Buddhismo Esotérico y sus críticos – H. P. Blavatsky

El párrafo del presente artículo fue escrito por H. P. Blavatsky y apareció el 27 de octubre de 1883 en la revista Luz (Light), y ha sido digitalizado y traducido por el equipo de Traducción & Proyecto de Geometría Sagrada.

Al Editor de Luz.
«Fondón. Déjame hacer de león a mi también. Rugiré, que haré bien al corazón de cualquier hombre al escucharme; rugiré, que haré decir al Duque, ‹Déjenlo rugir otra vez, déjenlo rugir otra vez›…

«Fondón. Señores, deben de considerar con ustedes mismos; el traer, –Dios nos proteja!– un león entre las mujeres, es la cosa más espantosa; de ahí no hay ave salvaje más horrible que su león vivo, y nosotros debemos verlo… No, tienes que nombrar su nombre, y la mitad de su cara debe de verse a través del cuello del león; y él mismo hablar a través, diciendo así, o del mismo efecto, ‹Señoras›, o, ‹Justas Señoras› ( o Teósofos), ‹Les desearía›, o, ‹Les solicitaría›, o, ‹Les suplicaría, no temer, no temblar: mi vida por la suya. Si creen que vengo acá como un león, no merezco vivir: no, yo no soy tal cosa: soy un hombre como otros hombres lo son›; y ahí de hecho permítanle nombrar su nombre, y decirles claramente que es Ajuste el ebanista.»

Sueño de una noche de verano, Acto I, Escena 2, y Acto III, escena 1.

SEÑOR,–En Luz de Julio 21, en la «Correspondencia», aparece una carta firmada «G.W., M.D.». Más transparentes iniciales que aquél «nombra el nombre» de una vez, y muestra la cara del escritor «a través del cuello del león». La comunicación consiste de solo cincuenta y ocho párrafos, conteniendo igual número de desprecios, rencores, vulgares aventuras personales, todo distribuido en tres y media columnas. Pretende criticar, cuando solo cita incorrectamente y malinterpreta el Esoterismo Oriental. Su autor crearía una carcajada a expensas del libro del Sr. Sinnett, y triunfa al mostrarnos que tan inofensiva criatura es el «león» –«ave salvaje» aunque puede ser; y donde él quisiera realizar una muestra de inteligencia la carta es solo –desagradable.

No debería dirigirme a su público, incluso a título privado, pero que el sentimiento de varios cientos de mis Hermanos Asiáticos hayan sido escandalizados por esto, para ellos, irreverente ataque sobre lo que consideran sagrado; por ellos, y en su instancia –Yo protesto. Debe ser considerado como inferior desprecio, haber venido de un forastero sobre quien no descansa ninguna obligación de defender la dignidad de la Sociedad Teosófica; en tal caso hubiera pasado como un torpe intento de lastimar una causa difícil de aceptar –la del Buddhismo Esotérico. Pero cuando es un secreto a voces que la carta vino de un miembro de alrededor de cinco años de antigüedad y uno que, sobre la prolongenesis de la «Sociedad Teosófica Británica» como la «la Logia Londinense de la Sociedad Teosófica», mantenía membresía, el caso tiene un muy distinto aspecto. El insulto cortante habiendo sido infligido públicamente, y sin advertencia antecedente, aparece como necesario cuestionar por un motivo oculto.

No debería detenerme a remarcar sobre el salvaje resumen, que, declaradamente «una crítica desde un punto de vista Europeo y aritmético», fue aceptable con usted. Ni debería perder tiempo sobre los lanzamientos inofensivos «incorregibles Buddhistas y otros lunáticos», más allá de remarcar á propos de «luna» y «bote de basura», que lo anterior parece haber encontrado un buen símbolo de ella misma como «un bote de basura» en las cabezas de aquellos cuyas facultades perceptivas parecen tan polvosas como para impedir la entrada de un solo rayo de luz oculta. Brevemente entonces, desde el año 1879, cuando venimos a India, el autor de la carta en cuestión ha realizado intentos de ponerse en comunicación con los «Hermanos». Además de intentar entrar en correspondencia con el gurú del Coronel Olcott, mandó dos veces, a través de mí, cartas dirigidas a los Mahatmas. Siendo, como parece, lleno de unilaterales preguntas prejuiciosas, sugiriendo a los filósofos Buddhistas la inmensa superioridad de su propia «Esotérica» Cristiandad sobre el sistema del Señor Buddha, que él caracterizó como fructífero de egoísmo, ceguera humana, misantropía y muerte espiritual, fueron regresadas por los destinatarios para nuestra edificación, y para mostrarnos porqué no les habían prestado atención…

Buddhismo Esotérico y sus críticos – H. P. Blavatsky

Traducción & Proyecto de Geometría Sagrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s