El Valor Mágico de las Ceremonias y los Rituales – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 13 de enero de 1979.

Vicente. — Nuestra conversación del mes pasado tuvo como eje central la idea geométrica del Universo, apoyándonos constantemente en aquel axioma atribuido a Platón de que Dios geometriza. El Universo en sí es una soberbia obra de arquitectura dentro de la cual la forma geométrica y el número constituyen la base principal. A partir de aquí, toda forma conocida en los niveles objetivos, o en los subjetivos, obedece siempre a la ley de la forma geométrica y del número aritmético. La aritmética y la geometría constituyen para el esoterista entrenado la base filosófica del Universo, dirigido todo este proceso por una voluntad central que utiliza el Universo como cuerpo de expresión, y todos nosotros, desde los planos subjetivos, somos formas geométricas en distintas variaciones o proyecciones, con distintas notas auditivas y con ciertos colores determinados. Ahora mismo cuando ustedes están atentos a mí, sin darse cuenta están creando una pirámide con base cuadrangular, basándonos siempre en el cuaternario. Todos poseemos un cuerpo mental, un cuerpo emocional, un vehículo etérico y un cuerpo físico. Cuando la atención del individuo está situada en un punto central de atención, se eleva de la base cuaternaria, como líneas de proyección hacia la cúspide, unos triángulos de tipo quizá isósceles, pero, una forma geométrica. La atención cuando obedece a una integración del cuaternario, de estos elementos que todo ser humano posee, siempre es una forma geométrica dirigida hacia un punto determinado; si el punto este es, como el día de hoy, la figura central del orador, todos ustedes están ahora creando una pirámide con base cuadrada, dirigida hacia mí, una forma de decir que también es geometría pura.

Dijimos también que la forma típica o geométrica del Universo se fundamenta en dos figuras importantísimas: el cuadrado y el triángulo, el círculo es como el complemento final, ya que dijimos que si cualquier niño, una criatura inocente, se le dice que dibuje una casa, invariablemente dibujará un cuadrado y encima un triángulo, y a cualquier lado del dibujo dibujará el sol, pondrá el sol, porque eso está en la base mística del ser humano. Todo cuanto existe en la naturaleza, como digo, es idéntico a lo que hace Dios el Creador, todos somos reflejos de Su voluntad, y cualquier cosa de la naturaleza obedece siempre a esta voluntad, y de una u otra manera son proyecciones idénticas de esta voluntad. Bien, hoy vamos a continuar con estas formas geométricas, pero, orientándolas ya hacia la figura ideal de la liturgia tal como la comprendemos. Nuestra conversación de hoy tiene como tema “Dios geometriza”, pero, más que nada vamos a poner énfasis en el valor mágico y simbólico de las ceremonias y en los rituales.

Ustedes preguntarán: “¿Qué es un ritual?, ¿qué es una ceremonia?” Es una manera de invocar energías de la Divinidad, y siempre que existan personas buscando o pretendiendo el mismo fin están creando una forma de liturgia, están utilizando el poder mágico de sus mentes o de sus corazones para poner en situación el eje central de su vida que es la voluntad, estamos siempre actualizando la voluntad. El significado mágico de la liturgia siempre es idéntico, cualquier forma de la naturaleza es un Cáliz que tiene que representar o que tiene que acoger al verbo creador, el verbo creador en todas sus manifestaciones ha de hallar siempre la forma idónea requerida para cualquier estado de conciencia. Cada uno de nosotros somos un Cáliz esperando la revelación del Verbo, pero lo mismo se puede decir de un pequeño electrón dentro de un átomo; pese a su insignificancia el electrón representa también un Sistema Solar, y si el Universo entero, sin perder sus propias proporciones, pudiera ser reducido al tamaño de una lenteja, por ejemplo, nada hubiera variado, porque estaríamos inmersos dentro de otro campo de vibraciones dentro de un orden de proporción, lo cual es también geometría. Es decir, que todo cuanto existe es una forma geométrica, un Cáliz – de la forma que sea – con aptitudes para contener el Verbo. Siempre que exista una liturgia invariablemente existe el Cáliz y el Verbo, y el Cáliz – como ustedes verán aquí, de esto hablaremos después – [Vicente lo dibuja] siempre es el típico que conocemos de la liturgia cristiana;

VBA Grial

Pero, dense cuenta, que antes que los cristianos, ya en el culto de Mitra y otros cultos anteriores atlantes, el símbolo era idéntico, no había variado jamás, porque el símbolo de la naturaleza siempre es el Cáliz para contener el Verbo, y el Cáliz siempre consta de tres aspectos: una base, un soporte y la copa en sí, el continente del Verbo. Siempre, en todas las liturgias, es la expresión del espíritu creador infiltrándose en una forma determinada, en el orden de la liturgia esta forma siempre es la copa mística, el grial de la conciencia. Y la Hostia sagrada de la religión no es otra cosa que el disco de oro de los mayas. Los atlantes tenían una esfera de oro, como veremos después, pero siempre el ritual era idéntico, se trataba de evocar de las entrañas de la persona, de sus más ocultas entrañas espirituales, aquel poder generador de energía. Y todas las religiones del mundo, sin ninguna excepción, están utilizando este símbolo, y están utilizando como medio de atracción de las energías dévicas la campaña. Las primeras campanas fueron fabricadas por los atlantes imitando la garganta del hombre, de ahí que el instrumento que mejor representa el OM sagrado es la campana, campanas con ciertas aleaciones mágicas como poseían los atlantes, con la posibilidad de reproducir la voz sagrada. Y la liturgia, más esta campana, que se sitúa en lo alto de las iglesias, y en los templos y en las pagodas, siempre es una invocación a través del OM sagrado, que es la invocación del Verbo. Lo mismo ocurre con la liturgia, y las campanas, más que llamadas a los fieles a la oración, son protecciones dévicas que flotan por encima de los templos y les prestan este soberbio aire de majestad. Esta solemnidad de los templos obedece en gran parte al sonido de la campana. La campana al sonar hace un vacío y este vacío de llena con las energías que llamamos devas o ángeles. No hay ninguna forma de liturgia que no tenga sus ángeles, el cristianismo tiene unos ángeles, los jinas del hinduismo, o todos los espíritus del jina, los espíritus portadores del pan, el pan de vida, todo obedece a la misma causa, a la misma razón, todo está inmerso en el mismo contenido, todo es lo mismo expresado de manera diferente; pero, en la liturgia, si existe una base y existe un soporte y existe una copa es porque el hombre es trino en su esencia, porque tiene una base, tiene un soporte, y efectivamente tiene un continente, el continente es la mente que recibe, el soporte es el cuerpo emocional, que cuando está estabilizado da estabilidad a todo el conglomerado personal, y la base es el cuaternario, el cuaternario creador, el cuaternario que una vez integrado se convierte realmente en la invocación del Verbo. ¿Por qué fueron grandes los atlantes antes de que se destruyese la Atlántida? Porque poseían la gran riqueza de los ritos sagrados comunicados por revelación a los grandes sacerdotes que eran iniciados. Entonces, esto que ha llegado a nosotros por la tradición no es el mismo que el Cáliz atlante, el Cáliz atlante era de base cúbica, perfecta, tenía un soporte de prisma triangular, equilátero, y la copa era de cristal puro de roca, tallado por un procedimiento que jamás ha podido ser imitado.

El Valor Mágico de las Ceremonias y los Rituales

Ir a descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s