Escritos inéditos de Alice Bailey – Viernes, 19 de marzo de 1943

Fuente: Escuela de Estudios Esotéricos

Charla a los estudiantes de la Escuela Arcana

Viernes, 19  de marzo de 1943

Cuando llegamos por primera vez a New York en 1921 empecé una clase sobre la Doctrina Secreta, y tenía bastante éxito, pero en gran parte porque Mr. Richard Prater, un alumno personal de HPB (Helena Blavatsky), que tenía él mismo una clase sobre la Doctrina Secreta, venía a mi clase y escuchaba lo que yo tenía que decir y entonces convirtió su clase en la mía. Poco antes de que muriera me dio instrucciones esotéricas que todavía se transmiten en la Sección Esotérica de la Sociedad Teosófica. Encontré en ellas muchas sobre el Antakarana.

Esta es la parte más personal del escrito que me interesó esta mañana. Hay dos cosas que destacan. La primera es que HPB lamentaba amargamente haber mencionado a los Maestros, y en esto yo creo que estaba equivocada. Ella sentía que había arrastrado sus nombres por tierra, que incluso las mejores personas, que deseaban seguirles y recorrer el camino, no comprendían; con el resultado de que en la Sociedad Teosófica se tiene una acercamiento a los Maestros que me parece deplorable. Es un acercamiento de completa devoción. Pone al discípulo a los pies del Maestro, y ahí se queda y espera a que el Maestro solucione sus problemas, a que resuelva su karma por él. Como uno de los Maestros dice en las Cartas de los Mahatmas, se han acumulado tantas nubes de formas pensamiento de devoción entre el Maestro y el discípulo, que es imposible para el Maestro llegar al discípulo. El Maestro está completamente imposibilitado.

La segunda cosa es el amargo cuestionamiento que HPB hace de sí misma sobre si hizo lo correcto al abrir el camino del discipulado a personas a las que no debía abrirlo. Aparte de los Maestros, la influencia de su vida y trabajos atrajo a todo tipo de gente. Muchos de ellos fueron personas maravillosas como Annie Besant, pero algunos fueron personas terribles. Ella adopta la posición de que no tenía el derecho a rechazar a ningún buscador serio de la verdad sin importar quien fuera. Esto significa que el enseñante asume una tremenda responsabilidad cuando hace el camino accesible a una persona que obviamente no es adecuada. Me gustaría que pensaran un poco sobre esto. Me gustaría mucho que tuvieran dudas antes de abrir el camino a personas que no pueden aguantar el ritmo. Aceptamos una responsabilidad tremenda y nos conectamos con personas de las que no podemos liberarnos. Los hemos iniciado en algo, y tengan éxito en esta o en alguna vida futura, tenemos que estar con ellos. HPB estaba preocupada con eso, cuando había hecho lo correcto. Quería mencionar esto por muchas razones. Creo que estamos entrando en un nuevo ciclo en relación con la Escuela. Si es un nuevo ciclo en el que tendremos un tremendo crecimiento numérico, no lo sé ni me importa, pero creo que estamos entrando en un ciclo en el que tendremos calidad si no cantidad, y tendremos la oportunidad de acoger personas que son tremendamente valiosas en su interior y ayudarlas a comenzar.

Se dice que el Buda tuvo sus discípulos, como los tuvo el Cristo, y que él tuvo el privilegio de presentar ante el Iniciador a 900 Arhats o más para la cuarta iniciación. No creo que él fuera entre la gente y dijera: “Aquí está un Arhat; voy a guiarle”. Creo que fue la estimulación que emanaba de él lo que actuó en la gente. Entonces, cuando el Cristo estuvo aquí, se dice que tuvo 9000 discípulos –los 12 y los 70 y los 500. Si el trabajo que estamos tratando de hacer es familiarizar a la gente con el concepto de que hay una Jerarquía Espiritual, si una de las mayores cosas que tenemos que hacer en el ciclo venidero es que la existencia de los Maestros no sea un maravilloso sueño ni remota visión sino algo que sea real en la mente del público, y si todo ese trabajo es preparatorio a lo que el Cristo llamó la Segunda Venida o el Adviento, si el Jinete del Lugar Secreto está acercándose, entonces podemos asumir que actualmente en el mundo hay decenas de miles de personas que están dispuestas a dar el siguiente paso. Ustedes y yo no somos Budhas o Cristos, y por tanto no podemos preparar a la gente para tomar la cuarta iniciación. Las personas que toman la cuarta iniciación son discípulos de un grado elevado. Tenemos que estar listos para ayudar a los que vienen a nosotros para tomar las iniciaciones menores. Avancemos sin prisa. Noshemos consagrado a servir a cualquier coste así como a que el trabajo de los Maestros se materialice en la Tierra como nunca antes lo fue. Creo que es lo que va a suceder al finalizar el siglo. Creo que la enseñanza que tenemos llegará a ser algo familiar al público en general, o sobre la que basarán su actitud ante la vida, lo que significa que vamos hacia el siguiente paso. ¿Cuál es?

Lo primero que me viene a la mente es que tenemos que llegar como individuos a una aceptación definida del hecho de que, aunque su cerebro no pueda registrar el contacto con los Maestros como lo hacen los cerebros de algunos discípulos, esa es una limitación del cerebro, pero no una limitación en sí. Que, aparte de su cerebro físico, en su Ser real o en su fuero interno lo saben, o de lo contrario no estarían trabajando tan duro como lo están haciendo para contactar con la Jerarquía. Y en el momento en que ustedes realmente acepten este hecho y hagan de él un punto focal de su respuesta interna consciente al estímulo procedente de la Jerarquía, en ese momento estarán libres para el servicio y no antes. El momento en que ustedes deciden en su conciencia de una vez y por todas que son discípulos de los Maestros, incluso si su cerebro no lo registra, en ese momento ustedes llegan a ser efectivos y pueden aplicarse libremente al trabajo.

Una de las cosas que hemos conseguido dejar atrás son las formas pensamiento de los grupos de pensadores que nos han precedido. Una de las lacras del mundo es la teología de la Edad Media. San Pablo dio al Cristianismo un giro tortuoso. Cristo nunca puso ningún énfasis es ser un pobre y miserable pecador. Él puso el énfasis en la vida a ser vivida y, aparte de Judas Iscariote, el discípulo que le falló, la peor persona fue a quien Él dio la misión más grande. Me gustaría que pensaran en eso.

En estas instrucciones HPB trata del lugar que ocupa el corazón en la vida del discípulo y la relación entre el corazón y el cerebro. Nosotros ponemos un gran énfasis en nuestro pensamiento y en la enseñanza sobre la mente y el cerebro. HPB pone el énfasis en el corazón y en el cerebro. En relación con el corazón existe un nombre para cada parte, y cada parte es denominada con el nombre de un dios –tal como: la Cámara de Brahma, la Cámara de Vishnu. Cada uno de esos aspectos del corazón está relacionado con un aspecto del cerebro. Se pone el acento sobre el corazón en la meditación y sobre el espíritu en el corazón. Quiero que se den cuenta de eso, porque nos lleva un paso adelante respecto a la enseñanza que hemos estado tratando de dar en los primeros tres grados. Tenemos que poner la mente bajo un completo control para que solo exista la conciencia del Alma en su propio plano. Aquí se trata de algo diferente. HPB asume que sabemos acerca de ello, porque esto está escrito para discípulos avanzados, y señala que habiendo encontrado al Maestro en nuestros propios corazones, si deseamos encontrar al Maestro, entonces tenemos que relacionar el corazón y el cerebro, no la mente y el cerebro, y creo que tenemos aquí todo un tema para la reflexión y el debate. Después ella dice que el gran objetivo es registrar el conocimiento del plano más elevado y llevarlo al plano físico.

El cerebro se debe dejar en blanco, y entonces la impresión desde el corazón puede ser registrada y retenida. Los discípulos solamente son capaces de mantener una parte del conocimiento obtenido. El primer paso en la adquisición de este poder es dejar la mente en blanco, la completa inactividad del cerebro en relación con el corazón. Entonces la conciencia avanza gradualmente, y finalmente el paso entre los dos llega a ser tan rápido y fácil que no se percibe.

Cuando transmutamos el deseo y la experiencia en el conocimiento del corazón, el cerebro despierta a algo de lo que ha sido bastante inconsciente. Entonces ustedes conocerán, y el Maestro será algo real en sus conciencias.

Entre muchos de nosotros siempre hay un montón de preguntas acerca de por qué no vemos al Maestro. Un estudiante de Inglaterra luchó con ese problema durante años y fue vencido por él y se marchó. Culpó al Maestro y no a sí mismo. Adoptó la posición de que el Maestro fue más duro que cualquier ser humano ordinario. Como le indiqué más tarde, cuando ocurrió algo que le indicaba que el Maestro le había tenido en mente, él se echó atrás porque no estaba en contacto con el Maestro, y más tarde él tuvo su indicación. Si solamente hubiera esperado; pero ahora él tendrá que esperar hasta otra vida.

Creo que necesitamos tener claro en nuestra mente la relación entre Alma-Mente-Cerebro – el primer gran alineamiento – y luego la relación entre Maestro-Corazón-Cerebro. Ustedes tienen dos grandes líneas de acercamiento a una realidad central. No olviden que el Alma en vuestro propio corazón es un adepto y que lo que está sucediendo en la vida espiritual es nuestro esfuerzo por llegar a ser en manifestación física lo que somos. Si la cualidad de su cerebro no está sensibilizada a ese conocimiento particular, aunque interiormente ustedes estén sensibilizados a ese conocimiento, no lo registran. Otra cosa que necesitamos recordar es que mucha gente llega al conocimiento y a la comprensión dentro de ellos mismos, pero el cuerpo físico, la personalidad, permanece como estaba. No ha habido tiempo para cambiarlo, y todavía vemos los viejos hábitos de pensamiento, la antigua expresión en el rostro, y todavía vemos al hombre tal como era. Creo que necesitamos recordar eso.

Por eso, hoy mi tema para ustedes es:

Alma-Mente-Cerebro

Maestro-Corazón-Cerebro

O Jerarquía

Este es un nuevo pensamiento, ¿verdad? Les garantizo que ninguno de ustedes ha pensado sobre ello con anterioridad. En el momento en que algo completamente nuevo surge en nosotros –algo que viene como una solución a la cuestión de por qué no vemos a los Maestros, de por qué no estamos en relación consciente con ellos – hemos asumido una gran responsabilidad.

Charla a los Estudiantes de la Escuela Arcana – Viernes, 19 de marzo de 1943

Escuela de Estudios Esotéricos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s