Cómo la Teosofía conduce a la perfección – Navin Kumar

Artículo traducido al castellano por la Revista El Teósofo de The Theosophist.

Vol. 131 – nº 7 – Abril 2010

Cómo la Teosofía conduce a la perfección

Navin Kumar

El Sr. Navin Kumar es miembro de la Rama Blavatsky, y se jubiló recientemente de un cargo administrativo importante en Mumbai.

Cuando miramos a nuestro alrededor, vemos hombres en todas las etapas de perfección; algunos, que de una forma u otra, son más perfectos que los demás. Los registros históricos de toda nación están llenos de hazañas de hombres de genio en todos los variados departamentos de la actividad humana, hombres que en su línea especial de trabajo y habilidad se han destacado sobre el resto. A veces se distinguen por el Amor a Dios y a sus semejantes, como grandes santos; a veces en la comprensión del hombre y la Naturaleza, como grandes filósofos, sabios y científicos; a veces en el trabajo por la humanidad, como grandes liberadores y reformadores. También sabemos de los Hombres Perfectos, a quienes llamamos Maestros.

El Maestro Hilarión nos ha dado las tres grandes verdades, que nos orientan sobre la ‘Perfección’ a la que aspiramos, del modo siguiente:

  1. El alma del hombre es inmortal, y su futuro es el futuro de algo cuyo crecimiento y esplendor no tiene límite.
  2. El principio dador de vida, mora en nosotros y fuera de nosotros, es imperecedero y eternamente benéfico, no se lo oye, ni se lo ve, ni se lo huele, pero lo perciben quienes anhelan la perfección.
  3. Cada hombre es su absoluto legislador, dispensador de gloria u oscuridad para sí mismo, quien decreta su propia vida, su recompensa y su castigo.

Consideremos ahora el mundo en el que vivimos y con el que estamos familiarizados. Al así hacerlo, los tres puntos siguientes nos llaman la atención inmediatamente:

  1. El lugar absolutamente insignificante de nuestra tierra en el vasto universo. Cualquiera que indague los abundantes e interesantes hechos reunidos por astrónomos sobre el Universo físico, aunque sólo sea de modo somero, no puede dejar de sorprenderse por el lugar absolutamente insignificante que nuestra tierra ocupa en este universo infinito, y el sitio intrascendente que cada individuo tiene como un ser físico sobre este planeta. Un corcho flotando en la superficie del Océano Atlántico tiene mayor significancia en términos de espacio físico. Y un insecto pequeño que se mueve en una montaña tiene más importancia desde el punto de vista físico que un ser humano moviéndose sobre la tierra.
  2. La naturaleza del Tiempo como una ola gigante que avanza destruyendo todo a su paso. No sólo seres humanos, sino civilizaciones e incluso sistemas solares, desaparecen en él, constantemente. Nada puede detener esta ola gigante que avanza, en la que los siglos pasan al olvido como en un instante, comparado con la vida del universo.
  3. La naturaleza ilusoria de los objetos entre los que vivimos y nos movemos en el plano físico. Los objetos tangibles a nuestro alrededor no están compuestos más que de átomos y moléculas con vibraciones moviéndose entre ellos, y los átomos y moléculas de nuestro propio cuerpo organizado en la forma de órganos sensorios.

El descubrimiento de esta naturaleza ilusoria e insignificante de nuestra vida ordinaria, sería un emprendimiento sin sentido si no hubiera salida de esta vida. Entonces, sería absurdo privarnos innecesariamente de actividades y placeres superficiales que la vida ofrece, si no hubiera nada mejor esperándonos. Puede ser posible seguir un código ético para tener una vida virtuosa pero estos esfuerzos deben permanecer confinados dentro del estrecho y limitado horizonte de una vida humana breve e incierta. Es difícil esperar que una persona esté preparada para comenzar la larga y ardua tarea de cambiarse completamente a sí misma, a menos que tentativamente acepte las verdades de las Ciencias Ocultas.

Las ideas principales de la filosofía Oculta reveladas por la Teosofía, como en la obra de I. K. Taimni, La Renovación de Sí Mismo, son:

  1. El universo manifestado está enraizado en un Principio Eterno que puede denominarse la Realidad Última, y está más allá de la comprensión humana.
  2. La Consciencia y Poder o Espíritu y Materia no son dos realidades independientes, sino dos aspectos polares de la Realidad Última.
  3. De esta tríada proceden todos los infinitos universos que aparecen y desaparecen en ciclos eternos.
  4. Los innumerables sistemas solares que forman parte del universo manifestado son expresiones de esta Realidad Última.
  5. Todo sistema solar es un mecanismo perfectamente ordenado, gobernado por Leyes inmutables, y es la manifestación de una Inteligencia trascendente llamada Dios o Logos.
  6. El sol físico y los planetas son la parte más densa del sistema solar, en el que existen varios mundos invisibles compuestos de materia cada vez más fina, inter-penetrando el mundo físico.
  7. Todo el sistema solar con sus planetas visibles e invisibles, es un vasto teatro de evolución en el que la vida en sus variadas etapas y diferentes formas, se desarrolla hacia una perfección cada vez mayor.
  8. Todo este asombroso proceso está sucediendo según un Plan definido, presente en la consciencia Divina.
  9. La evolución de la humanidad en nuestra tierra está guiada por una Jerarquía Oculta compuesta de seres humanos perfectos que desarrollaron dentro de sí facultades de las que no podemos tener idea en nuestra etapa actual.
  10. La vida se desarrolla gradualmente, etapa tras etapa, por los reinos mineral, vegetal, animal y humano, cuya evolución continúa incluso después que la perfección de la etapa humana ha sido alcanzada.
  11. Todo ser humano es divino en esencia, contiene dentro de sí todas las cualidades y poderes que asociamos con la Divinidad en un estado germinal, y éstos se desarrollan gradualmente.
  12. El desarrollo de estas cualidades  y poderes latentes, se produce por el proceso de reencarnación, el alma que encarna una y otra vez en distintos países y bajo diferentes circunstancias, para obtener experiencias de todo tipo y luego pasar periodos de descanso en los planos super-físicos para asimilar estas experiencias.
  13. No sólo el físico sino todos los otros aspectos de la vida humana están gobernados por leyes naturales que operan en sus esferas respectivas. Esta ley que lo incluye todo, de causa y efecto que se conoce generalmente como karma, hace del hombre el dueño de su destino y el dispensador de felicidad o miseria para sí mismo.

La mayor parte de este conocimiento llamado Teosofía constituye el verdadero ocultismo y no es como el conocimiento ordinario de la Ciencia que se puede expresar en palabras, y comunicar de una persona a otra. Sus aspectos inferiores pueden ser, sin lugar a dudas, parcialmente comunicados de este modo pero los aspectos superiores están más allá del alcance del pensamiento y es sólo por experiencia directa que una persona puede contactarlos.

No midas con palabras lo inmensurable,

Ni hundas la cuerda del pensamiento en lo incomprensible,

Quien pregunta yerra, quien responde también yerra.

No digas nada.

¿Verá algún observador con ojos mortales?

O ¿sabrá cualquier investigador con mente mortal?,

Velo tras velo se levantará, pero debe haber

Velo sobre Velo detrás.

Todos deben desarrollar sus propias facultades internas y obtener este conocimiento desde el interior. Debe ser entendido claramente que no hay límite alguno al desarrollo gradual de la Vida divina que se manifiesta en el Universo en diversas formas. No existe un lugar donde se pueda decir que la perfección final se ha alcanzado. Sin embargo el Dr. Taimni dice en una de sus obras, que para la etapa humana existe un límite que se puede considerar que marca el límite del reino humano y que se alcanza cuando un Arhat toma la quinta iniciación en el sendero de la Santidad y se convierte en un Jivanmukta, o un Maestro de la Sabiduría.

También es necesario que recordemos que no podemos conocer qué es la perfección hasta que alcancemos esa etapa nosotros mismos, porque las realidades de la vida superior sólo se pueden conocer por experiencia directa y no por una descripción verbal de las mismas, o incluso, el esfuerzo más elevado de la imaginación puede permitirnos conocerlas como realmente son. El Sr. Buddha se expresó del modo referido al hablar de ello.

La Sociedad Teosófica vino a la existencia porque los grandes seres que guían la evolución de la humanidad saben que este cosmos está gobernado por Leyes mentales y espirituales del mismo modo que el universo físico, que la ciencia ha investigado, está gobernado por leyes físicas. Nuestro viaje hacia la perfección, como individuos y como humanidad como un todo, es posible sólo cuando conocemos estas leyes externas e internas, y vivimos en armonía con ellas. Pienso que la Sociedad Teosófica se fundó con el objeto de hacer conocer ampliamente en todo el mundo, estos hechos y leyes que forman el fundamento eterno del universo. Muchos de estos hechos y leyes, respecto a la vida y destino interno del hombre ya se sabían, aunque habían sido olvidados casi totalmente, y necesitaban ser reafirmados y reinterpretados de modo que el hombre moderno pudiera comprenderlos. La Sociedad Teosófica ha estado tratando de hacer lo mejor posible todo esto, con el conocimiento limitado disponible y las restricciones de los miembros que constituyen su cuerpo. Porque como es bien conocido que sólo una muy pequeña parte del conocimiento que se conoce como Ocultismo, y que está bajo la custodia de la Jerarquía Oculta, puede ser dado a conocer.

La Sabiduría Teosófica está disponible para nosotros en forma de libros publicados por los líderes del movimiento teosófico. Tenemos Isis sin Velo, La Doctrina Secreta, El Mundo Oculto, Buddhismo Esotérico, Las Cartas de los Maestros, Los Maestros y el Sendero, Las Vidas de Alcyone, El Hombre: de dónde vino, cómo y hacia dónde va, El lado oculto de las cosas, Las Leyes de la Vida Superior, La Voz del Silencio, Luz en el Sendero y A los Pies del Maestro, para mencionar algunos de los libros más inspiradores. Leer y meditar con la ayuda de estos libros desarrolla en nosotros el poder del Discernimiento, respecto a qué es real y qué no lo es. El próximo paso debe ser en la dirección de la Carencia de Deseos, Buena Conducta y Amor. Cuando se hace un esfuerzo en este sentido, crece lentamente la percepción de que es la Ley del Deber y la Ley del Sacrificio, las que deberían gobernar nuestras vidas, si se ha de obtener paz y plenitud. En este sentido la Teosofía nos da indicios para llevar una vida superior y así hollar el sendero que fue hollado por los Seres Perfectos. Podría abrirse una guía directa e inspiración de los Maestros para los más honestos y diligentes en sus esfuerzos entre algunos de nosotros, y que se ofrecen como buenos canales para sus influencias, a fin de llevar a cabo las tareas necesarias para el Plan divino de Evolución.

Todo nuestro progreso es un desenvolvimiento, como el pimpollo en las plantas. Primero tienes un instinto, luego una opinión, más tarde conocimiento, al igual que la planta tiene raíz, flores y frutos. Confía en el instinto hasta el fin.

 Ralph Waldo Emerson

Revista el Teósofo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s