Serena Expectación – Recopilación temática (VIII) – Vicente Beltrán Anglada

Recopilación de las expresiones “Serena Expectación” a través de los libros y conferencias de Vicente Beltrán Anglada.

…es lo que se dice en los libros búdicos, dicen: “El guerrero perfecto vence sin luchar”. Claro, estamos tan acostumbrados a luchar que cuando no hay lucha perdemos la noción de que somos nosotros y volvemos con sensación de sobresalto sobre nosotros mismos, porque el Agni Yoga empieza en este punto crítico de afrontar aquella situación, y yo le llamo a esto serena expectación, por eso, si estás sereno y expectante estás bien, y a veces estamos dentro de ese estado, y nos separamos cuando queremos hacer noción de esto y nos decimos, “pero bueno, ¿qué me pasa?”, y entonces estamos perdidos, es tan sutil.

Interlocutor.– A ver si yo me aclaro en ese punto. O sea, tú has hablado, y yo lo he captado siempre, como que si cuando hablas de la atención -me parece maravilloso cuando hablas de la atención- es como hacer el Agni Yoga, pero ¿qué empieza primero, a través de la atención llegas al Agni Yoga, o ya estás en el Agni Yoga, o es porque ya estabas en el Agni Yoga y empiezas a tener esa gran atención?

Vicente.– Es que la atención, yo creo que parte ya del Raja Yoga –la mente– entonces, cuando la atención se ha hecho automática, es decir, cuando la atención es sin esfuerzo. Mientras haya esfuerzo hay disciplina, y si hay disciplina no puede haber Agni Yoga porque el Agni Yoga es la cesación de la disciplina. Ahora bien, ¿cómo se desarrolla un órgano? Por el esfuerzo. Bien, entonces hablo de la atención como un esfuerzo preliminar para alcanzar los primeros estados de Agni Yoga, entonces se produce un silencio expectante y ya estamos, sin darnos cuenta. Ése es Agni Yoga.

Además, fijaos bien, el corazón tiene doce compartimentos, esotéricamente hablando. El chacra del corazón tiene doce pétalos, y cada uno de los doce pétalos viene marcado por una constelación donde trabaja Hércules, que es el hombre, el símbolo del hombre, el discípulo. Hércules es el discípulo perfecto que ha sido perfecto en cada una de las constelaciones del Zodíaco, o de los signos del Zodíaco. Fijaos bien, si empezamos a iniciarnos en la atención, cada cual según su propio signo astrológico, la atención del cuarto Rayo varía sensiblemente de acuerdo con el del segundo, entonces, sintetizando, Agni Yoga es el yoga del corazón, es el yoga de síntesis, es el yoga de fuego, porque el único que tiene una antorcha para quemar esas cosas es Hércules, es el discípulo interno cuando ha creado el antakarana. Por eso cuando se ha creado el antakarana se produce un silencio expectante. Cuando hablamos de esos temas, entonces, cada cual, según el Sol donde está el día que nació y según su Ascendente, elabora ya el nivel de la atención hacia dos cosas: Primero, equilibra dentro de sí el Sol con el Ascendente, se crea una síntesis. Hasta aquí había una discusión, porque siempre que hay un esfuerzo y una lucha es que el Sol del nativo está luchando con su propio Ascendente. Hay veces que es su propio opuesto, hay veces que es complementario, a veces es igual pero que en todo caso siempre llega a un ajuste de energías entre el Sol y el Ascendente, hablando en términos astrológicos. Yo no sé astrología, pero lo veo claro. Entonces, el proceso es que la atención, de la cual estamos hablando, cada vez que nos ponemos en atención y estamos en silencio, eso es porque el Ascendente y el Sol se han puesto de acuerdo, no hay lucha. Y siempre que hay lucha en el discípulo, en el iniciado, porque hasta la 3ª Iniciación hay lucha, o en cualquier aspirante espiritual o en la gente corriente, es porque hay una discusión, hablando esotéricamente, entre el Sol y el Ascendente, que es su opuesto en este caso, o es su complemento cuando están muy unidos, porque puede ser el equilibrio perfecto. Entonces, cuando llega el nativo -vamos a hablar en términos astrológicos- a hacer una atención tan formidable que una, que unifique, que restablezca el equilibrio entre el signo dentro del cual has nacido, entre el día que has nacido y la hora en que has nacido, se está creando una síntesis. Se llama también de síntesis este yoga, se va a hacer un buen trabajo dentro del corazón. Es uno de los trabajos de Hércules. Si en una sola vida lo terminas pasas al segundo signo, ¡y tienes que dar doce vueltas al Zodíaco de tu propio Corazón!, que es la representación simbólica de las doce constelaciones zodiacales. Fijaos bien, vamos a buscar ejemplos: las Doce Constelaciones del Zodíaco, los Doce Hijos de Jacob, las Doce Constelaciones Siderales que están unificadas en los Doce Pétalos del Corazón, tenemos los Doce Discípulos de Cristo, Cristo en el centro. El centro es el chacra final, es el Loto en el Corazón, es el Loto en el centro del Corazón.
Barcelona, 26 de Marzo de 1981 – Sobre el Yoga y las Disciplinas en la Nueva Era

La atención disuelve los residuos del pensamiento, y es lástima que haya tenido que dar una vuelta tan larga para llegar a algo que siempre hemos dicho aquí. Pensamos en fracciones de tiempo y desconocemos el valor del espacio, entonces a medida de que el tiempo se vaya reduciendo por la atención, al ser el espacio más grande y dilatado sabremos de hechos y de acontecimientos que están más allá de la concepción de los sentidos conocidos, porque cuando la mente está completamente serena es cuando puede penetrar la verdad o penetrarla la verdad. No es que tenga que penetrar la mente dentro de la verdad sino que es la verdad la que se sumerge dentro de la mente que está en silencio, que está serena, que está apacible, que está expectante. Expectación es la técnica de la Nueva Era, y ¿qué es expectación?, es una atención serena pero al propio tiempo profunda. Cuando analizamos un hecho profundamente, con serenidad, con esta atención inmensa, entonces sabemos lo que es la paz y la plenitud, no la paz y la plenitud de la mente sino la paz y la plenitud del Yo que es la Verdad, que es la Vida, que es el Camino. Somos nosotros, ¿verdad? Al desaparecer toda noción de tiempo y al progresar por estas inmensas oquedades del espacio empezamos realmente a conocernos a nosotros mismos: creíamos que éramos una cosa y ahora resulta que somos otra. Habíamos crecido al amparo de las formas, (pero) nos encontramos ahora en un océano sin formas, y ¿cómo podremos adaptarnos a aquello que desconocemos si ahora, aquí y en todo momento no empezamos a estar atentos? Atención no a un tema que les guste o que les apasione sino (que se aplica) a cualquier hecho, a cualquier circunstancia que esté a nuestro alcance en todo momento. Veremos entonces que existe no una reflexión, no un juicio, no un análisis, no un razonamiento o un discernimiento, existe una vivencia, ¿podemos distinguir entre la vivencia y lo que es el razonamiento? Lo que decíamos antes, sabemos mucho pero vivimos poco.
Barcelona, 11 de Abril de 1981 – Transmutación Química y Humana

Pero, cuando el problema es psicológico, lo cual significa que no solamente se da la enfermedad sino la preocupación por la enfermedad o la preocupación por la sensibilidad que surge de la propia enfermedad, entonces habrá que buscar el remedio directo por el espíritu y la persona deberá polarizarse a niveles superiores para poder comprender el alcance de su acción y la manera de remediar sus necesidades, y ahí es donde surge aquel estado de conciencia que yo denomino de expectación profunda ante el devenir de los hechos y circunstancias que crean el problema. Bueno, hablamos de la enfermedad pero puede ser aplicado a cualquier tipo de problema, y todos nosotros tenemos problemas. Por lo tanto, lo que dice el amigo va para todos, porque todos tenemos problemas en uno u otro nivel, pero me pregunto también si realmente enfrentamos el problema frontalmente, es decir, sin miedo, o bien el miedo nos inhabilita al extremo de que incapaces de esta decisión de base busquemos el remedio ancestral o lo que nos ha gestado la tradición a través del tiempo. Y para hallar el remedio adecuado existe una atención que no es lucha, que no es resistencia sino que es una observación serena de todo cuanto va surgiendo, porque bien mirado ahora estáis observando atentamente, estáis atentamente enfocados hacia una dirección definida y la calidad de vuestra intención hace que sintáis que la mente va desapareciendo y que por efecto de que la mente va desapareciendo el problema prácticamente ya no existe.

Si podemos resolver el pequeño problema cotidiano, con o sin meditaciones, habida cuenta que la meditación es esta fuerza potente de la mente observando los acontecimientos con mucha atención y con mucha expectación, con mucha intención espiritual en cada uno de los átomos de nuestro ser, veremos cómo la vida llega un momento en que carece de problemas, volviendo al principio que el tiempo se va haciendo cada vez tan pequeño, tan pequeño que solamente queda plenitud en nuestra mente, todo es espacio, pero el espacio de la mente queda dinamizado por algo superior, que es el Propósito de la propia Divinidad, por el fuego místico del Propósito o por la Paz de los altos lugares. Y esto podemos hacerlo ahora, aquí, y no esperar a mañana o después, o a la próxima vida, porque es lo que hacemos siempre, hay tiempo…, hay tiempo… claro el tiempo existirá mientras hagamos conciencia de él, y el tiempo es necesario hasta que deja de serlo, como el juguete para el niño que cuando crece deja los juguetes y busca cosas más de acuerdo con su edad.
Barcelona, 19 de Abril de 1981 – El Conocimiento Intelectual

Bien, pues todo esto hay que tenerlo en cuenta porque cada día la Jerarquía irá penetrando el espíritu del hombre para que comprenda este mundo oculto que, en nuestra limitada esfera de observación, consideramos muy lejano y que sin embargo está tan cerca que muchas veces nos hallamos en sus manos directamente. Y aquí hemos tenido fenómenos dévicos sin darnos cuenta, y cuando hemos empezado a crear silencio ya había aquí una presencia dévica de gran importancia que dejaba el ambiente casi en silencio sin esfuerzo de nuestra parte. Es decir, que yo no podía allí cuando se hablaba de devas hablar de que el silencio está muy relacionado con el mundo dévico, primero porque quizás como no me conocen tanto creerían que estoy divagando, haciendo algún acto de romanticismo en el mundo de la conciencia, pero esto no es verdad. Es que cuando a la persona le hablas de expectación le hablas de un contacto dévico, cuando hablas de atención hablas de una formulación de conciencia mirando los acontecimientos que se van proyectando. Entonces, cuando se produce un acontecimiento y no le ofreces resistencia, que ha sido el campo de batalla de estos días, hay una entidad dévica detrás de esta voluntad tuya, y a medida de que se va afianzando esta voluntad se convierte en un hábito, el acto de contemplar, el hábito de estar en continuo y perpetuo estado de atención, esto es algo que viene provocado por la voluntad del hombre de resolver un problema y la voluntad del deva de que este problema sea resuelto. Lo mismo que hay quien puede producir el milagro de la lluvia hay quien puede producir el milagro de la expectación, pero tras el milagro de la expectación y el milagro de la lluvia siempre hay ángeles o un grupo de ángeles, o de devas.

(Cristo) no tenía necesidad de imponer manos, se trata de una irradiación, cuando hay un campo magnético limpio y puro se produce una curación espontánea, no se tiene que preocupar. Fijaos bien, un hecho que podéis reconocer: antes de empezar había un silencio expectante, eso es Taumaturgia. Si cuando estamos en ese aspecto de silencio nos dejásemos llevar sin preguntar ni decir nada veríamos lo que es la curación taumatúrgica. Está más allá de la ciencia médica y de la ciencia psíquica y de la psicología, está en el nivel búdico y todo lo que hemos dicho estos días con gente sencilla es hablar del plano búdico nada menos, y la gente lo sentía. Por tanto, la curación del taumaturgo no se trata de un fenómeno voluntario, puede hacerlo una persona completamente desapegada de los valores temporales y armado con las verdaderas armas del iniciado: la compasión, como siente compasión por todo está curanto a todos, no es el médico que va a curar. El taumaturgo lo es porque es un ser que está tan integrado espiritualmente que la mente solo funciona a impulsos eléctricos [corte de sonido] …, late en su corazón, por lo tanto, está curando por irradiación, es como una explosión en cadena, y las personas que entran en contacto con esta persona se sienten estimuladas, y si son de buena voluntad se sienten fortalecidas y también curadas hasta el punto de que expulsan gran cantidad de átomos negativos y penetran gran cantidad de átomos positivos, digamos, más sutiles, búdicos, que le convierten en un pequeño taumaturgo, y así es la explosión en cadena aplicada al mundo de lo psíquico en el ser humano o a la radiación magnética del ser humano, porque la luz es un fenómeno de radiación y todo cuanto hace el ser humano. Ahora bien, igual puede ser una radiación pequeña a través de un pequeño campo magnético oscuro y lleno de complejidades o de un taumaturgo que te puede abarcar considerables extensiones del espacio debido a la poca frecuencia del tiempo, porque no tiene conciencia del tiempo, entonces curará porque tiene esta fuerza en su interior, no curará porque diga voy a curar que es lo que hace el curador, el taumaturgo cura sin necesidad de pensar que va a curar, esta curando constantemente. Ahora, fijaos bien a dónde vamos, que nuestro aspecto como grupo es curativo porque hay una especie de taumaturgia cuando estamos en grupo, una taumaturgia que si todos tuviesen la habilidad de encauzar generaríamos milagros científicos de orden trascendente.
Barcelona, 23 de Abril de 1981 – Analogía Astrológica del Ser Humano

Pregunta: …y recuerdo aquellas palabras —creo que era Sócrates—, que le dijeron: “¿Si no fueras sabio que quisieras ser?”, y él dijo: “Ser oportuno”.

Vicente.— Ser oportuno, no se puede ser oportuno si no se es expectante, estar muy atento, fijaos bien. La oportunidad es sabiduría, ¿por qué es sabiduría?, porque todo el ser está atento a una sola cuestión, y aquella cuestión es siempre la cuestión que tenemos delante, ahora estamos aquí, la primera cuestión es ésta.

Por qué crees que presento yo no solamente la explicación técnica sino también la raíz práctica de la cuestión. Una persona que viva sometida a una atención sin tensión, atención normal y expectante, no tiene porque preocuparse se desarrollan todas las células. Cuando estamos en silencio —y esto es una verdad— eliminamos karma, el karma está conceptuado dentro del campo analítico como aquellos átomos pesados que se han introducido a través de las diferentes crisis del diario vivir. Cuando estamos en meditación, sin darnos cuenta, por este hilo del antakarana que hemos formando, están penetrando dentro del cuerpo unos átomos más ligeros que los conocidos, que pertenecen a otra dimensión. Hemos hablado del misterio del átomo de hidrógeno, pero, ¿qué pasa después del átomo de hidrógeno?, ya empieza la serie de elementos químicos que corresponden al plano astral o a la cuarta dimensión, pues entonces, conforme van penetrando a través del antakarana construido los elementos químicos pertenecientes a la quinta y a la cuarta dimensión, su campo etérico están produciendo una catarsis —catarsis es una limpieza— en todo el cuerpo etérico, entonces, como que la enfermedad siempre es un peso que gravita sobre la personalidad, sea cual sea la enfermedad y con las meditaciones estamos previniendo enfermedades, entonces, al introducirse estos gérmenes en nuestro cuerpo físico, se eliminan los otros y aquellos se disuelven en el éter, es como una especie de desintegración atómica, desaparecen ya en forma de energía y vuelven al caudal de donde proceden a engrosar el cupo de los elementos químicos que pertenecen a su campo atómico, estamos hablando científicamente, entonces, también hemos explicado lo que es la ley de gravedad, lo que es la levitación y lo que es la ascensión cuando se está iniciado a un nivel superior.
Barcelona, el 30 de Abril de 1981 – Naturaleza y Misión de los Ángeles Solares

Hiltrud.– Si es una cosa bien clara y determinada ya no lo vuelves a repetir, pero si precisamente las cosas que normalmente te pasan son cosas que vienen dadas por nuestra natural forma de ser, por eso que llevamos dentro del Zodíaco con nosotros, con nuestras tendencias; lo que quiero decir es que no basta con decirlo si no lo haces, porque esto está tan dentro de ti que lo podemos hacer ahora y otras treinta y tres veces más hasta que puedas llegar a no hacerlo.
Vicente.– Bueno, aquí hay una cosa; hay una rudeza de principios dentro del ser, hay unos estratos de adherencia tan grandes que no se puede esperar el triunfo enseguida. Pero, seamos conscientes de algo, que si empezamos a limar las asperezas no será empleando la lima, porque hay una resistencia en el material, hay que hacerlo de una manera tan sutil que aquellos estratos que pertenecen al elemental constructor que van adquiriendo más posibilidades, que no se dé cuenta y se sientan tan dulces y no creen fricción, y eso es la atención. La atención lima de una manera tan suave que ni se da cuenta, está contento, porque como no lo martirizas, el gobierno pero sin opresión, gobernar sin oprimir, o lo que yo expreso cuando digo: la serena expectación. Estar serenamente expectante, una cosa se puede contemplar de muchas maneras, pero la verdadera es la atención sin reacción, o la observación sin adherencia, sin aplaudir ni condenar, a ver si podemos evitar que seamos contendientes de uno u otro bando cuando hay una guerra. Así que fijaos si es sutil la tarea de la atención.
Barcelona, el 14 de Mayo de 1981 – Historia de la Humanidad y la Jerarquía

Entonces, para recibir dignamente las energías, (porque) yo creo que están aquí estas energías (de Wesak), para abrirnos dignamente a ellas debemos vivir en forma muy abierta, muy serena, muy expectante. Naturalmente, no sólo pensando en las energías simplemente, pensando en los demás seres humanos, qué importa para nosotros que estemos pensando en las grandes constelaciones con su fuerza inmensa, con toda la inmensa plenitud que significa la evolución de sus grandes Logos cuyas energías estamos tratando de canalizar aquí en la Tierra, si el hombre no está abierto a ellas, si el hombre no está preparado, si el hombre hace resistencia.
La de la luna llena, que como ustedes saben, es un foco central de la Jerarquía aquí en la Tierra para canalizar las fuerzas de Shamballa. Y el término místico de Shamballa, ¿qué es lo que podemos decir? Es decir, que cuando hablamos de Shamballa, esotéricamente, estamos refiriéndonos a un centro de nuestro planeta que es el más elevado e incluyente, es la sede de aquel Ser a quien se llama el Gran Kumara, Sanat Kumara, que es el que precisamente está guiando los destinos de la… obra magnífica en todos nosotros y todos los reinos de la Naturaleza viven, se mueven y tienen el ser. Así que cuando hablamos de una meditación de luna llena de esta tremenda importancia, lo primero que se le está pidiendo al aspirante es que abra sus centros, que no sea reflexivo sino intuitivo, que no esté pendiente de un razonamiento.
Naturalmente, para prepararnos para recibir aquello que todavía no ha sido revelado, se han creado las grandes avenidas de la expectación, de la serenidad, de no estar esperando sin impaciencia tratando de recibir aquello para luego expandirlo, porque nuevamente no se han… las energías, ya sean las búdicas, las más próximas del mes que viene, que serán las del Cristo, o las que pasaron ya bajo la constelación de Aries, que fue la de Pascua, y que todo el mundo celebra, lo que pasa es que no se da cuenta. Se da un significado pagano todavía, se ha perdido el espíritu religioso que poseían los primeros cristianos, y que poseían los grandes discípulos del pasado. Pero hay que interiorizar todas estas cosas, y hay que darnos cuenta de que todo cuanto está aquí es para nosotros. Es la herencia (nuestra), no podemos disputarnos la herencia divina como hacemos con la herencia humana, cuando existen estas luchas para aquellos bienes que todos queremos poseer, sin darnos cuenta que aquello tiene que dejarse ahí, desaparecer hundido en el fondo de la tierra. Pero, estamos pensando en términos cósmicos, y todo cuanto estamos tratando de atraer a nuestra vida humana es de origen divino, por lo tanto, yo les rogaría mientras dure la invocación, mientras dure la meditación, de mantener este espíritu de expectación. Que la mente no razone, solamente se limite a percibir internamente, a que vaya penetrando sutilmente, que se produzca una paz, un silencio, un orden, una armonía, yo creo que es la mejor prueba de devoción que podemos dedicarle al Señor Buda, esta expectación serena.

Vamos a continuar la meditación entonces. Voy a realizar más de una meditación por la tremenda energía que se recoge en el ambiente, por aquello que decíamos, el poder invocativo del propio ser. Podemos hacer una excepción, porque hemos hecho una meditación y repetiremos otra con toda tranquilidad, siempre y cuando guardemos la prevención que había dicho anteriormente, de que la mente esté completamente abierta, expectante, sin razonamiento, porque es el razonamiento la resistencia que se está oponiendo a las energías; entonces, si la persona está abierta a las energías de esta manera, sin condición alguna, sin cualidad mental, sin formas, sin imágenes, entonces, no hay motivo para hacer una, dos, tres, cuatro, cinco meditaciones, o estar meditando todo el día. Es este estado, esta actitud del alma de estar expectante a las energías, por lo tanto, no habrá peligro. El peligro existe cuando la persona está frenando las energías, está, digamos, en la disciplina meditativa o en el plan meditativo, con una mente discriminativa tratando de tratar valores, de recordar hechos, o bien de formular algún discernimiento sobre lo que está ocurriendo. Entonces, si no tenemos ninguna prevención contra lo que va viniendo, cuando no hacemos resistencia entonces queda un estado de quietud. Este estado de quietud está más allá de lo que llamamos técnicamente meditación, es un contacto con la propia Divinidad. Así, continuemos con la meditación.
Barcelona, 19 de Mayo de 1981 – Buda y el Festival de Wesak

Y, si lo aplicamos a nuestro pequeño universo físico, podemos decir que en el subplano atómico de nuestro plano físico, hay, también, una representación del plano ádico con unos pequeños átomos que no tienen carga alguna de anus y, naturalmente, vamos a ir más adentro todavía. Cuando estamos aquí, en meditación, en recogimiento, con expectación, liberamos átomos pesados y vamos introduciendo átomos de hidrógeno. ¿Se dan cuenta de que pesan menos?, pues es que esta maravilla se está realizando como alquimia natural. ¿Por qué levitaban los santos?, porque la cantidad de átomos de hidrógeno que habían absorbido mediante la meditación, mediante el acto de adoración, habían eliminado átomos pesados y habían dejado solamente átomos puros, y era solamente un momento, si no, habrían pasado la vida viajando por el espacio, pero en aquel momento habían adquirido la facultad de elevarse por encima de la materia, que es lo que hace el átomo de hidrógeno y, en parte, lo que se persigue en Agni-Yoga es que pesemos menos, pero no en el cuerpo físico, ¿verdad?…(risas)… internamente, ¿eh?, en el plano emocional y en el plano mental, pues, entonces, vamos a salir de una manera tan transparente que cada vez que nos acordemos de esto vamos a pesar menos. Es una Ley.

¿Podemos aplicar esta no-reacción a todas las cosas de la vida? Es la culminación del Yoga. Por esto, cuando estamos viendo las cosas sin apego y con desapasionamiento, y sin afán de crítica, automáticamente se produce un silencio interior, y una fuerza tremenda que nos eleva más allá de nosotros mismos, pero hay personas que tratan de recuperar la mente, y cuando tratan de recuperar la mente, prácticamente ha desaparecido la plenitud. Bueno, pues entonces, sabiendo esto, es mejor que vayamos viviendo sin recuperar la mente… ¿es que no dejaremos de pensar? Vamos a eliminar las modificaciones del pensamiento, pero no la fuerza del Pensador, que se expresa como facultad de pensar. Podemos establecer la distinción entre el Pensador y la facultad de pensar, y entre la facultad de pensar y la mente, y entre la mente y el pensamiento, y entre el pensamiento y el cerebro, pues todo eso va concatenado de una forma tan misteriosa que al mover el cerebro movemos la mente, movemos el Pensador, y lo movemos todo, y lo que hay que hacer es que exista un equilibrio tan tremendo que todo se refunda en una sola síntesis, y esta síntesis…ustedes lo están demostrando, es esa expectación.

El Satori, el Nirvana, y el Reino de los Cielos, es lo mismo, desde el punto de vista de la persona en cualquier momento del tiempo y del espacio. El Zen, practica el desapego y el equilibrio, por lo tanto, está dentro de la línea perfecta del Agni-Yoga. Ahora bien, como usted sabe, han salido pseudo practicantes del Zen que han destruido la finalidad del Zen, como han salido los seguidores de Krishnamurti, que no habiendo comprendido su mensaje lo han destruido, y han destruido o tratan de destruir al propio Krishnamurti. También ocurre con el Nirvana de Buda, o con el Samadhi, que es lo mismo. Por lo tanto, todo es lo mismo. Entonces, si en grupo pudiésemos mantener un grado de expectación, podíamos decir que estamos practicando el Satori, o estamos desarrollando el Satori, que es la culminación del Zen, o que estamos practicando esta expresión nirvánica de la Naturaleza, en la cual no existe ni lucha ni conflicto, o estamos llegando a un nivel en donde no hay fronteras y, como que no hay fronteras, no puede haber la resistencia de Dios, porque la resistencia de Dios siempre choca con las fronteras impuestas por Su propio Ser. Lo interesante, a mi entender, es si podemos llegar a un punto de comprensión, sea cual sea el yoga, Agni-Yoga es un nombre también, dense cuenta. Yo hablo de un estado que está más allá de un estado, porque una cosa es un estado de conciencia y otra cosa es una conciencia sin estado. Lo que estamos haciendo aquí es practicar una conciencia sin estado, lo cual significa que no hay modificación mental, no hay nada que reaccione contra la mente. Estamos unidos, compenetrados. Estamos estableciendo las bases correctas de una sociedad nueva y más justa.

Todos los complejos psicológicos son reacciones, son luchas dentro del inconsciente, porque el ser humano se está aplaudiendo con él, y como que no existe una perfecta evaluación, un perfecto equilibrio de valores, aquello queda como algo que no ha sido consumado y es un fermento de luchas y conflictos posteriores. Pero, si se examina cualquier problema, como usted, hablo de usted, pero todos tenemos esos problemas. Lo examinamos atentamente, con expectación, y nos damos cuenta que no tiene importancia, no tiene la importancia que le asignábamos, porque aplaudir es establecer una resistencia, y el condenar es establecer otra resistencia. ¿Qué pasará cuando nos situemos en el centro del aplauso y de la condena? ¿Surgirá algo nuevo?, algo que está más allá de la mente, y entonces el problema no existirá porque no encontrará argumento donde identificarse. Traten de hacerlo. Parece difícil, pero todas las cosas difíciles son fáciles, solamente hay que verlo claro. La comprensión es básica, no podemos eliminar ningún problema si el problema no es bien comprendido, no es completamente examinado, no es atentamente considerado, sin temor, y veremos que al no haber temor no existe ninguna lucha, no existe fricción y, por lo tanto, no puede existir sufrimiento.
Madrid, 21 de Mayo de 1981 – Los Preliminares al Agni Yoga

Serena Expectación – Recopilación temática

Sabiduría Arcana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s