Escritos inéditos de Alice Bailey – Charla a los estudiantes de la Escuela Arcana Primavera de 1943

Fuente: Escuela de Estudios Esotéricos

En el curso de sus múltiples actividades como instructora y escritora esotérica, Alice Bailey estuvo a cargo de un grupo de estudio y reflexión con los estudiantes de la Escuela Arcana, todos los viernes por la tarde. Bailey hablaba en modo bastante informal, a veces sobre un tema programado y, a veces sobre pensamientos que ocupaban su mente en ese preciso momento. Frecuentemente se leían fragmentos de las enseñanzas nuevas que iban siendo dictadas por el Maestro Djwhal Khul.

Afortunadamente había una persona presente para tomar nota de sus palabras usando la taquigrafía, lo que resultó en que hoy tengamos acceso al registro completo de casi 100 de estas charlas. Algunas de las transcripciones incluyen debates informales que tuvieron lugar durante o después de la charla. Los participantes en el diálogo se identifican por sus iniciales, o si su identidad es desconocida, por la letra «C».

Nuestra intención es la de añadir estas charlas o escritos inéditos a nuestro sitio web de forma regular, por lo que les recomendamos que marquen esta página y vuelvan con regularidad.

Esta es la catorceava y última charla del invierno-primavera de 1943. Por alguna razón el escrito no está fechado. Después AAB tomó un periodo de descanso estival y en Septiembre reanudó una nueva serie de charlas.

AAB comenzó esta charla con una lectura de las palabras del Tibetano en relación con la voluntad superior, la iniciación y la “tierra ardiente” (de un enunciado que se encuentra en la primera de las Catorce Reglas para la Iniciación Grupal).

Escuela de Estudios Esotéricos

El secreto de las iniciaciones superiores reside en el empleo entrenado de la voluntad superior, no en la purificación o en la autodisciplina o en los medios empleados que sirvieron en el pasado de interceptores de la verdad. Todo el problema de la voluntad de Shamballa está en proceso de revelación, y oportunamente alterará totalmente el acercamiento del discípulo a la iniciación en la nueva era…

Durante mucho tiempo los aspirantes han observado, o se les ha enseñado los efectos que produce la voluntad sobre el cuerpo astral o emocional. Constituye una de las primeras y más elementales tensiones iniciales, y esto se enseña en el Sendero de Probación. Como resultado de su acción destructora conduce a la purificación y reorganización de la vida psíquica y emocional. A los niños de la raza y a los principiantes en el Sendero de Retorno consciente les decimos que “piensen”, “que apliquen un poco de voluntad” y “que recuerden que poseen una mente”. Poco a poco el enfoque y la orientación se trasladarán de la vida astral y del nivel emocional de conciencia al mental, y en consecuencia, al reflejo en el mundo del propósito existente en los tres mundos. Cuando esta etapa ha sido más o menos alcanzada, le sigue, en el sendero de discipulado y de preparación para la iniciación, un esfuerzo por captar y comprender los aspectos superiores de este proceso mental, y el aspecto voluntad de la vida egoica comienza a ejercer influencia sobre el discípulo. Se abren los “pétalos de sacrificio” y el aspecto del sacrificio sagrado de la vida es revelado en toda su belleza, pureza, simplicidad y en su cualidad revolucionaria.

En el Sendero de Iniciación, la Voluntad Monádica (siendo su reflejo la Voluntad Egoica y su distorsión, la propia voluntad individual) es transmitida por medio del Antakarana, gradual y directamente al ser humano en el plano físico, lo cual produce la analogía superior de esas cualidades que el bien entrenado, aunque cerrado esoterista, denomina antojadizamente: transmutación y transformación. El resultado es la asimilación de la voluntad individual y de la Voluntad Egoica en el propósito de la Mónada, propósito – indesviable e inalterable – de Aquel en Quién vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Esta es la tierra verdaderamente ardiente, pues nuestro “Dios es un fuego consumidor”; la zarza ardiente o árbol ardiente de la vida del simbolismo bíblico. Los efectos de este fuego superior a todos, de esta tierra ardiente, profundamente espiritual, hasta ahora raras veces reconocida, están resumidos en la siguiente frase de la Regla Uno:
La tierra ardiente ha realizado su trabajo.

Aquí pueden surgir malos entendidos. Para la mayoría de la gente la tierra ardiente representa una o dos cosas:
1. Que el fuego de la mente consume todas las cosas de la naturaleza inferior, de las cuales se va dando cuenta.
2. La tierra ardiente del sufrimiento, agonía, horror y dolor, cualidad característica de la vida en los tres mundos, especialmente en la actualidad.

Pero la tierra ardiente a la que se refiere aquí es algo muy diferente. Cuando los brillantes rayos del sol son enfocados sobre un vidrio de aumento o a través de él, se puede producir fuego. Cuando la brillante luz de la Mónada está enfocada directamente sobre la personalidad, por intermedio del Antakarana, pero no específicamente a través del Alma, produce un fuego intenso que consume, en constante y consecutivo proceso, todo cuanto obstaculiza. Empleando otras palabras, cuando el aspecto voluntad afluye desde la Mónada y es enfocado a través de la voluntad de la personalidad (a medida que la mente capta y comprende), destruye como si fuera un fuego todos los elementos de la propia voluntad. A medida que la energía de Shamballa afluye externamente y establece contacto directo con la humanidad (sin ser trasmitida a través de la Jerarquía como habitualmente lo ha sido hasta ahora), tenemos lo que se ha presenciado hoy en el mundo, una conflagración destructora o una tierra ardiente mundial. Cuando el Antakarana de un grupo ha sido correctamente construido, entonces la voluntad grupal individualizada desaparece en la plena conciencia del propósito Monádico, o sea la límpida voluntad dirigida. El discípulo que se prepara para recibir la iniciación debe considerar estos puntos y también deben hacerlo los grupos o ashramas que se preparan para recibirla.

Los Rayos y las Iniciaciones, p.36/7

AAB: “Luego encuentra el camino hacia el ashrama de un Maestro, donde su esfuerzo consiste en … adaptarse a los métodos y planes grupales”. Es decir, descubrir el Plan y entonces utilizar la Voluntad para cooperar con el mismo. No la voluntad personal, que es eliminada cuando se nos dice que tenemos que acomodarnos a los métodos y planes grupales. Todos conocemos el Plan; la cuestión es cuánto utilizamos la Voluntad para hacer ese Plan efectivo. No es fácil utilizar la Voluntad.

Hay tres aspectos de la voluntad: Voluntad Espiritual o Monádica, Voluntad del Alma (voluntad de sacrificio) y voluntad personal. Muchas personas recorren el camino del discipulado por medio de la voluntad personal. Ese algo nuevo que está llegando es este énfasis en la Voluntad. La Mónada ha contactado con la personalidad: Shamballa ha contactado con la humanidad – en ningún caso reflejándose por medio del Alma o de la Jerarquía.

(Leyendo:)
Poco a poco el enfoque y la orientación se trasladarán de la vida astral y del nivel emocional de conciencia al mental y, en consecuencia, al reflejo en el mundo del propósito existente en los tres mundos. Cuando esa etapa ha sido más o menos alcanzada, le sigue, en el sendero del discipulado y de preparación para la iniciación, un esfuerzo por captar y comprender los aspectos superiores de este proceso mental y el aspecto voluntad de la vida egoica comienza a ejercer influencia sobre el discípulo. Se abren los “pétalos del sacrificio” y el aspecto del sacrificio sagrado de la vida es revelado en toda su belleza, pureza, simplicidad y en su cualidad revolucionaria.

Los Rayos y las Iniciaciones, p. 37

AAB: ¿Con qué se identifican ustedes? ¿Con el sacrificio? Debería ser la identificación con el Propósito. Si ustedes realmente conocieran el Propósito no sería sacrificio. Sacrificio viene de una palabra que significa hacer una totalidad, santificar – no santo en el sentido de bueno, sino totalmente, se refiere a la totalidad, a algo completo. Imaginemos que la vida de la voluntad superior, que abarca las iniciaciones superiores, está completamente relacionada con el Propósito, con la total totalidad, con lo totalmente completo, lo que Patanjali denomina “unidad aislada”.

Charla a los estudiantes de la Escuela Arcana Primavera de 1943

Escuela de Estudios Esotéricos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s