Atención y Continuidad de Conciencia – Vicente Beltrán Anglada

Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en Barcelona, el 30 de julio de 1974.

Vicente.-… en la subconciencia, luego hay un carácter de vida normal de una conciencia de vigilia, que es lo inmediato, que es donde hay que ir siempre; y luego hay el tercer nivel superconsciente, el que pertenece a la Divinidad en ti, vamos a llamar Yo trascendente porque la ciencia como no es esotérica, es psicología, te habla de valores que puedes reconocer y te divide la mente en tres estratos: la superconciencia, la conciencia y la subconciencia.
En la subconciencia está todo aquello que has hecho, que has pensado y que has sentido. Aquí es lo que estás haciendo, pensando y sintiendo en este momento, y aquello, es aquello que está más arriba de cuanto puedas hacer, de cuanto puedes pensar y de cuanto puedes decir, está limpio, es un estado de pureza excepcional. Por lo tanto, todo el campo gravitatorio de la conciencia del hombre actual es estar tan atento en el devenir de los hechos que, en cada hecho, se libere parte de su contenido subconsciente. ¿Os dais cuenta el por qué voy a esta atención inmediata? Porque tiene una doble finalidad, una doble vertiente, porque desde el momento en que estoy muy atento en un hecho, aquel hecho hace como una especie de succión de aquello que está en ti, que está en relación con aquel hecho que estás realizando, porque en una vida normal hay muchos hechos repetidos; pero, ¿qué pasará cuando existen miles de existencias repetidas o millones de hechos repetidos? Entonces, habrá siempre en el contenido subconsciente una parte que liberar que está en contacto o está en relación con aquello que estás enfrentando. Puede ser que en otras vidas hayas sentido esas cosas, por eso te gustan tanto, estás liberando el contenido a través de lo que estás escuchando ahora. Entonces, todo cuanto quieras desarrollar, digamos, en liberación, dentro de ti, ha de ser en función de la atención que prestes porque siempre hay algo del demonio aquí que puedes liberarte a través de aquello. Si tú en un acto de caridad te solidarizas, la parte de egoísmo que corresponde a aquel estado se libera, y el acto repetido, altruista, libera del egoísmo que existe en la subconciencia, o en la parte, digamos, reprimida del ángel del umbral. Os dais cuenta cómo a través de un acto sencillo de conciencia y atención tratando de ser un buen ciudadano, -que mira que siempre estoy hablando de lo mismo: no trates de ser un excelente esotérico sino un buen ciudadano–, ¿para qué quieres saber muchas cosas de Dios si no sabes hacer una obra en favor de los hombres? Porque aquí hay otro karma, digamos, saber mucho y emplear poco es un karma tremendo, así que todo cuanto estamos diciendo no sólo tiene que tener un valor esotérico, porque lo tiene fundamental, sino que tiene que ser prácticamente realizable en la vida social, si no ya podemos dejar el esoterismo como un libro en una estantería que se cubra de polvo porque no tiene eficacia. Si tiene algo de valor el esoterismo es porque te da una expresión de aquello a lo que tú puedes aspirar, te abre un estímulo de vida. Yo no hago otra cosa que estimularos en ciertos estados, y cuando me dicen muchas personas “esto me ha estimulado”, yo estoy contento porque he cumplido una función social, y si aquella persona cumple con el favor de su estímulo en otros hechos que puedan ayudar a otras personas, entonces todavía mejor, porque está cumpliendo una función social a través de un estímulo que puede convertirse en algo permanente. Y toda la problemática de la sociedad, la sociedad caduca de valores profanos y la sociedad que busca el Reino de Dios, está solamente en un mágico equilibrio de valores ahora, en este momento en que utilizamos lo que está en nuestro nivel inmediato que es la conciencia de vigilia. La conciencia normal es ésta, es la que debe orientarnos como un faro luminoso, porque en la medida que este faro luminoso de la conciencia habitual, instantánea o inmediata, sea correcta, habrá una liberación de los actos de la subconciencia o del ángel del umbral a través de la conciencia y se convertirá en aspecto creativo, en la superconciencia. Entonces, hay tres cosas que realizamos: Primero, la función de estar atentos; segundo, la succión de lo que está en los niveles o estratos, digamos, trascendidos, o del Guardián del Umbral; tercero, el contacto con el Reino de Dios. Así que todo está en el centro, y el equilibrio, el Suchumna, —llegamos a lo mismo— el Suchumna, Ida y Pingala es lo mismo, es la conciencia, la subconciencia y la superconciencia en el centro, que es el fuego creador, lo que pasa que cada cual lo explica a su manera, pero hay que buscar siempre la relación de la analogía para poder explicar un hecho, no solamente en forma esotérica sino en forma racional; si no, no tiene importancia.

Atención y Continuidad de Conciencia

Ir a descargar

Asociación Vicente Beltrán Anglada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s