NOVEDAD EDITORIAL: Torkom Saraydarian – Autobiografía – Valores Familiares

Conferencia de José Rubio Sánchez, del Grupo de Estudios Teosóficos de Valencia, el jueves 7 de noviembre de 2019 en en el Centro Médico Naturista Tanit de Valencia sobre las novedades editoriales de Torkom Saraydarian, “Autobiografía de un Hombre del Renacimiento Espiritual”, y la serie de doce libros “Valores Familiares”.

 

 

Formas de hacer el bien en el mundo – Rafael Mateu Sanz

Charla impartida por Rafael Mateu Sanz, el viernes 8 de noviembre de 2019 en Valencia acerca de las formas de hacer el bien.

Los diferentes grados de hacer el bien. Lo que es realmente hacer el bien y hacer el bien. El trabajo de los cientificos, la medicina y en las ONG’s para ayudar a los seres humanos. Las múltiples formas de hacer el bien.

Los valores familiares, y de pareja, según la Sabiduría Eterna – José Rubio Sánchez

Entrevista en el programa Luces en la Oscuridad a José Rubio Sánchez, historiador e investigador de religiones, mitologías y filosofías comparadas, y miembro del Grupo de Estudios Teosóficos y del Grupo Buena Voluntad de Valencia, acerca de los nuevos libros de Torkom Saraydarian editados al castellano y publicados por la Editorial Creación.

 El campo de entrenamiento espiritual en la familia. El matrimonio ideal desde el punto de vista de la Sabiduría Eterna.

Ir a descargar

Lo que nos ayuda a despertar – Consuelo Martín

Retiro de investigación y contemplación dirigido por Consuelo Martín, en la escuela de contemplación Kaivalya. Consuelo Martín es doctora en filosofía por la UCM, y especialista en Vedanta Advaita.

La base del despertar es el silencio de la mente. No basta con oír, intuir o comprender la Verdad. El lugar de conciencia o la fuente donde se contempla la Verdad para despertar. La causa del porqué no podemos parar el flujo de pensamientos. El lugar donde brota la verdadera atención.

Ir a descargar

La Comprensión Espiritual – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Córdoba, La Cumbre, República Argentina, el 10 de noviembre de 1985.

Vicente. ― El gran problema de la Humanidad es comprenderse a sí misma. Esto lo hemos venido analizando desde distintos ángulos de vista. Sin embargo, una cosa queda muy clara, y es que el conocimiento de las cosas pertenece a la actividad de la mente, pero, la comprensión espiritual corresponde al corazón. Esto es lo que hay que tener siempre en cuenta para no asignarle a la mente una función –esotéricamente hablando– para la cual no está debidamente preparada, o desarrollada dentro de los planes de la Divinidad.

Sentir intensamente en el corazón trae como consecuencia una participación muy consciente de la mente en todos los problemas psicológicos del ser y en toda esta gran ilación de causas y efectos que, concatenados debidamente, constituyen el destino de la Humanidad. Pero, ¿qué es el destino de la Humanidad sino el destino trazado por todos y cada uno de los seres humanos, creado por todos y cada uno de nosotros? Entonces, cuando vemos la gran panorámica mundial con todas sus crisis y dificultades, a veces caemos en la tentación de creer que aquello es obra de la Divinidad, o de algún hado malévolo que se abate sobre la Humanidad, y nunca pensamos debidamente que la causa de aquello bien podría ser nuestro propio ser, nuestro propio yo.

Teniendo esto en cuenta, la panorámica de la vida tiende a cambiar de una manera radical, de una manera tan radical que tendrá como consecuencia la reorientación total de nuestro destino, tratando de descubrir estas áreas de paz que están en algún rincón de nuestro ser y que una vez debidamente desarrollado puede dar, como consecuencia para nosotros, esta radiación específica espiritual mediante la cual las personas pueden comprender de una manera intuitiva lo que es el Reino de Dios aquí en la Tierra.

Cuando se nos habla del Reino de Dios, nuestra mente incierta se pregunta: ¿Qué es eso? Porque si le falla el elemento circunstancial, si le falla el argumento, si le falla este poder de seleccionar, de discernir, la mente queda exhausta; y el ser, exhausto, como la mente. Pero, si se da cuenta el individuo que todo este poder supremo está en sí mismo y sólo en sí mismo, y que no existe participación alguna en la vida que le depare la búsqueda de la Paz, o la Paz en sí, entonces, esta reorientación, a la cual hacía referencia, tendrá un efecto casi inmediato en nosotros.

Es decir, trato simplemente de decirles que el afán de conocer debe ser reemplazado progresivamente por el infinito deseo de comprender, por el conocimiento de las cosas educimos el intelecto; y el intelecto, si no es debidamente utilizado, se convierte en un elemento de separatividad humana. Pero, cuando existe comprensión, entonces, todo proceso de la mente mecanizado, o mecánico, queda dentro de los cauces de otro movimiento, es el movimiento que conduce al silencio, a la quietud, al recogimiento. Y no hay que esperar encontrar el recogimiento siguiendo cualquier procedimiento del Yoga, porque el Yoga es sólo un camino para aquellos que sepan recorrerlo. Significa el sentimiento de unidad que debemos alcanzar todos y, por lo tanto, no un simple método.

Hemos convertido al Yoga en un método y, entonces, nos falta una plenitud esencial en nuestra vida, habida cuenta que nosotros somos esta vida, que nosotros somos el ser y que nosotros somos el Yoga verdadero, el Camino que conduce a la integridad del Ser.
Así que podríamos discutir conjuntamente este proceso que va del ser que a través del Yoga busca a Dios y del ser que ha descubierto que Dios está en sí y que, por lo tanto, el Yoga es él, igual que el Karma, igual que el destino.

Interlocutor. ― Empezamos la segunda etapa de preguntas y respuestas. En virtud de que hemos estado más organizados en esta oportunidad hay una lista bastante nutrida de preguntas. Empezamos con esta: ¿qué cambios está produciendo la energía de Shamballa en estos momentos en la Humanidad?

Vicente. ― Los grandes descubrimientos de los últimos tiempos en lo referente a la utilización de la energía. La energía nuclear, por ejemplo, es una de las corrientes de Shamballa; la tendencia de todas las humanidades y agrupaciones de humanidades que están sentadas en mesas de discusiones y no a través de la lucha armada; la creación de las Naciones Unidas con todos sus departamentos de trabajo, la proliferación incesante de grupos, más o menos esotéricos, más o menos espirituales, pero, llevando cada uno de esos movimientos el incentivo del Propósito de Dios, son indicaciones de la Gran corriente que proviene de Shamballa.

Por el Amor, se dice, será salvo el hombre. Yo creo que hay unas pocas palabras del Instructor del Mundo que dicen: “No voy a traer la Paz sino la espada” ¿Qué quiere significar esta expresión de labios del Instructor del Mundo, del Ser más amoroso del planeta? Simplemente que los tiempos van cambiando, que la energía de Shamballa se está introduciendo lenta, pero, paulatinamente dentro del corazón de los seres humanos, dentro, por tanto, de todos los departamentos de trabajo y de todas las líneas de actividad que tienen lugar actualmente aquí en el planeta.

La energía del 1er Rayo que proviene de Shamballa se caracteriza por su dinamismo creador. Este dinamismo es extraordinario y esto es lo que ha producido estas grandes convulsiones que vemos se están desarrollando en el planeta, incluida la guerra que se inició en el año 1914 y que, aparentemente, terminó el año 1945, porque los rescoldos de la guerra todavía están latentes en el plano mental, y el hombre no es lo suficientemente mental en el sentido de organización, en el sentido de discernimiento, como para darse cuenta de que está jugando con fuego en la mente y que, por tanto, puede producir un desastre en cualquier momento, por esto existe la contraparte de esta gran fuerza de Shamballa que es el incentivo de los grupos esotéricos que son una expresión sintónica del 1er Rayo a través del Maestro Morya. El Maestro Morya es el director de todos los movimientos esotéricos en el mundo, de todas las escuelas esotéricas y sociedades ocultas que a través de cualquier participación activa dentro del campo de la religión, de la ciencia, de la cultura, tiene por objeto establecer el Reino de Dios aquí en la Tierra. Entonces, lo que hay que hacer es estar con la mente muy abierta, sin resistencia alguna, porque la resistencia es la que engendra el sufrimiento cuando existe una corriente de vida tan extraordinariamente poderosa como la del 1er Rayo, con su fuego eléctrico en juego, y al atravesar el delicado telamen de la red etérica de los seres humanos puede producir desastrosos efectos si no son realmente abiertas las compuertas que tienen que hacer penetrar dentro del ser estas fuertes emanaciones de Shamballa.

La Comprensión Espiritual

Ir a descargar

El mal y sus formas de manifestarse – Rafael Mateu Sanz

Charla impartida por Rafael Mateu Sanz, el viernes 25 de octubre de 2019 en Valencia acerca del mal.

La necesidad de conocer como se manifiesta el mal. Causas del mal. El libro de Torkom Saraydarian “Combatiendo fuerzas oscuras”. Fuerzas involutivas, fuerzas destructivas, fuerzas oscuras y fuerzas del mal. Cómo combatir el mal. El peligro actual de los nacionalismos.

 

El sendero evolutivo: De la individualización a la iniciación – Ramón Llucià

Conferencia de Ramón Llucià en la Asociación Amigos de la India, el sábado 23 de marzo de 2019, sobre el sendero evolutivo.

Todo en el universo está en evolución. De lo Uno a lo múltiple, el proceso de diferenciación. Los reinos subhumanos. La crisis de la individualización. La muerte del alma. Mantener la mente firme en la luz.

La Curación Esotérica – 3ª Parte – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 7 de marzo de 1980.

Vicente.—Esta va a ser nuestra tercera conferencia acerca de la curación esotérica. El mes anterior nuestra conversación tuvo como centro de interés las tres grandes leyes kármicas que luego analizaremos más profundamente: La Rueda de Samsâra o la Ley de Muerte y Nacimiento, la Ley del Perdón y del Olvido, la Ley de la Acción o de la Causa y Efecto.

También nos referimos al vehículo etérico, como vehículo inductor y proyector de la energía cósmica, proyectada desde los niveles causales a través de los vehículos físico, emocional y mental, teniendo en cuenta que al hablar de karma y, por lo tanto, al hablar de enfermedades, de vejez y de muerte, nos estamos refiriendo única y exclusivamente a los cuatro vehículos periódicos del ser humano, aquellos que utiliza el Alma para su manifestación en el tiempo y en el espacio, es decir, el cuerpo físico o denso, el vehículo etérico, el cuerpo emocional o astral y la mente o el vehículo mental. Más allá del circuito o de la esfera de proyección de estos cuatro cuerpos no existe prácticamente el karma, no existe, por lo tanto, ni la enfermedad, ni la vejez, ni la muerte; si existe karma, éste karma —el karma de los Dioses—, no está a nuestro alcance, por lo tanto, no podemos ni meditarlo, no podemos proyectarlo a través de una mente finita, inmersa en tres dimensiones, en la limitación de espacio.

Hablamos también, que relacionado con la invasión de energía cósmica hacia nuestros vehículos de expresión, encontramos alojados en el cuerpo etérico los siete centros inductores o proyectores de la energía, llamados técnicamente chakras. Estos chakras a su vez, al coincidir en el cuerpo físico, determinan una actividad glandular, a través de unas glándulas que llamamos endocrinas o de secreción interna, siendo el comportamiento físico, psicológico o somático de cualquier individuo, la calidad de sus secreciones hormonales o endocrinas, porque esto viene derivado de la efectividad con que trabajan los centros etéricos o los chakras. Así que, al hablar del cuerpo etérico, de la vitalidad del cuerpo etérico, de la proyección de la energía cósmica a través del cuerpo etérico, hay que pensar siempre en algo muy importante y que a veces olvidamos, y es la evolución espiritual del individuo, el hombre, naturalmente, es el resultado de su comportamiento psicológico, de la actividad o del equilibrio entre las glándulas endocrinas o los centros etéricos, pero todo ello es debido a la evolución de la mente y a la evolución del cuerpo emocional, es decir, en síntesis, a la evolución de la conciencia o a la evolución espiritual, como quieran.

Lo interesante es darse cuenta de que poseemos cuatro vehículos que merecen nuestra atención inmediata si de veras queremos desterrar del planeta Tierra todo cuanto tenga que ver con la vejez, con la enfermedad y la muerte. Muerte, no en un sentido antagónico de la vida sino como una expresión de la vida, la muerte no es ni más ni menos que una expresión de la vida, es una vibración y, esotéricamente, podríamos decir que la muerte es una entidad; una entidad que está actuando desde el principio de las edades, antes y después del Universo la muerte ya existía, como existía la vida, no puede existir vida sin existir su contraparte que es la muerte, es el contrabalanceo de la ley, que al manifestarse a través de la Rueda Kármica de Samsâra se manifiesta como nacimiento y como muerte; el nacimiento como inductor de la vida en este conglomerado de cuatro vehículos que utiliza el Alma para manifestarse en el tiempo, tenemos también que la vida universal lo llena todo y que la muerte es la antesala del nacimiento y el nacimiento es la antesala de la muerte. Solamente hay algo que perdura y es la vida, y la evolución de la vida en el individuo es lo que llamamos evolución espiritual, lo que llamamos la integración en todos los sentidos imaginables.

Existe también, relacionado con los chakras y con las glándulas endocrinas, el sistema sanguíneo y el sistema nervioso. El sistema sanguíneo lleva el calor que dimana de la luz cósmica y el sistema nervioso trae la luz de las altas esferas universales. Se trata, por tanto, de algo que trasciende el entendimiento al buscar las causas remotas de la energía, solamente analizamos muy críticamente el fenómeno de lo que puede ser una enfermedad, lo que puede ser la vejez, el envejecimiento de las células, y lo que puede ser la muerte en sí como una entidad, como algo que va y viene, que perdura, pero que creo que hemos dramatizado a su alrededor creando una serie de ideas que son negativas. La muerte, para mí, es liberación, y como tal hay que prestarle una atención muy específica, si es que de veras estamos buscando la liberación espiritual, y se nos dice místicamente que hay que morir un poco cada día preparándonos para la muerte, que es una transformación de la materia simplemente, por lo tanto, la vida continua en otra dimensión, en otro plano, en otra esfera, pero, continuando siempre dentro de ese sentido crítico de valores psicológicos.

Naturalmente, hablamos de los cromosomas y de las hormonas. Las hormonas, como dijimos anteriormente, son del presente, obedecen a la actualidad, a la evolución de los centros etéricos y a su relación armónica con las glándulas endocrinas, las secreciones van a la sangre y la persona a través de este vehículo, la sangre, que es el vehículo de la conciencia, lleva la vida a todo el cuerpo, y el sistema nervioso está relacionado con la luz de la conciencia causal, y que, por lo tanto, entre la conciencia causal que lleva la memoria del pasado y que, por lo tanto, está relacionada con los cromosomas, se verifica un alta alquimia dentro del cuerpo que es la memoria celular, actualmente en estudio por la ciencia médica. Si admite la ciencia que los cromosomas tienen memoria, hay que admitir radicalmente que tienen autoconciencia, y entramos ya en una consideración de la vida mucho más amplia e incluyente de lo que hasta aquí ha sido considerado.

Entonces, para terminar, hablamos de la ciencia moderna de curación. Hasta aquí las enfermedades han sido tratadas a base de medicinas, prácticamente no se ha dedicado una atención a la causa de las enfermedades. Desde el momento en que videntes especializados e investigadores científicos de alta cualidad espiritual han podido ver representadas en los planos psíquicos a las entidades que centralizan los diferentes tipos de enfermedades que conocemos, desde las benignas hasta las más malas que puedan existir, el problema que se ha planteado es cómo puede ser vencida la entidad enfermedad a través del conglomerado de lo que poseemos, a través de nuestro cuerpo físico bien establecido, a través de una mente analítica reflexiva y razonable, buscando la intuición de las causas supremas de la vida, un cuerpo emocional muy sensible, pero sin caer en la sensiblería, para llegar finalmente a la conclusión, de que tanto la ciencia como el esoterismo están ahora trabajando ahora en una dirección paralela tratando de buscar en el infinito un punto de reunión. Quisiera admitir que llegará un momento en que confluirán las dos líneas —la ciencia médica y la esotérica—, en un punto en el cual se busque la causa de la enfermedad, no en el nivel somático sino en el nivel psíquico, mental y emocional, y tratar entonces de curar estas causas desde el plano donde se han provocado, y no en el plano de los efectos, donde solamente son aliviados los efectos pero la causa permanece inmutable por nuestro desinterés en las cosas profundas y esotéricas de la vida o porque no ha llegado todavía el momento en que la persona se oriente hacia el esoterismo puro y científico como es de desear.

La Curación Esotérica – 3ª Parte

Ir a descargar