Curso Introductorio de Teosofía – Lección 8. El Doble Etéreo

Como hemos visto en las lecciones anteriores, el Ego espiritual precisa de varios vehículos para expresar consciencia individual y llevar así a cabo su proceso evolucionario. Entre éstos se encuentra el Doble Etéreo, también conocido como Cuerpo Vital, aunque conviene aclarar que el Doble Etéreo no es un “cuerpo” en el mismo sentido en que consideramos al Físico, al Astral o al Mental, debido a que no tiene vida independiente y como tal se desintegra rápidamente después de la muerte del cuerpo físico. Resulta entonces más apropiado considerarlo como una especie de batería que  absorbe energía solar para dispensarla al organismo físico procurándole así su vitalidad; de ahí el nombre “Cuerpo Vital”.

Conviene consignar también, que la materia que compone el doble Etérico es considerada por la Teosofía como perteneciente al plano físico en lo que se denomina la Región Etérica, región que constituye la parte más sutil de la materia física y que la limitación de nuestros sentidos no nos permite percibir. Como hemos establecido anteriormente, cada uno de los siete tipos básicos de materia que componen los planos del universo está subdividido en siete subplanos.

Enrique Renard

Estudiando Teosofía
 

Lección 8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s