Teosofía y el Espíritu de la Ciencia – P. Krishna

Artículo traducido al castellano por la Revista El Teósofo de The Theosophist.

Vol. 131 – nº 4 – Enero 2010

Teosofía y el Espíritu de la Ciencia

P. Krishna

El Prof. P. Krishna, ha sido miembro de la S.T. durante muchos años, es Secretario del Centro Educativo Rajghat, Varanasi, de la Fundación Krishnamurti en India.

Aunque la ciencia moderna es de origen relativamente reciente, comenzó con Galileo unos trescientos cincuenta años atrás, hizo rápido progreso y transformó totalmente nuestro modo de vida, en lo externo. Se dice que externamente nuestra vida cambió más en los últimos cien años, que en milenios anteriores, debido al conocimiento científico acumulado en los últimos tres siglos, y su aplicación tecnológica.  Por lo tanto el impacto de la ciencia en la sociedad es muy evidente; el progreso en agricultura, medicina y cuidado de la salud, telecomunicaciones, transporte, computación, etc., es parte de nuestra vida diaria.

A pesar de todo este progreso, el desarrollo consecuente de la tecnología y la industria, ventajas, comodidades y poder que hemos obtenido por este conocimiento, en ninguna parte del mundo los seres humanos son felices, están en paz con ellos mismos, y viven sin violencia. Se esperaba que el desarrollo de la ciencia resultara en una era de paz y prosperidad, pero esto no ha sido así. Por el contrario, si miramos el nivel de violencia en todo el mundo durante un periodo de diez años, desde 1900 a 1910, o de 1910 a 1920, y así sucesivamente, en cada década, en todos los países, el gráfico muestra un ascenso. De modo que, por una parte hay mayor prosperidad –la así llamada globalización- y por otra, ¡hay mayor violencia, dolor, tensión, y enfermedades nuevas!

Krishnamurti hizo la pregunta: ¿Ha habido alguna evolución psicológica en los dos o cinco últimos milenios? ¿Hemos progresado algo en sabiduría o en la búsqueda de la verdad, internamente en nuestra consciencia? La ciencia ha generado tremendo poder; el conocimiento siempre da poder y es útil porque aumenta nuestras habilidades. Pero cuando no tenemos sabiduría y amor, compasión y fraternidad, que son todos sub-productos de la sabiduría, entonces el poder puede ser usado de modo destructivo. Sesenta y cinco por ciento de toda la investigación científica que se lleva a cabo actualmente, está directa o indirectamente destinada al desarrollo de armas, y está subvencionada por el Ministerio de Defensa en cada nación. En el siglo pasado, 208 millones de personas han sido eliminadas en guerras, dato sin precedentes en ningún otro siglo anterior.

Entonces, ¿merece la humanidad tener el conocimiento que la ciencia está generando? Nosotros no les permitimos a los niños jugar con fuego, porque pueden quemar la casa o quemarse ellos mismos. Y, ¿no está la humanidad en este estado, sin sabiduría? Existe odio en nuestras motivaciones, estamos perversamente divididos en grupos: castas, nacionalidad, lengua, religión, etc. ¿Es entonces responsable, que los científicos generen conocimiento, dando más y más poder, sin la sabiduría que permita usarlo correctamente? La responsabilidad desde un punto de vista teosófico es responsabilidad universal. Significa no decir: “Sólo soy responsable de generar conocimiento científico.” Usted también es responsable por toda la sociedad, toda la humanidad, e incluso el planeta.  Vivimos en una era científica, pero ¿qué es lo colosal respecto a la era científica? ¿Hemos usado los descubrimientos de la ciencia para ser más bienhechores, amables y gentiles, para producir mayor prosperidad y paz?

Hemos estado en guerra por miles de años, pero ahora tenemos armas nucleares. Joy Mills dijo en una charla: “Es importante que observe su próximo paso, pero antes de dar el próximo paso, asegúrese de tener una visión de futuro que le de a ese paso la dirección correcta.” ¿Está el conocimiento nuevo, que es el paso nuevo, en la dirección correcta?  Por medio de la ingeniería genética podemos desarrollar un nuevo poder, pero ¿podemos asegurar que usaremos ese poder en beneficio de la humanidad y del planeta en su totalidad? No podemos. Si no podemos, ¿es responsable? Sin embargo, todas las naciones del mundo están gastando tremendas sumas de dinero en desarrollar el conocimiento científico, como si esa fuera nuestra prioridad. Actualmente, ¿los problemas de la humanidad son causados por no tener computadoras o aviones lo suficientemente rápidos? Por supuesto que no. Los problemas existen debido a la falta de comprensión de la vida y al estado psicológico primitivo en el que nos encontramos.

La historia registra que Einstein expresó que si él hubiese sabido que su ecuación E=mc2, que afirmaba una gran verdad sobre la Naturaleza, que la masa es sólo otra forma de energía, sería usada para hacer bombas atómicas y matar a muchas personas en Japón, nunca hubiera hecho esa investigación, ni hubiera publicado sus descubrimientos. Eso es algo que ocurrió en el siglo pasado. Entonces, ¿por qué tenemos la ciencia?

Por supuesto, deberíamos diferenciar entre la ciencia y la tecnología. La ciencia es la búsqueda de la verdad acerca de la Naturaleza. Su propósito no es producir tecnología, sino comprender cómo trabaja la Naturaleza y descubrir el gran orden e inteligencia que opera a nuestro alrededor. Si la Naturaleza fuera caótica, si algunas veces una piedra subiera y otras veces bajara, entonces, no habría ciencia. Pero causas definidas producen efectos definidos, y esa es la razón por la que la ciencia es posible. El científico no crea orden, él meramente lo estudia.  Estamos viviendo en un universo muy inteligente. Un millón de cosas ocurren en perfecto orden dentro de nuestro cuerpo sin ningún esfuerzo consciente voluntario de parte nuestra, pero no hemos descubierto orden en la consciencia, que es virtud, paz mental, amor, felicidad, compasión, libertad de conflictos, ausencia de violencia. Sócrates dijo que sólo existe una virtud, el orden en la consciencia, aunque podemos describirla con diferentes palabras en situaciones diferentes. Y la búsqueda de la verdad y la sabiduría, que es la esencia de la Teosofía, es la búsqueda del orden en la consciencia, y alcanzar la virtud.

Por lo tanto la humanidad ha tenido éxito en la búsqueda de la ciencia, porque ya existe el orden allí. Newton sólo descubrió la gravedad, que ya existía millones de años antes de Newton y seguirá existiendo millones de años más. Las leyes de la Naturaleza son independientes de los científicos. Si usted pregunta por qué la Naturaleza es ordenada, el científico no puede contestar. Sólo puede decir: “Soy un estudiante de la Naturaleza. Observo y encuentro ese orden allí, y estoy estudiando las leyes que gobiernan ese orden.” El tecnólogo toma el conocimiento que descubre el científico y lo usa para hacer armas, o el motor de un auto, o para generar electricidad. La tecnología es un sub-producto de la ciencia, pero la ciencia misma es la búsqueda de la verdad acerca de la Naturaleza.

Antes de Faraday, que descubrió el electromagnetismo, se pensaba que la electricidad y el magnetismo eran dos cosas totalmente separadas. Pero él descubrió que si usted empuja una magneto hacia un cable metálico, se genera una corriente en el cable, como lo muestra la deflexión de un galvanómetro. Después de demostrar esto en un gran salón, alguien le dijo: “Todo esto está muy bien, pero ¿para qué sirve este descubrimiento?” Y él contestó: “Es un bebé recién nacido. ¿Para qué sirve un bebé recién nacido?” Hoy sabemos que ese descubrimiento hizo posible el micrófono, luces y ventiladores, motores y aeroplanos, etc. Pero esa no fue la razón por la que Faraday descubrió el electromagnetismo, él sólo estaba estudiando la Naturaleza.

Los seres humanos usan el conocimiento obtenido por la ciencia y deciden qué tipo de aplicación harán con él. Si hay sabiduría, no lo usaremos con propósitos destructivos. Si no hay sabiduría, somos violentos y egoístas, y usamos el conocimiento de modo destructivo. Muestra la historia que el hombre lo ha usado, y aún lo está usando básicamente para la destrucción más que para construir, llevando a nuestro planeta y a nuestras vidas a un nivel de peligro que nunca antes existió. Los científicos señalan que la tercera guerra mundial será la última, si es que alguna vez sucede. Entonces, ¿hay algo que podamos aprender de la ciencia como teósofos interesados en la sabiduría, en llegar a una comprensión más profunda, acerca de la vida y de nosotros mismos? La ciencia, o el conocimiento científico, no trata con valores en sí, con lo que está bien y lo que está mal, no dice que tú deberías ser bondadoso. Se dice que el conocimiento científico es neutral en los valores. Pero uno debe descubrir lo que se denomina el espíritu científico, porque el espíritu es siempre más importante que la técnica, el conocimiento, o el método en cualquier actividad.

Aunque en la sociedad hemos valorado el conocimiento científico y su aplicación como tecnología, realmente no hemos valorado el espíritu científico, sin el cual está mal llamar a nuestra sociedad, científica. Somos una sociedad no-científica. La ciencia dice que toda la tierra es una, que todos somos ciudadanos de este planeta, pero somos nosotros quienes nos dividimos y decimos “Esta es mi cultura y este es mi país, y trabajaré sólo por esto.” Por el bien de nuestra nación tenemos ejércitos que someten a otras naciones. Todo esto no es científico. La guerra no es científica en espíritu.

Esto también es verdad respecto a muchas cosas en nuestra vida. Existe el espíritu de la religión, que es sabiduría, y existe la forma externa o estructura religiosa: los rituales, el modo de orar, las creencias, etc. Sin el espíritu, los rituales se vuelven huecos, vacíos. Existe el espíritu del arte, que es la percepción sensible de la belleza en la escultura, la pintura, etc., y existe la técnica. Puedes aprender la técnica, pero si no tienes el espíritu, no te conviertes en un verdadero artista. Existe el espíritu de la educación, la visión, y existe la técnica de la educación, dependiendo de si la educación se considera meramente como entrenar a alguien para que se gane la vida, o como medio para deducir todo su potencial. Si no hay visión, la técnica, el método, y los procedimientos son erróneos. El sendero se vuelve mecánico.

Entonces, ¿qué es este espíritu científico? ¿Qué podemos aprender de la ciencia que sea valioso? Para comprender esto, permítanme tomar un ejemplo de la ciencia particular con la que estoy familiarizado, que es hasta cierto grado básica a las demás ciencias, es decir, la física. Comienza con la observación, para comprender cualquier fenómeno en la Naturaleza, se requiere observación cuidadosa, documentación honesta, medición y registro. Entonces, habiendo reunido mucha información sobre el fenómeno, se busca correlaciones entre ellas. A partir de datos hallados empíricamente, se establecen correlaciones entre dos variables, y luego el físico piensa en la realidad subyacente que puede causar esas correlaciones. Eso es lo que el físico llama ‘el modelo’, es decir donde su percepción o su genio se manifiesta, porque tiene que pensar en lo que es desconocido.

Siempre que los científicos hablan sobre teoría, sobre realidad, están hablando de un modelo imaginario de la realidad subyacente.  Actualmente, nadie ha visto electrones girando alrededor de un núcleo dentro de un átomo. Es una conjetura, un modelo de la realidad subyacente. A este modelo ellos aplican lógica, usando las leyes conocidas existentes, determinadas por trabajos previos y la forma peculiar de lógica llamada matemáticas, que es un producto de la mente humana. Y luego, ellos deducen ‘una teoría’, y tratan de explicar todos los hechos observados y también predecir nuevos hechos que no se habían observado hasta ese momento. Luego, nuevamente los científicos vuelven a la observación y hacen experimentos para chequear si sus predicciones son correctas. Si los valores experimentales no concuerdan con los valores previstos teóricamente, entonces modifican el modelo, o lo descartan totalmente y comienzan de cero nuevamente. Es una búsqueda intensa porque no aceptan la realidad como la ven.  Los científicos dicen que existe una realidad subyacente que no es visible, y que la vamos a encontrar. Pero como no es visible, debemos adivinarla, imaginarla, y ese es el modelo.

Generalmente el modelo da resultados aproximadamente correctos, y sólo tienen que modificarlo y hacer modelos sucesivos que son aproximaciones cada vez más cercanas a la realidad. Es una suerte que la lógica llamada matemáticas tenga una aplicación en la Naturaleza. De alguna manera, la Naturaleza sigue a la matemática, lo que realmente es un misterio. Galileo escribió que la matemática es el lenguaje en el que Dios escribió el universo, y parece ser verdad. La matemática, desarrollada por la mente humana, realmente funciona. Einstein pudo hacer doscientas páginas de matemáticas, comenzando desde cierta hipótesis, usando las leyes conocidas de la Naturaleza, y luego deducir que cuando la luz se acerca a una estrella se debe curvar, y calcular cuánto se debe curvar. Cuando veinte años más tarde se pudo lograr el experimento, porque la tecnología había llegado a ese punto, descubren que ciertamente se curva en la medida exacta que él calculó, lo que significa que esas doscientas páginas de matemáticas funcionan en la Naturaleza. Pero si ustedes preguntan: “¿por qué funcionan?” no lo sabemos. Si preguntan por qué existen leyes, no lo sabemos. Si preguntan por qué la Naturaleza tiene orden, no lo sabemos.

De modo que el espíritu de la ciencia es de gran humildad. Comienza diciendo: “No sabemos la verdad respecto a la Naturaleza. Estoy haciendo una presunción, y he descubierto un método por medio del cual puedo probar si esta hipótesis es correcta o no, y hasta qué punto es correcta.” Y así es cómo ha progresado la ciencia, sin aceptar ninguna autoridad. Un joven estudiante puede cuestionar a Einstein, y señalar un error, y Einstein estará de acuerdo y se lo agradecerá: “Sí, usted tiene razón, cometí un error.” De modo que nada se acepta basado en la autoridad. La ciencia exige pruebas, observación, comprobar con experimentos; y la verdad debe ser algo que es universal,  con la que todos se convencen. Por supuesto, se limitan a estudiar fenómenos que son medibles.

Existe mucho en la vida que no es medible. Este es el campo de la religión. Pero hay un número de valores que se heredan, que podemos aprender de la ciencia. Uno, como dijimos, es la humildad. Los científicos no son humildes, la ciencia es humilde. Estimula la observación, impulsa a examinar lo que se observa, a cuestionar, a dudar; y la verdad es la misma para todos. No existe una verdad americana y una verdad india. No existe una matemática india y una americana. O la tierra atrae una piedra y la gravedad existe, o no existe, no puede ser una realidad para los indios y no para los americanos. De modo que es una actividad global, un diálogo entre miles de personas que jamás se han visto, porque ese experimento luego se repite en otro país por otro grupo de científicos. Y escriben los resultados, los publican, y todos los leen. Existe un proceso de diálogo y corrección constante.

Por lo tanto la verdad es global, universal, no es propiedad privada de ningún individuo. Es la misma para todos. Estos son valores que constituyen el espíritu científico. A fin de resolver un conflicto, no se usa la violencia, ni la autoridad. Entonces el espíritu es de no-violencia, de diálogo. También es un esfuerzo verdaderamente democrático, basado en la cooperación, la humildad y el respeto mutuo. Todos los científicos puede que no sean verdaderos científicos si no trabajan con ese espíritu, pero idealmente la ciencia se hace de ese modo. Desafortunadamente, el científico adopta esa política en el laboratorio pero no en el hogar, ni en su vida. Krishnamurti afirmó, “La mente científica es una parte de la mente religiosa, pero la mente religiosa no es una parte de la mente científica.” Para descubrir la verdad respecto a la Naturaleza esta mente científica es competente, el mismo enfoque también es válido para descubrir verdades religiosas. Las verdades religiosas también son universales, no son diferentes para diferentes personas. Ese es el lema de la Sociedad Teosófica, “No hay religión más elevada que la Verdad.”

No hemos visto la verdad, es desconocida para nosotros, pero humildemente podemos inquirir, y dialogar sobre nuestras percepciones, dudar de ellas, y por lo tanto descubrir por nosotros mismos cuál es la verdad.  La Teosofía es esencialmente la búsqueda de la sabiduría, y sabiduría significa ver la naturaleza interna más profunda de las cosas. Eso es precisamente lo que el científico también está haciendo.

Hemos enseñado la ciencia como una técnica, para llevar a cabo nuestro objetivo. La ciencia se ha convertido en el sirviente de la sociedad. El político de modo ilógico, irracional, según sus caprichos decide iniciar la guerra, y los científicos como empleados, lo ayudan a hacer todo lo que desee, lo que su gobierno quiera. La ciencia ya no es la arquitecta de la sociedad, y los estudiantes que están aprendiendo el conocimiento y las técnicas de la ciencia, no se imbuyen de su espíritu.

El mismo error se comete respecto a la religión; no nos hemos imbuido del espíritu de la religión. Cuando realmente nos interesemos por el espíritu, y profundicemos bastante, descubriremos que el verdadero sentimiento religioso y el espíritu científico no están separados. Ciertamente, grandes científicos como Einstein y Shrödinger han llegado al sentimiento religioso por medio de la ciencia, por la percepción de la belleza en la Naturaleza. Cualquiera que sea el aspecto de la tierra o del universo que exploren profundamente, ya sea la mente humana o un árbol, descubrirán una maravillosa perfección. Cuando profundizan, la verdad se vuelve belleza, y la belleza, verdad, y eso también es sabiduría. La comprensión superficial de nosotros mismos, de la religión, del significado de la ciencia, es la enemiga del hombre. Teosofía es ir profundamente, no importa en qué área. En las profundidades, hay sabiduría.

Revista el Teósofo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s