iniciático. Desapego y salto de Fe. Significado del Cáliz.

Presentación: La Dama del Ensueño

Presentación del libro de Don Mario Roso de Luna, “La Dama del ensueño”, el lunes 18 de septiembre en la Asociación naturista Tanit de Valencia, a cargo de José Rubio Sánchez.

Este proyecto ha sido realizado por el grupo de Compiladores de la obra de don Mario Roso de Luna, el Grupo de estudios Teosóficos, y la ONG Junts Si Podem, organización a la que irán los beneficios originados por la venta de este libro. Don Mario Roso de Luna fue una personalidad con excepcionales capacidades en muchas facetas de la vida, escritor, periodista, astrónomo, científico, abogado, experto en historia, música, filosofía, religiones comparadas, conferenciante, etc. pero ante todo, Teósofo y Ateneísta. Mario Roso de Luna perteneció a la Generación del 98. Aparición de las enseñanzas teosóficas a través de H. P. Blavatsky en el siglo XIX. Desde el momento que Don Mario conoció la Teosofía y las obras de H. P. B. éste dedicó todos sus esfuerzos en la difusión de las enseñanzas teosóficas.

Compiladores de la obra de don Mario Roso de Luna

Grupo de Estudios Teosóficos

Associació Junts Si Podem