Serena Expectación – Recopilación temática (VII) – Vicente Beltrán Anglada

Recopilación de las expresiones “Serena Expectación” a través de los libros y conferencias de Vicente Beltrán Anglada.

Interlocutor.— Yo quería preguntarle sobre una cosa que dijiste ayer, en relación a las ventajas que se obtienen cuando uno está expectante. Claro, yo creo que estar expectante, uno lo puede hacer, pero todo lo que uno quiere, porque, por ejemplo, yo puedo hacer un intento y a lo mejor me lo propongo para todo el día y al poco tiempo se me ha olvidado, y me vuelvo a acordar a la hora, ¿cómo se puede llegar a conseguir esto, estar expectante instante a instante?
Vicente.— De la misma manera que un relámpago debe acercarse a la luz perpetua a fuerza de insistir sobre sí mismo. Es decir, si nos cansamos, hay que volver a lo mismo; si una persona está distraída y de da cuenta de que está distraída, ya está atenta. Lo que pasa es que es volver siempre a la atención. Si estamos singularmente, profundamente atentos, llega un momento en que la atención, la expectación se hace correcta, completa y continuada. Además, como les decía, no hay que acogerse a disciplinas demasiado estrictas, porque la disciplina es la muerte de la pureza y donde hay pureza no puede haber disciplina, ¿verdad? Entonces, hay que partir de la base de una gran humildad. Somos humildes ¿verdad?, o tratamos de serlo. Usted reconoce que no está todo el tiempo expectante, lo cual significa que usted está andando dentro del camino de la expectación, no será como aquello si no está expectante, yo estoy expectante, está el hombre tranquilo y no está expectante… (Risas)… está simplemente educiendo un modo de ser, un modo de decir y todo el mundo se vanagloria, incluso los espirituales…

Y yo digo que, en tanto la mente esté persiguiendo un objetivo, que es falta de pureza, no encontrará la verdad ni de su vida ni de ninguna vida, ni podrá tener un conocimiento de tipo trascendente, ni podrá saber lo que es la iniciación. Porque la iniciación es algo tan sencillo y la hacemos tan complicada que, naturalmente, no podemos ser iniciados. Naturalmente que si siempre estuviésemos en este plan de expectación habría una revelación, habría una adaptación a la trascendencia del propio Dios en nuestro corazón y, entonces, quizá, sabríamos lo que es la fraternidad y lo desconocemos todavía, conocemos el término y se han escrito historias. Yo me acuerdo que en una conferencia en la Universidad de Ginebra, un señor estuvo hablando cinco horas del silencio, (risas) yo me estaba durmiendo. Para darse cuenta de cómo puede ser pervertido el ideal, cómo puede ser pervertida la verdad. Bien, hablar del silencio, claro, ya está, estás hablando del silencio.

Naturalmente, hay técnicas y son necesarias debido al estado de la humanidad, debido al estado de la mente y porque a la persona le aterra el misterio de su propia soledad y una técnica es algo que la persona utiliza como subterfugio para escaparse de su propia soledad. Y, naturalmente, yo hablo desde el punto de vista de que me he liberado de la técnica y comprendo que hay puntos de vista, que hay gente que necesita la técnica. Y yo digo, si la persona busca un objetivo, tendrá que acogerse a una técnica de acuerdo con este objetivo y, por lo tanto, habrá siempre el riesgo de una lucha entre las distintas técnicas o entre las distintas disciplinas, porque cada cual estará creyente de que su técnica es la superior. Y esto ocurre con los ideales, con los credos, con las religiones. Y es correcto que exista, dado el presente estado del Kali Yuga de la humanidad. Pero, por otra parte, hay una corriente acuariana del séptimo rayo —y soy muy específico en esta cuestión— que trae como consecuencia un ritual al cual no estamos acostumbrados. Y es el ritual marcado por la expectación serena de los hechos, porque no podemos suponer que esto… y, por lo tanto, la disciplina que corresponde al séptimo rayo es la expectación, la atención. Porque, la finalidad del séptimo rayo es reflejar el primero de síntesis, y ahí hay un misterio, el misterio del Óctuple Sendero de Buda, que son el séptimo más el uno y aquí hay que extremar mucho, vaciar mucho la mente para llegar a esta conclusión. Pero, si aceptan que aquí estamos educiendo una técnica diferente, una técnica que pertenece a la propia trascendencia y no a la inmanencia del ser, pueden reconciliar esta aparente paradoja, de que exista alguna persona que precise una técnica o de otra persona que no precise técnica.

El Maestro San Germán, apoyándose en la fuerza de los tiempos presentes, en la entrada por primera vez en la historia planetaria de la fuerza de una de las estrellas de la constelación de Acuario, muy intensa, la que está en el centro del propio corazón del Logos Cósmico de Acuario, lleva una corriente de destrucción que ha cogido a Krishnamurti como exponente; además, de ser Krishnamurti un exponente del primer rayo, que destruye, que quema. Entonces, habrá personas que podrán acoger sin peligro la fuerza esta del fuego eléctrico iniciador y se podrán liberar de alguna técnica, o, tal y como usted decía, podrán hacer cósmica esta disciplina, porque su objetivo será cósmico. El peligro está en que no se haga cósmico, sino que se haga particular e inmanente, porque no podemos ir contra nada, porque es luchar y luchar es dejar de ser perfecto. Entonces, no es que vaya contra ninguna disciplina, estoy diciendo que hay una forma de disciplina que está más allá de la disciplina conocida. Yo le llamo expectación. Hay una cuestión demostrable, existe en ustedes esta fuerza, por lo tanto, si se puede lograr un silencio, no provocado, sino que, la atención, la expectación, ha creado o ha descubierto dentro del corazón un área desconocida y que, en esta área desconocida se gesta la plenitud del ser, o la paz, de la cual estamos tan carentes. Entonces, hay que aceptar como hecho, no como una simple teoría, porque yo puedo hablar de muchas cosas, y hablar contra la técnica y qué… Estoy demostrando que existe algo más que la técnica conocida, porque no me atrevo a decir que no sea una técnica, iniciática quizá, pero una técnica, una técnica desconocida por completo en los anales históricos del planeta, porque como estamos viviendo una época tan diferente de las demás, hay que acoger las formas diferentes. Y ésta es una forma diferente, pero ¿qué tendrá de belleza esta forma que nos permite estar unidos espiritualmente?, aparte de la disciplina de cada cual, lo cual significa que en el fondo del corazón está demostrando la trascendencia y la inmanencia deja de tener su lugar. Y, después, cada cual continua con su técnica, haciéndola lo más cósmica posible.

Es decir que, cuando la Jerarquía, a través de una multiplicidad de discípulos mundiales, vio el programa organizador de las nuevas energías, lo primero que planeó —y esto posiblemente lo sabrán—, es dar un conocimiento exacto del mundo dévico, porque los que forjan el destino de la Humanidad, es la reacción inteligente del espacio, que yo llamo devas, ustedes también los conocen bajo el nombre de ángeles, pero que es un momento cumbre porque los ángeles están infiltrando nuevos elementos químicos dentro de la naturaleza. Y aquí hay que hablar mucho del secreto del átomo de hidrógeno, que dejaremos para otro día, porque es demasiado complicado quizá, pero en el cual se basa el fundamento de la Nueva Era. Cuando el cuerpo de todas las personas, por obra y gracia de la trascendencia, están eliminando los átomos pesados y entra una considerable cantidad de átomos de hidrógeno dentro del compuesto celular. Y de esto se dan cuenta ustedes, porque una de las bases para que exista expectación es que exista cantidad de estos átomos de hidrógeno, con sus dieciocho anus en su interior y también hablaremos de los ángeles cualquier día, porque es tan bella la creación y sabemos tan poco de ella. Pero, si existe expectación, si existe silencio y si existe paz, es porque hay una gran cantidad de átomos de hidrógeno en nuestro compuesto celular y que nos va liberando poco a poco de la pesadez de los átomos pesados que pertenecen al pasado. Estamos transformando nuestra vida en términos de resolución, en términos de creación, en términos de síntesis. Ahora, síntesis y expectación son la misma cosa; no hay nada entre el observador y lo observado, entre el objetor y el objetivo no existe nada… ¿qué existe entonces, de esto que llamamos nada? Existe la presencia de Dios, que es, virtualmente, lo que está persiguiendo el hombre desde el principio de los tiempos. Luego, cuando se dice: el Yo está en nosotros, de acuerdo; o yo tengo la verdad o la verdad está presente en todas las condiciones sociales, o que hay belleza por doquier. Sí, lo que pasa es que todavía no las hemos descubierto en nuestro corazón, y menos, no las hemos podido expresar en forma de experiencia social y, por lo tanto, vivimos ausentes del mundo que nos rodea, lo cual significa que no tenemos expectación y que la expectación requiere un grado de atención hacia todos los problemas sociales, ante todos los problemas políticos y económicos y religiosos del mundo, situándonos en el centro en el cual no existe ni aceptación ni rechazo de valores, sino que exista simplemente una perfecta adaptación de nuestro corazón al aliento supremo de la vida. Y entonces hay paz y, entonces, hay santidad y, cuando hay santidad y hay paz qué poco se habla de Dios. Está. No es una mente lógica que opina o una idea expuesta con más o menos belleza. Es la plenitud de esta cosa expresada a través del ser humano.

El mensaje de Krishnamurti será conocido dentro de cien años. Ahora bien, las personas que vivan expectantes, quizá puedan coger la fragancia del mensaje de Krishnamurti. Y es un desafío para la conciencia de los que amen el mensaje de Krishnamurti, porque no me atrevo a llamar seguidores, porque los seguidores son los que le han traicionado, porque no lo han comprendido, y han creado una forma “idealística”, sobre la cual han edificado una serie de teorías que han venido siempre distorsionadas por su falta de creación mental. Krishnamurti nos ha estado hablando de la expectación y yo, humildemente, recojo el legado de Krishnamurti y lo hago más extensible para desvirtuar, no su mensaje, que ya de por sí es purísimo, sino la obra de los seguidores de Krishnamurti. Y no puedo hablar de ningún mensaje esotérico sin hablar de Krishnamurti, porque, para mí, Krishnamurti es el más esotérico de los nacidos hoy día, aquí, en cuerpo físico, en el planeta Tierra. Por su cualidad de instructor que se ha hecho a sí mismo, que ha pasado rápidamente de la inmanencia a la trascendencia en solamente una vida, cuando pasar de la inmanencia a la trascendencia precisa dieciocho millones de años. ¿Se dan cuenta el porqué Krishnamurti ha sufrido tanto?, y cómo debemos reverenciar el mensaje de Krishnamurti y de ver, con fruición, cada una de sus palabras y sus ideas, porque está hablando de la fuerza de Shamballa para el próximo devenir, para el próximo siglo.

Y Krishnamurti solamente puede decir lo mismo que dijo ya en “La paz fundamental”, que no puede pasar de aquí porque nadie podía comprender a Krishnamurti, porque no hay palabras para expresar la paz, como no hay palabras para explicar la propia expectación, que es una forma de expresar la trascendencia. Y, no obstante, si estamos aquí y en un momento determinado dejamos de hablar, se está produciendo la trascendencia. Y esto es un hecho, no es un razonamiento mental ni es una ilusión, ni un vano romanticismo. Si sentimos la paz y la expresamos, realmente estamos viviendo en la trascendencia. Por lo tanto, quizá, muchas de las energías que movió el mensaje de Krishnamurti, están presentes como células vivas en el centro de la humanidad, provocando esta sal en la Tierra…
Madrid, el 22 de Febrero de 1981 – La Experiencia Iniciática

Así que todo está en todo, y naturalmente sólo tratamos de decir en palabras aquello que aparentemente no tiene explicación posible y, sin embargo, hay que hacerlo, porque las gentes se nutren de palabras y de pensamientos, y también hay que decirles: “Si queréis ser buenos esotéricos, o si queréis, mejor dicho, ser buenos discípulos, tendréis que adoptar la actitud que señala el Maestro: de vivir siempre en una expectación serena de todo cuanto ocurre, porque expectación serena implica aquella capacidad de conciencia, de ver y de percibir las cosas sin identificarse”; que es el trabajo del observador silencioso de nuestra vida, y cuando en el proceso de recapitulación —que todo el mundo hace en cierta manera— se están observando los actos de cada día, hay que tener en cuenta de que no hay que identificarse, hay que observar desapasionadamente, porque el desapasionamiento es la base de la liberación, o el desapego, la base de la liberación está en el desapego, y el desapego es la salida del círculo de gravedad impuesto por la materia…

Así que, cuando una persona fallece y todos estamos llorando, es cuando tenemos que estar todos más contentos, porque está en un estado de expectación sin esfuerzo, es lo que vamos nosotros ahora a tratar de hacer con tiempo, “estar serenamente expectantes”, es decir, viendo las cosas de una manera muy natural, observando impersonalmente las cosas, sin tomar partido, es decir, viviendo, porque apegarse es sufrir y dejar de apegarse es gozar, ahí esta el dilema.

En cierta manera, cuando estás en un sentido, digamos, en expectación serena, cuando todo lo contemplas a la luz del entendimiento superior, lo cual significa que no hay lucha para coger una idea, y cuando todo se escucha con esta atención que impide el crear una barrera, un parapeto entre tu concepción y la concepción de otra persona, o la concepción de un grupo determinado en oposición a otro grupo, sea político, religioso o económico o como sea, entonces se aprende la lección que el Logos trata de dar a la naturaleza a través del ser humano. Y daos cuenta que el ser humano, es el ser de la creación que tiene autoconciencia y que, por lo tanto, puede comprender los planes de su Creador, y es el único ser en la naturaleza que puede establecer contacto con los ángeles conscientemente, y es el único ser que puede pertenecer a la Jerarquía si quiere realizar el esfuerzo necesario que rige para nuestra época.

San Francisco hablaba a los peces, al agua del mar, a las nubes que pasaban, porque tenía un sentido dévico de la naturaleza, y todos tendríamos que tener este impulso dévico de hablar con los enanitos, yo lo he hecho así y el fruto de mis diálogos son tres libros sobre los ángeles. Significa que he estado dialogando con las entidades angélicas, al principio fue un juego, después se convirtió en una necesidad y creo que esta necesidad de establecer diálogo con los ángeles y con los hombres ya será una constante en mi vida. Y veréis que son cosas grandes, porque yo no sé nada de los ángeles pero siento un impulso de dialogar con los ángeles y ellos me responden, y digo, que estoy tan serenamente expectante que cada una de las palabras de los ángeles es como si fuese yo mismo que las dijera. ¡Ahí está el misterio!, que el hombre tiene mitad de hombre y mitad de deva, y que, por lo tanto, puede conversar con los devas, y no hay que reírse de estas cosas, porque es muy importante que una persona tenga este sentido de conversar con la naturaleza, porque Dios está en todo. Y la naturaleza está deseando responder a las preguntas del ser inteligente, y sabéis siempre que, en todas las tradiciones, existen las narraciones de personas que conversaron con los espíritus. Y hay también en las grandes alegorías, en los mitos del pasado y de las grandes tradiciones, la conversación de los sacerdotes con los guías de la raza, y qué eran estos guías sino grandes ángeles que conducían al pueblo, sea elegido o no sea elegido, porque no existen pueblos elegidos sino que existe un destino común para todas las criaturas. Y, por lo tanto, existen devas de todos los colores, de todas las jerarquías, que son todas estas huestes inmaculadas, y de toda la evolución posible, y que por lo tanto el niño puede conversar con el deva a su alcance, y el sabio, como Sócrates, conversaba con su daimón familiar, que es un deva de gran proporción, que le inspiraba en la filosofía.
Barcelona, 5 de Marzo de 1981 – Sobre la Creación del Universo

Serena Expectación – Recopilación temática

Sabiduría Arcana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s