Las tradiciones Esotéricas Occidentales – Nicholas Goodrick-Clarke

Artículo traducido al castellano por la Revista El Teósofo de The Theosophist.

Vol. 127 – nº 10 – Julio 2006

Las tradiciones Esotéricas Occidentales

Nicholas Goodrick-Clarke

(Prof. N. Goodrick-Clarke es Director del Centro para el Estudio del Esoterismo, Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Exeter en el Reino Unido)

El mundo antiguo

El esoterismo occidental es tanto una historia de geopolítica como de recurrentes corrientes de influencias culturales que fluyen entre el Este y el Oeste.  El antiguo crisol de este contacto entre el Occidente y el Oriente fue la pugna por el poder mundial entre Persia y Grecia.  Por el año 300 AC las transferencias entre Este y Oeste estaban alcanzando su cumbre en el imperio mundial de Alejandro el Grande, el cual se extendía  a lo largo de Egipto, Asia Occidental, hasta provincias de India.  La civilización Alejandrina o Helénica representó la primera cultura verdaderamente global que se extendió a lo largo de todo mundo occidental conocido.  Con los viajes de marineros y soldados, mercaderes y administradores todas las formas de conocimiento, práctica y cultos pasaron por Alejandría desde el oriente.  La cultura Occidental Globalizada ofrece un tentador paralelismo entre la magnífica ciudad mundial de Alejandro similar a Londres o Nueva York.  La mente griega se aficionó a “filosofar” sobre la miríada de creencias y cultos exóticos que se dirigían hacia el occidente con los viajeros, papiros e inmigrantes de Egipto, Babilonia, Asiria y Persia.  Los dioses guerreros del dualismo Iraní, las laberínticas jerarquías de demonios y espíritus de los gnósticos, los ancestrales dioses faraónicos y los rituales funerarios de las pirámides Egipcias fueron absorbidos por el mundo Greco-romano con una sorprendente proliferación de nuevas religiones.

El Occidente Latino y el Oriente Griego

Occidente absorbió estas exóticas religiones, creando nuevas nociones del alma, estados post-mortem, ángeles y regentes planetarios, cosmología y calendarios, y una plétora de creencias relativas a la deidad, al cosmos y al hombre.  El Helenismo no sólo asimiló las ideas y religiones orientales, sino que también demostró ser la más perdurable de las culturas antiguas.  Según Arnold Toynbee, el mundo Helénico atravesó varias eras incluyendo la Ptolomeica, la del Imperio Romano y el advenimiento del Cristianismo.  Con el saqueo de Roma en 410 DC, la parte occidental del imperio fue absorbida por la migración en masa de los pueblos bárbaros.  Mientras que el Imperio Latino occidental entró en la Edad Oscura, en los soleados climas de la Grecia Oriental, Bizancio heredó el manto de la segunda ciudad eterna, la “segunda Roma”.  Sus escuelas paganas en Atenas permanecieron leales a los Neoplatónicos hasta el siglo VI.  Como el mayor poder a lo largo de los Balcanes, el Mediterráneo oriental y el cercano oriente, Bizancio llevó la antorcha de la cultura mundial alejandrina por más de un milenio hasta el aplastamiento final a manos de los turcos Otomanos de Asia Central en 1453.

En la era cristiana, la tradición esotérica occidental exhibe una diversidad de creencias relacionando el alma humana con toda la creación y con Dios, y se remonta a los primeros siglos de esta era.  En ese momento, varias escuelas de los Neoplatónicos, Herméticos (llamados así por el Corpus Hermeticum) y los Gnósticos se cristalizaron en las provincias romanas de la región mediterránea oriental.  En la edad media, la tradición fue transmitida, con la idea Neoplatónica del alma, por San Agustín, las jerarquías de Dionisio y Juan Climacus.  Durante la mediación árabe de fuentes griegas hacia la Europa medieval, la tradición esotérica favoreció a Avicenna sobre Averroes para una visión Platónica del mundo, en contraposición con la visión Aristotélica.

El Mundo Medieval

La historia del esoterismo occidental en la Edad Media es, mayormente, una exótica combinación de la transmisión debida a las culturas Bizantina y Árabe.  Luego del colapso de la autoridad romana, el imperio Romano Oriental de Bizancio (Constantinopla) se tornó el principal depósito y canal de la civilización Helénica y Clásica.  En el siglo VI DC, los árabes eran el principal poderío en ascenso en su flanco oriental, asentándose en Medio Oriente y Egipto. Confrontada por las antiguas culturas de Egipto y Caldea, la Cultura árabe rápidamente asimiló las ciencias esotéricas de la astrología, alquimia y magia, todas basadas en ideas de correspondencias entre lo divino y celestial con las esferas terrenales.  Los árabes también estaban fascinados por la idea de Hermes Trismegisto, y produjeron su propia literatura Hermética con revelaciones de teosofía, astrología, y alquimia.  El ejemplo más famoso es La Tableta Esmeralda) (de los siglos VI y VIII DC), que contenía la conocida máxima “Así como es arriba, es abajo”, que fue ampliamente conocida en el mundo occidental luego del siglo XIV DC.

Michael Psellus, un platonista bizantino del siglo XI DC, usó los textos Herméticos y Órficos para explicar las escrituras.  Un notable número de eruditos medievales, incluyendo la escuela de Chartres, Alain de Lille, William de Auvergne y Hugh de San Victor en Francia, Albertus Magnus en Colonia, Bernard de Treviso, también mencionaron a Hermes Trismegisto o citaron al Asclepios, el único tratado Hermético conocido en la Europa medieval.  Astrología, alquimia y por sobre todo, magia ritual fueron importados a través de los asentamientos musulmanes en el sur de Italia y España hacia el occidente Latino.  Condenadas por la iglesia, estas artes Herméticas y de magia fueron practicadas en la Europa medieval.  Sin embargo, debido a que la teología escolástica estaba cada vez más divorciada de los orígenes de la filosofía natural, el creciente interés en la Naturaleza y el mundo sensorio, junto con la fundación de universidades y el estudio secular, creó un espacio receptivo para un renacimiento del Platonismo y la Hermética en el Occidente Latino.

El Renacimiento Europeo

Factores geopolíticos en el mundo Mediterráneo y el Medio Oriente oeste jugaron un rol vital en este nuevo proceso de transferencia cultural y en el reposicionamiento de las filosofías ancestrales en el mundo moderno.  El ascendente imperio Turco Otomano sucedió a los califatos árabes medievales como el poder dominante en el Medio Oriente, éste influenció cada vez más al antiguo imperio Bizantino o Imperio Romano de Oriente que había sido la mayor fuerza política y cultural en el sudeste europeo y Anatolia desde la caída de Roma. Mientras los turcos avanzaban hacia el oeste cruzando las islas griegas y hacia los Balcanes, el territorio Bizantino comenzó a encogerse.  El rico depósito de cultura Clásica, Griega y Árabe, antiguamente generador de su propia esfera cultural, también comenzó a trasladarse al oeste con la emigración de refugiados intelectuales, eclesiásticos, bibliotecas, manuscritos y otros tesoros.

Este incremento en el contacto entre el mundo griego y el desfalleciente imperio Bizantino en el siglo XV fue la causa de que el Oeste Latino sufriera un significativo cambio filosófico que a su vez produjo una revisión en la visión de la Naturaleza y los cielos, y finalmente, una nueva visión del hombre, la ciencia y la medicina.  Este cambio filosófico involucró, mayormente, un creciente interés por las ideas Platónicas por sobre las Aristotélicas, las cuales habían influenciado fuertemente la mayor parte del pensamiento y las ciencias medievales luego de ser introducidas a través del mundo árabe en los siglos XI y XII.  Como un amante de los misterios espirituales, Platón, complementó a su estudiante Aristóteles, el filósofo de la Naturaleza, quien a su vez había sido el tutor de Alejandro el Grande.

Un marcado renacimiento de la tradición esotérica tuvo lugar en el siglo XV en Florencia, cuando las filosofías renacentistas de la Naturaleza (distintas de la ley divina de Santo Tomás de Aquino) abrazaron las recientemente redescubiertas fuentes griegas del Neoplatonismo y del Hermetismo, y se repoblaron áreas de la teología y la cosmología desatendidas por los eruditos medievales.  Marsilio Ficino (1433-1499) tradujo el Corpus Hermeticum, mientras que Giovanni Pico Della Mirandola (1463-1494) introdujo una Cábala cristianizada como paralelo hermenéutico al Neoplatonismo y Hermetismo.  La Cábala judía fue una tradición medieval mística y especulativa que afirmaba poseer un origen ancestral pero que, de hecho, fue muy influenciada por el Neoplatonismo. La Cábala cristiana de Pico estaba basada en la tradición desarrollada por los judíos en España durante la edad media.  Si bien los judíos no fueron finalmente expulsados de España hasta 1492, su persecución por las autoridades católicas locales había alentado a muchos a huir a Francia y a Italia.  Pico aprendió acerca de la Cábala directamente de un judío español, Flavius Mithridates y otros.  Esta transferencia cultural de la sabiduría judía desde el oeste, comparable a la anterior importación de sabiduría griega a Florencia desde el este, permitió a Pico sumergirse en el sistema místico y mágico judío.

Juntos, Ficino y Pico, sentaron las bases de una prisca theologia, considerada como la fuente de la sabiduría antigua derivada de Hermes Trismegisto, supuestamente contemporáneo de Moisés, para confirmar la cristiandad.  Estas ideas Herméticas – involucrando un universo animado, correspondencias entre el macrocosmos y el microcosmos, jerarquías espirituales y ascensiones, y poderes de intervención operativa (magia) en la Naturaleza – definen la tradición occidental esotérica, la cual está muy relacionada con, pero a la vez se distingue de la tradición mística de la absorción en la deidad.  Las ideas Herméticas, influenciaron profundamente el arte y la literatura del renacimiento (Boticelli, Miguel Ángel, Spenser, Shakespeare, Milton) de una forma que recién ahora está comenzando a recibir atención académica.

La edad Confesional y el Surgimiento de la ciencia

El resurgimiento del Renacimiento desató una difundida diseminación de las ideas Herméticas en Italia, Francia, Alemania e Inglaterra en los siglos XVI y principios de XVII (la primera edad dorada de la tradición esotérica occidental). Los Magos-escolásticos y médicos como Ludovico Lazarelli (1447-1500), Johannes Trithemius (1462-1516), Johannes Faust (1466-1540), Henry Cornelius Agrippa (1486-1535), Paracelsus (1493-1541), John Dee (1527-1608), y Robert Fludd (1574-1637), para nombrar sólo algunos, realizaron estudios en las áreas de la alquimia, astrología, magia y medicina, mientras que sus corrientes protestantes específicas fueron rosacruces (fl. 1610-20) y la teosofía de Jacob Boheme (1575-1624).  La revolución científica del siglo XVII señaló el surgimiento de nuevos modos empíricos y racionalistas, las filosofías esencialmente teológicas de la Naturaleza implícitas en la tradición esotérica fueron marginadas.  Sin embargo, la visión matemática, mecanicista y racionalista del mundo ya estaba siendo extremadamente especulativa a mediados del siglo XVIII. Las ideas de Iluminación fueron calificadas por el movimiento protestante como Pietistas y por el creciente interés en cosas medievales, caballerescas, místicas y maravillosas que caracterizan el ocaso del Romanticismo.  Emanuel Swedenborg (1688-1772), William Blake (1757-1827), sectas teosóficas, los rosacruces del siglo XVIII, alquimia, sociedades secretas y la Libre Masonería representaron un renovado florecimiento de la tradición esotérica en el período 1750-1820.

Romanticismo

La influencia de la filosofía esotérica se sintió también en el desarrollo de nuevas ciencias desde 1790 en adelante.  Las ciencias naturales románticas Alemanas, derivadas de las filosofías Neoplatónicas de Friedrich Wilhelm Joseph von Schelling (1775-1854), inspiraron una joven generación de científicos incluyendo al poeta romántico Novalis (Friedrich von Hardenberg), J.W.Ritter, Lorentz Oken, y H. C. Oersted. Johann Wolfgang von Goethe combinó un interés histórico en la alquimia con un trabajo científico en anatomía, botánica y óptica.  El interés romántico alemán en el neoplatonismo e ideas herméticas fue particularmente apropiado para el desarrollo de nuevos paradigmas en magnetismo, electricidad y fotoquímica.  Esta distintiva filosofía de la Naturaleza (Naturphilosophie) prevaleció en las universidades alemanas y del extranjero hasta el establecimiento y victoria del positivismo cerca de 1840.

Para mediados del siglo XIX, el positivismo, materialismo y secularización acompañaban la industrialización de Europa y América.  Nuevamente se percibe otra reacción en el surgimiento de la espiritualidad, investigación psíquica, y movimientos que buscaban reconciliar los nuevos, y frecuentemente perturbadores descubrimientos de la ciencia (Darwinismo, evolución, psicología), y que también enfrenta los desafíos del secularismo y las interpretaciones económicas de la sociedad con mitología, y ancestrales y exóticas religiones.  Aquí descansa el atractivo de novedosos proyectos sincréticos tales como la espiritualidad,  la investigación psíquica, la Ciencia Cristiana, el resurgimiento romántico de la magia a través de la Libre masonería de vanguardia, y la Sociedad Teosófica de Helena Blavatsky (1831-1891).

Esoterismo Moderno

La difundida disconformidad con la hegemonía de las ciencias en la cultura occidental y sus preocupaciones con lo concreto, lo fáctico, y lo sustancial interactuó con la falta de confianza en el Cristianismo tradicional, minado por el progreso de explicaciones científicas.  La Teosofía, en el estricto sentido del movimiento fundado por H.P. Blavatsky, encaró estos temas de una forma progresiva.  Adaptando ideas científicas contemporáneas para postular la idea de evolución espiritual a través de incontables mundos y eras temporales, la Teosofía proporcionó dignidad y propósito a la vida terrestre del hombre dentro de un contexto cósmico.  Mientras que el espiritismo (un gran movimiento desde mediados de los 1850) postulaba la vida post-mortem, la Teosofía colocaba el destino humano en una cosmología y antropología emanacionistas que tienen sus raíces en el Neoplatonismo y las religiones orientales.  El Renacimiento, de modo similar, había trascendido las limitaciones del escolasticismo reviviendo las antiguas fuentes Helénicas, que originalmente habían combinado las tradiciones Griegas y oriental (de Asia occidental).  La Teosofía fue un importante factor en el resurgimiento de las tradiciones esotéricas indígenas occidentales.  Sin embargo, como la cultura occidental moderna parecía cada vez más encerrada en el racionalismo y la ciencia, la Teosofía repitió la inclusión de las tradiciones Helénicas de las religiones exóticas de oriente, ahora sólo a través del contacto colonial, incluyendo las religiones orientales (del Sur y Este Asiáticos) como Budismo e Hinduismo.  Popularizando las ideas de reencarnación, karma, Maestros invisibles y un Tibet como una tierra de sabiduría eterna, Blavatsky atrajo mucho buscadores espirituales en Europa, América e India a su nuevo movimiento, el cual buscaba combinar la filosofía, la ciencia y la religión.

Histórica y sociológicamente, la Sociedad Teosófica (ST) fue un movimiento altamente significativo, debido a que facilitó el acceso de las masas a las ideas esotéricas y así engendró un resurgimiento moderno de las mismas.  El atractivo de la ST parecía yacer precisamente en su reacción e integración a la modernidad, ilustrada por la travesía de la propia Blavatsky a través de proyectos sincréticos tales como el espiritismo, la ciencia Cristiana, entre otros.  La Teosofía de Blavatsky combinó un resurgimiento de la tradición esotérica occidental, pero sus tendencias “orientalizadoras” también reflejaron el interés escolástico contemporáneo en filología, religiones orientales, y la misma India.  Ella combinó las tradiciones Neoplatónicas y Herméticas originales del esoterismo occidental con una contribución oriental para crear una doctrina mixta, la cual es el producto de la modernidad  y el creciente contacto cultural a través del colonialismo.

La Teosofía también posee importancia doctrinaria debido al resurgimiento y conservación de la tradición esotérica de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.  Los trabajos monumentales de Blavatsky, Isis Unveiled (1877), y la The Secret Doctrine(1888), fueron importantes frentes en la reevaluación científico-moderna de la tradición para las audiencias cultas del siglo XIX.  Su movimiento, entre otros, generó una participación tan grande en América y Europa que incentivó la publicación de revistas y libros sobre temas esotéricos.  Su Teosofía combinó un renacimiento y restauración de la tradición esotérica occidental, representada por el Hermetismo, la Cábala, la Masonería Libre y numerosos aportes del antiguo Egipto, la mitología y religión Greco-Romana, con subsecuentes acreciones de doctrinas orientales tomadas del Budismo, Hinduismo y mitologías Orientales. Blavatsky, sus trabajos, y la ST actuaron como un prisma a través del cual el legado esotérico de la antigüedad y el post-renacentismo europeo fue refractado a nuevas y más amplias audiencias.  Cuando ella comenzó su trabajo, este legado era poco más que el resurgimiento masón y neo-romántico de la magia en Francia e Inglaterra.  Para 1900, y como resultado directo de la ST, la tradición esotérica había entrado en la conciencia pública y en la cultura Europea a una escala no vista desde el siglo XVI.

Como tal, la teosofía estimuló significativamente el interés en la tradición esotérica entre las clases educadas de América y Europa en el medio siglo entre 1880 y 1930.  Publicaciones teosóficas iluminaron muchos aspectos de la tradición desde el mundo antiguo y el renacimiento, y enriqueció desarrollos en el resurgimiento oculto moderno (por ejemplo las órdenes masónicas-mágicas ceremoniales tales como la Orden del Amanecer Dorado y sus muchas derivaciones del siglo XX).  G.R.S. Mead (1863-1933) y Rudolf Steiner (1861-1925), fueron ambos anticipados e importantes partidarios de la Teosofía, más tarde enfatizaron las fuentes occidentales de la Teosofía discurriendo sobre la contribución del Gnosticismo, Hermetismo, Neoplatonismo, Rosacrucismo, y la ciencia de Goethe a la tradición esotérica.  Mead tuvo una influencia germinal sobre C. G. Jung, cuyas teorías del psicoanálisis deben mucho a la tradición esotérica de la ciencias naturales Alemanas del Romanticismo, mientras que la Antroposofía de Steiner ha unido la tradición esotérica con aplicaciones contemporáneas  en educación, agricultura y medicina.

La influencia de la Teosofía como una influencia modernizadora fue equiparada por OMTRC (Orden Mística del Templo de la Rosa Cruz), una organización neo-Rosacruz para la divulgación del conocimiento esotérico fundada en San Francisco en 1915 por el teósofo H. Spencer Lewis (1883-1939). De la misma manera que el movimiento teosófico, la OMTRC daba charlas públicas y cursos sobre la tradición esotérica, y su influencia sobre los movimientos New Age del siglo XX ha sido igualmente considerable.  La teosofía fue pionera en este modo de instrucción del público, una importante diferencia de la modernidad con las sociedades secretas iniciáticas en períodos anteriores, y por ende, su influencia es evidente en los místicos “Sixties” (los ´sesenta´) y la Era de Acuario, un predecesor del movimiento New Age contemporáneo.

El esoterismo y la ciencia hoy

La filosofía esotérica jugó un rol germinal en la elaboración de una auto-percepción humana soberana y autónoma en el Renacimiento, como lo muestra la obra de Pico Plegaria sobre la Dignidad del Hombre(1496). Considerado un documento fundacional en la creencia post-medieval en la potencialidad humana de dominarse a sí mismo y a la Naturaleza (Ernst Cassirer), la contribución de la filosofía esotérica al advenimiento del pensamiento científico es confirmada por pioneros de la ciencia moderna y la filosofía como Nicolás Copérnico, Johannes Kepler, Gottfried Wilhelm Leibnitz, Isaac Newton y Georg Willhelm Friederich Hegel. Nuevamente, uno puede detectar la presencia de ideas esotéricas en la creación de la visión global moderna en el complejo legado de Descartes y Spinoza hasta las interacciones entre física, cosmología y filosofía en los trabajos especulativos de científicos del siglo XX como Alfred North Whitehead, Sir James Jeans, Sir Arthur Eddington y Martin Rees, el actual Astrónomo Real del Reino Unido.

La emoción más delicada de que somos capaces es la mística. Aquí yace el germen de todo el arte y toda la verdadera ciencia.  Todo aquel para quien este sentimiento es hostil o desconocido, que ya no es capaz de maravillarse y vive en un estado de miedo, es un hombre muerto.  Saber que lo que es impenetrable para nosotros realmente existe y se manifiesta como la sabiduría más elevada y como la belleza más radiante, cuyas formas groseras sólo son inteligibles a nuestras pobres facultades – este conocimiento, este sentimiento… ese es el corazón del verdadero sentimiento religioso.  En este sentido, y sólo en este sentido, me ubico entre los hombres profundamente religiosos.

 Albert Einstein

Revista el Teósofo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s