Shamballa – Eloy Millet Monzó

Artículo y audio de lectura ponencia de Eloy Millet Monzó, acerca de Shamballa para el encuentro de Convivencia Espiritual en Jaén, los días 15, 16 y 17 de abril de 2011.

Shamballa

Eloy Millet Monzó

1.-El triple objetivo
Numerosas referencias pueden encontrarse acerca de Shamballa, hermosas leyendas y significativas afirmaciones, y entre este diversificado conjunto, nos hemos adherido a lo que Vicente Beltrán pronunció en una conferencia pública, añadiendo dos aspectos a su comentario.

Nos adherimos a su afirmación, porque es la única que nos ha motivado la acción de elaborar este trabajo, ya que en las demás nos hemos informado, que no es poco.

El comentario es:
“Shamballa es donde se revelan los misterios a todos aquellos capaces de comprenderlos y de actualizarlos, …, porque poseen la fuerza espiritual necesaria y no para exhibirla, sino para que sea actualizada”.

Y sus dos aspectos son:
–el cese de la separación entre las creencias sobre Shamballa, atendiendo a lo que puede haber de común entre todas ellas.
–y utilizar los conocimientos actuales para explicarlas, siquiera parcialmente.
Hemos asumido ambos aspectos.
En primer lugar, expondremos una muestra de las diversas creencias acerca de Shamballa, seleccionadas entre muchas, con el ánimo de posibilitar el progresivo desvanecimiento de los hermetismos sectarios, esos que pueden separar a sus creyentes respectivos.

En Shamballa se cree o no, y si observamos al conjunto de lo que creemos, encontraremos términos comunes, tales como seres de luz que viven en dos cuerpos, uno material y el otro no, así como las fuerzas que pueden experimentarse en sus inmediaciones, la estatura de sus habitantes, que oscila entre los tres y los cinco metros, o el mundo subterráneo al que se refieren generalmente y en el que, en su mayoría, ubican a Shamballa.

Hasta hoy, nadie ha podido demostrar nada respecto de su existencia real. Pero, de la misma manera que los seres humanos nos agrupamos físicamente, y formamos comunidades, podrían existir otras agrupaciones motivadas por los sentimientos y la sensibilidad, o por todos los pensamientos, …

Deberá existir un depósito donde nuestros actos, sentimientos y pensamientos permanezcan agrupados, y Shamballa podría ser ese depósito.
Si esto fuese así, la parte más externa contendría todo lo que ya está hecho, con forma material, a lo que tendemos a imitar por la ley de la mínima resistencia, porque es lo que menor esfuerzo nos cuesta, y su interior estaría constituído por todo lo original, por todo aquello que aún no ha adquirido forma ni como acto, sentimiento o como un pensamiento, es decir, por todo lo que todavía no se ha formado en la materia.

Lo externo serían formas materiales construidas, y lo interno estaría constituido por los elementos que van a construir a esas formas.
Podría decirse que lo externo está integrado y lo interno desintegrado.
De ser así, todo lo construido no podría penetrar en el interior de Shamballa. Un pensamiento no puede estar allí donde existen solamente elementos que construyen pensamientos. Estos elementos serían causa, y los pensamientos efecto.
A mayor poder de desintegración, mayor capacidad de captar las causas, de lo contrario, tan solo podrían percibirse efectos.

Shamballa contiene tanto a los efectos como a sus causas, y el efecto es la forma material de una causa.
De acuerdo con lo anterior, nuestros sentidos comunes de percepción nos permiten identificar efectos, y no todos.
Para percibir causas, los efectos han de desintegrarse en sus componentes.
Al perceptor de las causas le llamamos clarividente y no es que no perciba también a los efectos, sino que no los percibe como los demás, porque los ve desintegrados. Por esa razón no se inmuta ante un efecto.

Aquellos que dicen haber visto a esos seres de luz y de tres, o de cinco metros de altura, corriendo velozmente sin apenas mover las piernas, o a esos discos luminosos, desplazándose vertiginosamente por el espacio y sin ruído, o que han percibido a un conjunto arquitectónico y armonioso, resplandeciente y etéreo, al que han denominado ciudad de Shamballa en unos lugares, Kalapa en otros, Bielovodye o de cualquier otra manera y geografía, pueden tener alguna razón, si es que lo que han percibido es algo de esos depósitos, inmateriales e imperceptibles para la mayoría de nosotros, lo que no quiere decir inexistentes.

No encontramos razón alguna para desmerecer las afirmaciones y leyendas existentes acerca de Shamballa, así como tampoco para adherirnos a cualquiera de ellas, sin embargo, si que merece considerarlas a todas, porque podría deducirse que toda la mítica alrededor de Shamballa, pudiera tener un origen común y único, una razón digna de tener en cuenta.

Shamballa – Eloy Millet Monzó

Audio Lectura ponencia:

Ir a descargar

Analogías

Un pensamiento en “Shamballa – Eloy Millet Monzó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s