Diagramas Hinduísta y Caldeo – Isis sin Velo, Tomo III

Extracto del capítulo VI del Tomo III de Isis sin Velo, donde Helena Blavatsky explica los diagramas de las tradiciones Hinduista y Caldeo. (Extracto completo en archivo adjunto)

Diagrama Hindú Isis III

Diagrama Caldeo Isis III

Diagramas de las cosmogonías hinduista y caldea. El diagrama hinduista es antiquísimo, y muchas pagodas obedecen en su traza y construcción a esta figura, llamada en sánscrito Sri-Iantara. (Véase el Diario de la Real Sociedad Asiática, XIII, 79). Los judíos y los cabalistas medioevales tuvieron en gran respeto esta figura y la llamaron “sello de Salomón”, cuyo origen debe inquirirse en las relaciones del rey cabalista con Hiram, rey del país de Ofir, situado en la India antigua. Estos diagramas representan los períodos caótico y evolutivo de nuestro universo, con arreglo a los sistemas hinduista, budista y caldeo que coinciden en todo y por todo con las teorías evolucionistas de la ciencia moderna.

EXPLICACIÓN DE LOS DIAGRAMAS

Diagrama Hinduista

Triángulo superior

Simboliza el nombre inefable, el Aum, que sólo puede expresarse mentalmente bajo pena de muerte. Es el inmanifestado Parabrahm, el Principio inactivo, el absoluto e incondicionado Mukta. Por ello no es el Creador que para pensar, querer y obrar necesita estar limitado por condiciones (baddha). Parabrahma está absorbido en la inexistencia, carece de atributos y es imperceptible a nuestros sentidos. Está sumido en su para nosotros eterno y para Él periódico sueño o noche de Brahma. No es la primera sino la eterna Causa. Es el Alma de las almas, y nadie puede comprenderlo en estado de inmanifestación. Pero quien estudie los mantras secretos y oiga su oculta voz (Vâch) (1) aprenderá a comprender la manifestación de Parabrahma.

Espacio que circunda el triángulo superior

Al término de la Noche de Brahma, cuando el que por Sí mismo quiso manifestar visiblemente su gloria, emanó de su propia Esencia una potencia activa, que de índole femenina en un principio se convirtió después en andrógina. Es Aditi, el principio infinito y sin límites (2), Madre de todos los dioses y también el Padre y el Hijo (3).

Por medio de esta potencia femenina se actualizó el latente pensamiento divino y produjo el gran Abismo (4) en donde sembró el germen de vida universal (5) o huevo mundanal, en que gesta Purusha o Brahma manifestado. El principio fecundante de las aguas (caos o abismo) es Nara (Espíritu de Dios o Espíritu Santo) (6).

En aquel huevo permaneció latente el gran poder durante un año del Creador, a cuyo término el Pensamiento divino partió en dos mitades el huevo mundanal. La mitad superior fue el firmamento y la mitad inferior la tierra; pero uno y otra en la idea y no todavía en visible forma.

Diagrama Caldeo

 Triángulo superior

Simboliza el Nombre inefable, En Soph, el Ser ilimitado e infinito cuyo nombre sólo conocen los iniciados y no pueden pronunciarlo en alta voz so pena de muerte. Es inexistente (1) (ארך) mientras está inactivo en el ulam (período de inmanifestación), y, por lo tanto, no es el Creador del universo visible ni tampoco la Luz (Aur) (2). Pero se manifestará en Luz cuando al comenzar el período de la creación actualice la energía latente en su Ser, según la ley de que Él mismo es letra y espíritu.

Quien estudie el Mercaba (ה״ר) y oiga la callada voz (Lahgash) (3) conocerá el secreto de los secretos.

Espacio que circunda el triángulo superior

Al comenzar el período de actividad, En Soph emanó de su propia substancia eterna a Sephira, la activa potencia, llamada también el Punto primordial, Kether o Corona, por cuyo medio pudo la infinita Sabiduría dar forma concreta a su abstracto pensamiento. El lado derecho y la base del triángulo son de un solo trazo, y el otro lado es de puntos para indicar que de aquel lado emana Sephira, y difundiéndose en todas direcciones acaba por envolver al triángulo. Esta emanación de Sephira del lado izquierdo del triángulo místico está alegorizada en la formación de Eva de la costilla de Adam, el microcosmos del Macrocosmos, creado a imagen de los Elohim. En el Árbol de Vida (עץחײם) la triple triada de los Sephirotes está dispuesta de modo que los tres masculinos quedan a la derecha, los tres femeninos a la izquierda y los cuatro unificadores en el centro.

Sephira crea las aguas o materia primaria con el invisible rocío que fluye sobre la Cabeza Suprema. Es el primer grado de condensación o densificación del Espíritu que al cabo de sucesivas modificaciones formará la tierra (4). Así dice Moisés: Necesita tierra y agua para formar un ánima viviente.

Sephira es principio femenino al emanar del Absoluto; pero adquiere carácter masculino al asumir las funciones de Creador, y por ello es andrógino. Equivale Sephira al Aditi (padre-madre) de la cosmogonía hinduista.

Diagramas Hinduista y Caldeo – Isis sin Velo III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s